El mercado de la automoción cada vez es más interesante para la compañías tecnológicas, y un claro ejemplo de lo que decimos es Tesla. El caso, es que otros actores desean tener presencia con sus propios desarrollos, como por ejemplo Nvidia que desarrolla su propios sistema de conducción autónoma.

Esta compañía no lo va a tener nada fácil, ya que en este segmento del mercado ya están presentes otras firmas (aparte de las tradicionales del segmento de la automoción). Un ejemplo es la mencionada que dirige Elon Musk; la propia Uber e, incluso, la propia Apple. El caso, es que Nvidia ya tiene nombre datos concretos de lo que ofrecerá Drive PX Pegasus. Eso sí, parece que su objetivo principal, al menos en un primer momento, es llevar la conducción autónoma a los taxis -para posteriormente llegar al mercado doméstico-.

Nvidia lo consigue: usa la inteligencia artificial para acabar con el ruido en las fotos

El caso es que según la propia Nvidia la conducción autónoma que ofrecerá su desarrollo se basará esencialmente en el aprendizaje profundo (o Deep Learning), por lo que de forma constante el coche en el que se implementará Drive PX Pegasus irá mejorando sus capacidades a fuerza de ver y repetir acciones en momentos y lugares determinados -como puedes ser al parar en un semáforo en el primero de los casos o, en el segundo, al realizar una rotonda-. Evidentemente, para que esto sea efectivo e necesita mucha potencia y, esto, es lo que ofrecerá el hardware integrado. Y, además, se cuenta ya con la colaboración de compañías como Bosch y Daimler, por lo que su futuro no es dudoso precisamente.

Funcionamiento coche autónomo de Nvidia

Gran capacidad de Nvidia Drive PX Pegasus

Según se ha confirmado por parte del propio fabricante, que tiene su mercado más potente en las tarjetas gráficas, la Inteligencia Artificial que podrá implementar Drive PX Pegasus gracias a su aprendizaje será de lo mejor que existe en la actualidad. Así, tendrá una capacidad de proceso que alcanzan los 320 billones de operaciones por segundo, para lo que se utilizarán un par de juegos de procesador y tarjeta gráfica (el primero una CPU de la gama Xavier de la propia Nvidia y, el segundo, de la nueva generación en la que trabaja la compañía).

Así es la Inteligencia Artificial de NVIDIA para competir con Tesla en un coche autonómo

El coste de la vida útil del nuevo Drive PX Pegasus (que es parte del proyecto de conducción autónoma Nvidia Drive) se estima muy reducido -por debajo de los 20 centavos de dólar por milla- por lo que las perspectivas de uso en el mercado profesional sor realmente buenas. Además, el nivel de uso autónomo del sistema del que hablamos se situará en el 4 o 5, por lo que hablamos de uno completo -el que utiliza Tesla en la actualidad se queda en el tres, ya que necesita del la intervención del conductor-. Lo cierto, es que como se ve en el vídeo que dejamos a tras este párrafo el funcionamiento y las previsiones son realmente buenas. ¿Qué opináis?

  • Ó.M.

    Pegasus en un emulador, para evitar todos los ‘problemas’ que últimamente vimos con los fabricantes haciendo pruebas en la realidad. Es un sistema completamente virtual en el que no existen los peligros inherentes a tomar datos y realizar pruebas usando coches de verdad, en carreteras de verdad y con elementos reales.

    … que sirva para algo o no teniendo en cuenta que en algún momento no queda más remedio que salir a la realidad, es discutible.