El Snapdragon 845 es un procesador que ya está anunciado por parte de Qualcomm, y es el elegido para que sea parte de la gama alta de producto en este 2018. Así, este SoC se verá en el interior de terminales como el Xiaomi Mi 7 o el Samsung Galaxy S9. El caso, es que se han conocido sus resultados en las pruebas de rendimiento habituales que se utilizan con Android.

Y, lo cierto, es que las expectativas que se tiene respecto al Snapdragon 845 no son para nada malas, ya que este modelo apunta a ser una evolución muy importante del procesador de gama alta que ofrece actualmente Qualcomm en el mercado (el Snapdragon 835) y, además, apunta que será utilizado en dispositivos con sistema operativo Windows 10. El caso es que desde el propio fabricante apuntan a que su potencia puede llegar a aumentar hasta en un 30% en momento puntuales e, incluso, el consumo se ve reducido de forma considerable, ya que se indica que el mismo porcentaje de ahorro de energía será el que se conseguirá con este SoC. No son malas perspectivas.

Interior del Qualcomm Snapdragon 845

Pero, ahora, se han publicado resultados obtenidos con el Snapdragon 845 integrado en un dispositivo de referencia de Qualcomm, lo que permite de una forma inicial comparar lo que ofrece con otros modelos de gama alta que hay en el mercado y establecer si este tanta mejora como se indicaba por parte del fabricante. Evidentemente, hablamos de pruebas sintéticas, por lo que no es una experiencia en el día a día real ya que, para ello, hay que esperar a tener en las manos un terminal que utilice este componente.

Samsung Galaxy S9: una imagen desvela parte de sus características

El smartphone en el que llega el Snapdragon 845

Esto es lo primero que se debe conocer, ya que en las pruebas de rendimiento generalmente no sólo se mide la potencia que ofrece el procesador integrado por el teléfono utilizado, ya que otros componentes entran en juego para obtener la nota final. El caso, es que el dispositivo utilizado (Qualcomm Reference Design Phone) y en el que se incluye el Snapdragon 845 ofrece los siguientes elementos a considerar:

  • Pantalla de 5,5 pulgadas con resolución QHD
  • 6 GB de RAM
  • Cámara dual trasera de 12 y 13 megapíxeles cada sensor
  • Cámara frontal de 12 Mpx
  • Sistema operativo Android Oreo

Con estas características, que no estarán muy lejos de lo que ofrezcan modelos como el Samsung Galaxy S9 o el propio Xiaomi Mi 7, aunque seguro que algunas diferencias se pueden encontrar en apartados como la cámara lo la RAM. Pero, el caso, es que es una buena plataforma para poder medir lo que más o menos ofrecerá en cuestiones de rendimiento el Snapdragon 845. A continuación, dejamos los resultados obtenidos y publicados en Internet comparados con algunos de los dispositivos que son referencia en el mercado:

¿Hay mejora suficiente en el Snapdragon 845?

Pues lo cierto es que así apunta, por lo que el trabajo de Qualcomm ha ido en la dirección que debía para ofrecer mayor rendimiento con un mejor consumo (siempre, repetimos, con la prudencia de ser un dispositivo de referencia el utilizado en las pruebas). ¿Suficiente para verse obligado a un cambio de terminal? Esto ya es algo más complejo, ya que el Snapdragon 835 sigue ofreciendo unos excelentes resultados y experiencia de uso, por lo que todo depende de los añadidos que se apoyen en el nuevo procesador para hacer de los nuevos smartphones diferenciales -accesorios, software adicional, asistentes, etc.-. Pero, ciertamente, hay una clara mejora respecto a lo que ofrecen otros modelos de gama alta en el mercado.

Logotipo Qualcomm Snapdragon 670

Y, todo esto, sin olvidar que en el Snapdragon 845 se incluye el nuevo Hexagon 685, un DSP dedicado a la inteligencia artificial y aprendizaje, por lo que en principios no se tendrá especiales problemas para plantar cara a la NPU de los Kirin de última generación, por poner un ejemplo.