Contenido ofrecido y patrocinado por la marca

La IA del Huawei Mate 20 Pro te permitirá grabar como un profesional

6 diciembre, 2018

Si ya una apartado en el que Huawei ha evolucionado de una forma diferencial, este es en el de la fotografía (especialmente en su mejores modelos, como  por ejemplo el Huawei Mate 20 Pro). Una de las razones para ello es el uso de Inteligencia Artificial, que permite mejorar tanto las fotos que se consiguen como los vídeos que se graban.

La compañía asiática ya se codea con los mejores del merado en prácticamente todos los apartados que conforman un teléfono inteligente en la actualidad, pero es en la fotografía combinada con la IA donde se ha conseguido ser un referente para los usuarios. Así, la inclusión de tres sensores en la cámara -que permiten ofrecer opciones como un Modo noche avanzado- o la cooperación con Leica son ejemplos claros respecto a que con modelos como el Huawei Mate 20 Pro se va muy en serio.

Huawei IA y el reconocimiento facial con cámara de detección de profundidad 3D

Evidentes mejoras al grabar vídeo con el Huawei Mate 20 Pro

El hardware fotográfico que se incluye en el terminal que antes hemos indicado, y que se basa en lo que ofrece el Huawei P20 Pro, ofrece posibilidades que se aprovechan de forma directa a la hora de realizar grabaciones con una calidad que, en muchos casos, incluso se puede decir que es profesional. Un ejemplo de lo que decimos es que con el Huawei Mate 20 Pro es posible utilizar cámara lenta a 960 cuadros por segundo, lo que permite obtener una precisión muy elevada sin pérdida de calidad evidente. Es decir, que no se pierde nada de lo que ocurre en una toma.

Comparativa Huawei Mate 20 Pro

Aparte, el uso de tres sensores permite al Huawei Mate 20 Pro realizar zoom 5X sin apenas pérdida de calidad, por lo que pasar de un plano abierto a uno cercano es tan sencillo como efectivo con el dispositivo. Esto es algo que se agudice mucho a la hora de grabar vídeo, ya que permite mostrar siempre lo que se entiende que el centro de atención en una grabación. Además, existen opciones en la aplicación que posibilitan realizar configuraciones manuales de muchos apartados, por lo que realmente sientes como un director de cine ya que realizas todas las decisiones si así lo deseas (eso sí, el modo automático es muy efectivo, donde entra en juego algo que ya hemos comentado: la Inteligencia Artificial).

HiVision permite reconocer objetos, alimentos, obras de arte y traducir texto con el Huawei Mate 20 Pro

IA y buen hardware, la combinación ganadora en el Huawei Mate 20 Pro

En el primero de los casos el terminal aprovecha al máximo del uso de doble NPU, algo que ofrece el procesador Kirin 980 y que posibilita que la Inteligencia Artificial se aplique tan rápido como de forma efectiva -y, además, con procesos de aprendizaje que con el paso del tiempo se muestran muy útiles-. Así, al grabar reconocer escenas y las caras de las personas (además, se ejecutan acciones de configuración automáticas), la ayuda que se ofrece para que los vídeos sean de calidad es determinante.

Cámara trasera del Huawei Mate 20 Pro

No hay que olvidar tampoco que el Huawei Mate 20 Pro llega con tres sensores, de 40 +20 + 8 megapíxeles, y que gracias al uso de estabilización óptica (OIS) y el uso de aperturas de incluso F:1.8, se asegura que la imagen en bruto que se graba siempre es de calidad y que no tiene movimientos bruscos evidentes. El caso, es que con todo lo comentado, es posible con el teléfono crear vídeos en el que se ve a una persona de forma habitual y el fondo difuminado, y todo esto se realiza en tiempo real lo que demuestra que la potencia de este terminal es elevadísima.

Huawei Mate 20 Pro

Y a todo lo comentado hasta ahora hay que sumarle más posibilidades, como por ejemplo un Modo cine que permite grabar a 21:9; el uso de HDR al realizar vídeos; e, incluso, retocar algunos de los colores que aparecen en lo que adquiere la cámara. Sin duda, el Huawei Mate 20 Pro permite que te sientas como todo un profesional, independientemente de los conocimientos que tengas.