No sabemos si estamos sólo ante la punta del iceberg de lo que le queda por delante a Apple en todo el mundo, o que directamente todo este tema de la ralentización de los iPhone de forma deliberada les ha explotado en la cara. El caso que es Facua acaba de denunciar a Apple por la ralentización de los iPhone en España.

Apple ha “escurrido el bulto” durante varios meses, acerca de las sospechas de que algo estaban haciendo con sus iPhone. Hasta el reconocimiento de su culpa en la ralentización deliberada de los iPhone, dando paso incluso a una serie de síntomas que según los de Cupertino tienen los móviles ralentizados.

Facua también denuncia a Apple por la ralentización de los iPhone

Antes del anuncio del cambio de la batería a todos los usuarios de Apple por 29 euros, supimos que las demandas contra Apple se estaban amontonando en Estados Unidos, hasta el punto de acumular casi mil millones de dólares en indemnizaciones. Apple ha intentado evitar que estas demandas siguieran adelante con el anuncio del cambio de la batería, pero parece que no ha surtido efecto, tampoco en Europa. De hecho ayer conocíamos que en Francia se ha denunciado a la compañía por la práctica de las baterías, lo mismo que acaba de ocurrir en España.

ralentización de los iPhone

Pues bien, como hemos conocido a través de Facua (Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía) esta ha hecho lo propio en España y presentará esta misma semana una demanda contra Apple por sus prácticas de obsolescencia programada en relación con sus baterías y el rendimiento del iPhone. Las razones en las que se sustentará esta demanda son dos y son muy claras, por un lado el fraude que han sufrido los usuarios de los teléfonos al ser ralentizado el software de forma deliberada sin que se haya comunicado a estos o explicado de forma legal al usuario.

ralentización de los iPhone

En segundo lugar por daños o sabotaje informático, porque desde Apple han modificado el producto sin haberlo consultado con el cliente, que ha conocido a posteriori y a través de los medios que su móvil había sido modificado de forma remota. FACUA denuncia también acerca de este caso de la ralentización de los iPhone, que ninguna de las autoridades autonómicas de protección al consumidor hayan hecho denuncia alguna a Apple por estas prácticas, así como la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan), dependiente del Ministerio de Sanidad, que tampoco se ha pronunciado todavía al respecto. Veremos si esta acción de FACUA sirve para espolear a otros organismos de consumo, algo que sin duda complicaría la situación para Apple aún más, con denuncias además de Francia en Israel o Japón.