Uno de los teléfonos que será anunciado en el próximo Mobile World Congress que se celebrará a finales de febrero en Barcelona es el LG G8 ThinQ. Se ha publicado una imagen en la que se puede ver cómo será el diseño completo que este terminal ofrecerá, y esto ha confirmado algunas de sus características.

Una de las primeras cosas que saltan a la vista es que el LG G8 ThinQ será un modelo continuista. No le faltarán algunos cambios respecto al modelo al que sustituirá en el mercado, pero a grandes rasgos ambos terminales son bastantes parecidos. Si comenzamos por la parte frontal, el nuevo terminal mantendrá un notch en la zona superior de la pantalla (que apunta a ser de 6,1 pulgadas y resolución 3.120 x 1.440, ya veremos si el panel es IPS o, en su defecto, OLED como en el LG V40) y, por suerte, este será bastante comedido en sus dimensiones. Eso sí, podría esconder tecnología 3D para utilizarla en el reconocimiento facial.

LG nos muestra el futuro de su inteligencia artificial ThinQ en el CES 2019

Imagen del teléfono LG G8 ThinQ

Adicionalmente parece muy claro que el aprovechamiento frontal será muy bueno, ya que los marcos laterales son pequeños, mientras que el superior e inferior están bien dimensionados en principio (siendo algo más grande el de la zona baja, como suele ser habitual). Debido a la imagen publicada en la fuente de la información, todo hace pensar que el ratio de la pantalla será de 19.5:9. En los laterales no hay grandes sorpresas, ya que los botones están en los lugares habituales, por cierto se mantiene el que ejecuta de forma directa el asistente de Google. Cabe destacar que en la zona inferior, aparte de un altavoz y el puerto USB tipo C, se aprecia claramente que se mantiene la toma de auriculares, lo que son buenas noticias.

Diseño completo del LG G8 ThinQ

Trasera del LG G8 ThinQ

Aquí una de las primeras cosas que llaman la atención es que está ubicado el lector de huellas. Este es un lugar que me gusta mucho por lo sencillo de su acceso, pero deja claro que este smartphone no incluirá este componente en la pantalla. Un detalle que le hace perder distancia frente a la competencia, pero habrá que ver si existe alguna versión especial del LG G8 ThinQ que ofrezca esta posibilidad. En lo referente a la cámara, dos son los sensores que se ven claramente y están orientados en horizontal (no vertical como ocurría con el anterior smartphone de gama alta de la firma). Por lo tanto, es de esperar mejoras en el hardware ya que no se aumenta la cantidad de lentes -por ahora no se tiene ningún dato concreto de la resolución de estos componentes-.

En lo referente al hardware que tendrá el LG G8 ThinQ no se he conocido nada nuevo, por lo que se espera lo siguiente: procesador Snapdragon 855; 6 GB de RAM; batería con 3.400 mAh de amperaje (un buen avance este, la verdad); 128 gigas de almacenamiento ampliables; sistema operativo Android Pie; y, además, el sonido será estéreo. Todo esto, si se confirman los datos conocidos hasta la fecha, tendrá un precio que rondará los 900 euros.

Los mejores teléfonos que hemos probado en Topes de Gama