Hace unas horas os hablamos de las nuevas gafas de realidad virtual del fabricante taiwanés. Os hablamos de las HTC Vive Focus, unas gafas VR inalámbricas con procesador Snapdragon 835. Ahora nos acabamos de entrar que HTC ha cancelado el proyecto con Google para lanzar unas gafas con Daydream. 

Google está trabajando muy duro para que su plataforma de realidad virtual tenga éxito. Primero actualizaron Daydream para que tuviera soporte con ChromeCast, además de anunciar que estaba trabajando en unas gafas de realidad virtual en colaboración con HTC y Lenovo.

Logotipo de HTC

HTC abandona el proyecto conjunto con Google para crear unas VR autónomas

Estas nuevas gafas VR serían inalámbricas y no requerirían de un ordenador o un smartphone para funcionar. Pues malas noticias para el gigante de Internet ya que HTC se baja del carro y finalmente no participará en el proyecto para que las DayDream Standalone vean la luz.

Han sido la propia Google y el fabricante taiwanés quienes han confirmado al conocido portal TechCrunch que HTC abandonaba el proyecto para crear estas gafas VR inalámbricas de Google. Un portavoz de HTC emitió un comunicado indicando que “todavía tenemos una excelente relación con Google, pero no traeremos un dispositivo independiente a los mercados occidentales en Daydream“.

Google presenta tres juegos exclusivos para sus Daydream VR

El motivo es muy claro: HTC ha preferido lanzar su propia solución, las recientemente anunciadas HTC Vive Focus, para competir en un mercado que está creciendo cada día más. Y la idea de unas gafas VR autónomas que funcionen con una de las mejores soluciones de Qualcomm y además con la experiencia del gigante taiwanés en el sector es realmente atractiva.

Gafas VR de HTC y Lenovo

Facebook está golpeando cada vez más fuerte con sus Oculus bajando el precio de sus gafas de realidad virtual de forma agresiva para intentar dominar el mercado de las VR. Y no nos podemos olvidar de Oculus Go, la solución que prepara la popular red social: unas gafas de realidad virtual independientes que podrán reproducir juegos y aplicaciones disponibles en la Gear VR de Samsung y que costarán 199 euros al cambio.

Estos movimientos han obligado al fabricante a bajar el precio de sus HTC Vive 200 euros para seguir compitiendo con su principal competidor en el sector de la realidad virtual. Y viendo que el mercado chino es mucho más lucrativo que el americano, HTC ha decidido apostar por sus propias gafas de realidad virtual autónomas orientadas al territorio asiático dejando de lado el proyecto que inició con Google.

De todas formas Google no se queda solo con su proyecto Google Standalone. El fabricante tiene también un acuerdo con Lenovo que sigue en pie para llevar a acabo esta idea de gafas VR inalámbricas y autónomas, pero el abandono de HTC es un duro golpe para la gran G que pierde a su mejor aliado en este mercado.