La autonomía es uno de los quebraderos de cabeza de todas las compañías que fabrican dispositivos móviles, y los smartphones son un claro ejemplo de lo que hablamos. Apple es una de las firmas a la que le cuesta dar pasos importantes en este apartado en sus teléfonos, pero parce que el sucesor del iPhone X sí que ofrecerá un mayor tiempo de uso sin recargar. Os contamos la razón.

Lo cierto es que la compañía de Cupertino debe evolucionar más allá de la inclusión de la recarga rápida, que es una buena solución para evitar sustos en lo que tiene que ver con la autonomía. Pero, ciertamente, no es la única forma de evolucionar. Contando que el nuevo iPhone X incluirá mejoras en el consumo de componentes clave, como por ejemplo el procesador, y que es posible que este modelo disponga de una cámara tipo TrueDepth -que requiere de más energía-, parece que la batería es el elemento elegido para conseguir mayor autonomía.

Documentos de Google ya aprovecha al máximo el iPhone X

Cómo se mejorará la batería del nuevo iPhone X

Pues gracias a la colaboración de Apple con LG Chem, que es el suministrador de sus baterías en la actualidad, se apunta a que han conseguido desarrollar la tecnología necesaria para que la batería del futuro iPhone X sea de una pieza en forma de ele, y que no utilice dos como actualmente ocurre en el modelo de iPhone X que ye hemos probado en Topes de Gama. Y, todo esto, con completa seguridad y con unos costes no especialmente elevados.

Batería iPhone x en dos piezas

El caso, es que se espera que la nueva batería que sería parte de los dos modelos de iPhone X que se apuntan que llegarán en 2018 alcance más o menos los 3.000 mAh, lo que supone un 10% más de carga que la actual (que es de 2.716 mAh). Esto permitiría dar el soporte energético a la nueva cámara ante mencionada y, además, mejorar la autonomía sin que por ello se tenga que variar el diseño esencial del smartphone ni aumentar su grosor. Simplemente, se optimizaría lo que ya existe como se apunta en la fuente de la información.

Uso del iPhone X

Eso sí, el tercer teléfono que acompañaría a los dos iPhone X, y que mantendría el uso de pantalla LCD, no se aprovecharía de esta posibilidad y utilizaría una batería rectangular al uso para de esa forma, reducir costes y que se pueda poner a la venta por un recio más asumible para muchos.