La compañía Tesla ha anunciado que dos de sus coches eléctricos se actualizan para ofrecer mejoras que son positivas para los usuarios. Entre otras cosas la firma creada por Elon Musk ha conseguido que los Model S y Model X ofrezcan una autonomía superior respecto a lo que permitían hasta la fecha.

Este es un apartado crítico en los coches eléctricos, ya que es una de las cosas que hacen dudar todavía muchos usuarios a la hora de plantearse su compra. El caso, es que con la última actualización anunciada por la compañía norteamericana se ha indicado que a partir de ahora los modelos que hemos comentado antes permitirán la siguiente autonomía con sólo una carga:

  • Tesla Model S (modelo Long Range): de hasta 595 kilómetros
  • Tesla Model X: hasta 523 kilómetros

Tesla confirma la llegada de una actualización de Autopilot. ¿La conducción autónoma total llega por fin?

Según la propia firma, esto se ha conseguido gracias a que se optimizan los proceso que se realizan con el motor de imán; también se incluye un nuevo diseño de engranajes para llegar a una eficiencia del 93%; y, adicionalmente, se ofrece un mejor control de la temperatura al circular. Aparte, las celdas de las baterías de los coches de Tesla de los que hablamos también han mejorado para ofrecer un mejor rendimiento global a la hora de suministrar energía.

Tesla Model S

Otras mejoras que llegan a los Tesla Model S y Model X

Una de más más interesantes, aparte de la antes mencionada, es que la recarga de las baterías mejoras ya que los tiempos necesarios para completar un proceso se reducen en hasta un 50%. Ahora, por ejemplo, se alcanzan una potencia de hasta los 200 kW al utilizar la nueva versión de los Supercargadores de Tesla (denominada V3) y, todo ello, sin variar el paquete de batería que se incluyen en los Model S y Model X. La transmisión más eficiente es la razón principal para que se consiga esto.

Aparte de lo que hemos indicado, también se ha anunciado por parte de la compañía que se ha aumentado la eficiencia del tren motriz en un 10% en lo que tiene que ver con el aumento del rango, lo que supone mejoras en el flujo de energía -y, también, en la aceleración-. Finalmente, el sistema de suspensión recibe una actualización que permite optimizar de forma inteligente su uso, lo que permite que los Tesla Model S y Model X se adapten mejora a las condiciones de las carreteras por las que circulan.

Imagen del Tesla Model S P100D

Importantes mejoras las que reciben dos de los coches más atractivos que ofrece Tesla, que ahora son mucho más eficientes a la hora de aprovechar sus componentes y posibilidades (especialmente en lo que tiene que ver con la autonomía).

Nikola planta cara a Tesla presentando dos vehículos eléctricos realmente sorprendentes