¿Cuánto consume cada dispositivo del baño? Descúbrelo

¿Cuánto consume cada dispositivo del baño? Descúbrelo

Fran Castañeda

El consumo energético se ha convertido en uno de los principales quebraderos de cabeza. La luz ha alcanzado máximos históricos, incrementando nuestra factura hasta límites insospechados. Esto hace que la eficiencia energética se haya convertido en algo prioritario, de manera que podamos organizarnos para gastar menos y reducir la factura mensual. Para ello, es importante conocer el consumo que llevan a cabo los distintos electrodomésticos de nuestro hogar. Hoy, vamos a hablar de aquellos que se encuentran en el cuarto de baño.

Seguramente, en alguna ocasión nos hayamos planteado cuánto consumen los pequeños aparatos que forman parte de nuestro baño como el secador, la plancha para el pelo o las máquinas de afeitar. Esto es algo que vamos a tratar hoy en Topes de Gama, para que puedas hacer una estimación de lo que gastas. También hablaremos de los beneficios de la domótica en el baño y algunos consejos para que seamos capaces de ahorrar luz.

Los dispositivos que más consumen

Para calcular el consumo de estos dispositivos debemos de conocer el tiempo diario de uso del dispositivo, junto con su potencia en W y el precio del kWh que pagamos de factura de luz. Dado que este va cambiando y cada usuario tiene una tarifa distinta, nosotros vamos a aplicar un precio medio de 0,27606 €/ kWh. Para mayor exactitud debemos de coger nuestra factura y cambiar esta cantidad por la que estemos pagando en el último mes para hacer los cálculos.

En el baño, es posible encontrar diferentes tipos de pequeños electrodomésticos, pero algunos de los que nunca suelen faltar son los siguientes:

  • Secador: es uno de los pequeños electrodomésticos más comunes de un cuarto de baño. Existen diversos tipos, tamaños y potencia. Esto hace que en función de estas variables su consumo sea mayor o menor. A modo de ejemplo, si cuenta con una potencia de 2200 W pagaremos 0.374 € por cada hora de funcionamiento.
  • Plancha para el pelo: se trata de otro de los dispositivos imprescindible de nuestro baño. De la misma forma que el secador, existen diferentes gamas y potencias. Si tenemos en cuenta una plancha de pelo de alta gama y última tecnología, que cuente una potencia de 200 W, el coste por cada hora de uso es de 0.055 €.
  • Máquinas de afeitar: también es posible encontrar distintos modelos para este pequeño electrodoméstico. Algunos se pueden cargar desde una base y otros funcionan conectados a la red. Su potencia suele oscilar sobre los 100 W. Esto hace que su coste por cada hora de uso sea de 0.0276 €.

secador de pelo iónico

  • Cepillo de dientes: este dispositivo tiene la peculiaridad de que es personal, es decir cada miembro de la familia usa uno. También, existen modelos con pilas y otros que usan baterías que se cargan en la red. Si tomamos una potencia media de 3 W su consumo sería de 0.000828 € por cada hora de uso.
  • Depiladoras: se trata de un aparato pequeño que al igual que una máquina de afeitar o un cepillo de dientes eléctrico, no consume mucha electricidad. Su potencia media suele ronda los 5 W, lo cual nos da un consumo de unos 0,0013 € por hora.
  • Cortadora de pelo: se trata de un dispositivo con el que poder llevar a cabo distintos cortes de pelo. Hay diseños que van desde los 2.5 W a los 15 W. Centrándonos en el ejemplo en una potencia de 5 W nos encontraríamos con un gasto de 0,0013803 € por cada hora de uso.
  • Calefactores: un dispositivo que se ha vuelto en un indispensable en muchos baños, sobre todo durante el invierno. Pongamos como ejemplo que tiene una potencia de 2000 W, lo cual nos ofrece un gasto de 0,552 € por cada hora de uso.

Estos son, por lo general, los dispositivos que de forma más común podemos encontrar en nuestro baño. En función de los que usemos, la potencia y el tiempo de uso, podremos obtener un cálculo aproximado de todo el coste que nos supone.

Por qué domotizar el cuarto de baño

A la hora de ahorrar energía en el baño es importante hablar de la domótica. Se trata de un sistema a través del cual vamos a poder controlar y dotar a nuestro hogar de una inteligencia propia. Su objetivo está basado en el poder que nos otorga para poder programar, activar o apagar los aparatos electrónicos de la vivienda. Esto es algo que podemos llegar a hacer incluso en la distancia y sin necesidad de depender de horarios o preocupaciones.

Termostato

Si bien es cierto que la domótica cada vez está más presente en los hogares, por lo general, muchas personas se centran aplicarla solo en los lugares más concurridos de la casa, como el salón, el comedor o el dormitorio. Sin embargo, el baño también es un espacio idóneo para llevar a cabo automatización y el control que lleva el uso de dispositivos inteligentes. No en vano, puede ser un derrochador absoluto tanto de agua como de luz.

En función, de esto es importante conocer las principales ventajas de domotizar el cuarto de baño de manera que nos ayude a ahorrar.

  • Controlar el consumo del agua: hay dispositivos que permiten controlar de forma automática el consumo de agua tanto en la ducha como el lavabo. Esto nos permite evitar tanto derroches accidentales como fugas inesperadas.
  • Uso de iluminación inteligente: esta posibilidad nos permite controlar el encendido y apagado de las luces, así como su intensidad en función de las horas del día. De esta forma evitamos que se nos puedan quedar las luces encendidas y no estemos en casa para poder apagarlas ya que lo podremos hacer cómodamente desde el móvil.
  • Climatización del baño: los sistemas domóticos se pueden aplicar de cara a la climatizar el aseo, dado que se pueden regular mediante el control remoto de la temperatura. Esto nos puede servir para poder ducharnos con agua caliente y al salir no notar un cambio brusco de temperatura, sobre todo en invierno. Además, ahorraremos al tener siempre la temperatura deseada.
  • Evitar el stand by: otra de las ventajas de la domótica es que podemos apagar los aparatos que se encuentran en modo espera o stand by todo el tiempo. En el caso de que no podamos desenchufarlos se puede programar para que el sistema los desconecte por completo de la red eléctrica.

Dispositivos domóticos para el baño

Ahora que conocemos las ventajas que nos aporta la domótica en el baño, podemos ver de forma algunos dispositivos por lo que podemos optar para conseguir un aseo más inteligente y que nos permite ahorrar tanto energía como agua.

  • Medidor de consumo eléctrico: si queremos saber con total exactitud cuánto consume cualquiera de los pequeños electrodomésticos de los que tenemos el baño, podemos optar por este útil dispositivo. Se encarga de medir y calcular la potencie, la corriente y el consumo de energía de los electrodomésticos conectados, así como calcular los costos de la electricidad y evitar el desperdicio. Este medidor de la marca Maxcio cuesta unos 23 € para una unidad y 39.99 € para dos unidades.
  • Enchufe inteligente: en el caso de que ya tengamos una casa domotizada podemos optar, como alternativa al medidor, por este enchufe inteligente Meross. Funciona a través del WiFi y permite analizar el consumo de energía histórico y en tiempo real del dispositivo conectando desde su propia aplicación. También nos permite controlarlos desde cualquier lugar y son compatibles tanto con Alexa como Google Assistant. Funciona con cualquier router WiFi de 2.4 GH o doble banda sin necesidad de un hub. Su precio ronda los 25 €.

Ahorro termo eléctrico

  • Termostato inalámbrico: este dispositivo nos puede ayudar a controlar la temperatura de la habitación con total precisión. Es adecuado para calentadores eléctricos, y lo podemos configurar para controlar el calefactor del baño como el propio termo. De esta forma dispondremos de agua caliente siempre a la hora que lo necesitemos y sin necesidad de malgastar luz. Este termostato digital NASHONE incluye sensor de temperatura. Así permite detectar automáticamente la temperatura ambiente por control remoto. Además, el zócalo del termostato deja de calentarse o enfriarse después de que la temperatura actual sea igual a la temperatura objetivo. Se puede comprar por unos 33 €.
  • Bombillas LEDs inteligente: nada mejor que iluminar nuestro aseo con unas bombillas LEDs inteligente Fitop de 10 W, una potencia equivalente a una bombilla incandescente tradicional de 90 W. Esto nos permite ahorrar hasta un 90 % de energía y su duración alcanza las 30.000 horas de uso. Es compatible con Alexa y Google Assistant para que podamos controlar el color, el brillo y la escena de la bombilla a través de comandos de voz. Es capaz de reproducir 16 millones de colores, ajustando la temperatura y la iluminación del 1 % al 100 %.  El pack con dos unidades lo podemos comprar por unos 19.99 €.
  • Radiador eléctrico conectado: lo podremos programar las 24 horas del día y los 7 días de la semana. Este radiador Grindilux, fabricado en cristal permite calentar rápidamente el baño de forma eficiente y con una temperatura constante. Cuenta con 1500 W de potencia y un control de autogestión eficiente de la temperatura de entre 5 y 40 grados. Su protección IP24 hace que se apto para el baño, ya que es resistente a salpicaduras y la humedad. Se puede controlar desde su propia aplicación y es compatible con Alexa y Google Assistant. Está disponible por unos 135 €.

Consejos para ahorrar energía en el baño

A fin de que podamos ahorrar el mayor consumo de energía en nuestro baño, podemos llevar a cabo los siguientes consejos. Todos ellos están enfocados a reducir el consumo de nuestra factura de luz, siendo más eficientes energéticamente.

  • Instalar un grifo termostático: en muchos hogares es habitual contar con un grifo de dos mariposas. Este modelo tarda más en encontrar la temperatura ideal del agua, provocando un gasto mayor que si usáramos un grifo monomando, ya que este regula de manera más eficiente la mezcla de agua caliente y fría.
  • Deja el grifo en posición de agua fría: cada vez que terminemos de usarlo, debemos dejarlo en posición de agua fría. De esta forma evitamos que cada vez que lo abramos se active el calentador de forma involuntaria, provocando un gasto innecesario, pues la mayoría de las veces lo terminaremos cerrando sin apenas haber notado el calor del agua.
  • Desenchufar los aparatos que estén cargando: si disponemos de un cepillo eléctrico o máquina de afeitar que funcionen con batería, será necesario cargarlos cada cierto tiempo. Una vez terminada la carga, si lo dejamos en «stand by» siempre supone, aunque muy pequeño, un cierto gasto eléctrico. Así pues, lo ideal pasa por desenchufarlos.

Bombillas en el baño

  • Usar bombillas led de bajo consumo: la iluminación es uno de los elementos más importantes y también de los que más gastos genera. Por ello es importante sustituir las bombillas tradicionales fluorescentes por unos leds de bajo consumo. Estos modelos tienen mayor potencia, duran más y consumen un 80 % menos que las halógenas. Estas últimas tardan un tiempo en dar toda la potencia de luz y se degradan más rápidamente por los continuos encendidos y apagados.
  • Cisternas de doble descarga: incluyen un sistema que permite realizar dos tipos de descargas de agua. Una parcial de 3 litros o una total de 6 litros. Además, es posible interrumpir la descarga sin que esta llegue finalizar, de manera que nos permite ahorrar una gran cantidad de agua.
  • Ducha en lugar de bañera: la diferencia en el gasto de agua entre ambas es considerable. Si para una ducha se utilizan unos 60 litros, si queremos llenar la bañera serán necesarios de 150 a 200 litros. Además, otro método de ahorro importante cerrar el grifo mientras nos enjabonamos el cuerpo.

Conclusión: las claves para ahorrar en tu factura

Una vez hemos llegado hasta aquí, vamos a resumir los puntos claves que debemos tener en cuenta para ahorrar en la factura de luz en nuestro cuarto de baño:

  • Es importante conocer los pequeños electrodomésticos que tenemos en el baño y una medida aproximada de lo que puede llegar a consumir cada uno.
  • La domótica ha llegado con fuerza a nuestro hogar. Debemos aprovecharla para introducir aquellos dispositivos que nos puedan ayudar ahorrar energía.
  • Lleva a cabo algunas pequeñas prácticas para evitar el derroche tanto de agua como de luz, que repercuta en un gran ahorro a largo plazo.
¡Sé el primero en comentar!