El apartado fotográfico es cada vez más completo en un teléfono móvil. Solo hay que darle un vistazo a nuestro análisis del iPhone 11 Pro Max, para que puedas ver su capacidad para grabar vídeos en alta calidad. Un producto que utilizamos para las presentaciones, por su ligereza y versatilidad, consiguiendo unos resultados de altura. Y, si ya lo complementas, con un gimbal, los resultados son más profesionales si cabe.

Pero, ¿qué es un gimbal? Pues sencillamente un estabilizador externo al propio dispositivo. Hablamos de una plataforma dotada de varios sensores, acelerómetros y compás magnético, que servirá para mantener tu cámara o teléfono móvil estabilizado en todo momento, evitando las molestas vibraciones. Sí, hay unos cuantos drones que ya incorporan este gadget para conseguir mejores resultados.

Volviendo al ejemplo del iPhone 11 Pro Max, este teléfono cuenta con un sistema de estabilización que consigue unos resultados sorprendentes, pero aún así no es perfecto. ¿El motivo? Cuando grabamos un vídeo a mano alzada, movemos nuestros brazo de forma involuntaria, por lo que perdemos algo de estabilización, especialmente si estamos caminando. A no ser que usemos un estabilizador externo, que se encargue de conseguir que cualquier foto o vídeo que hagamos con un teléfono móvil o una cámara sea perfecto.

Gimbal

¿En qué se diferencia un gimbal para el móvil con uno para la cámara?

La principal diferencia entre un gimbal para teléfono móvil y uno para una cámara réflex o de cualquier otro tipo, es su estructura. El modelo para smartphones es mucho más pequeño. En cambio,  como podrás comprobar en la imagen que encabeza estas líneas, un gimbal para cámaras ya cuenta con un aspecto mucho más profesional, contando con diferentes formatos de estabilizador en función de tus necesidades.

Eso sí, a no ser que te vayas a dedicar a dedicar a la fotografía o vídeo profesional, no hace falta comprarte un gimbal para la cámara. Pero, igual para un teléfono móvil sí que es una buena idea tener un estabilizador de este tipo. ¿El motivo? Son mucho más versátiles debido a sus comedidas dimensiones, por lo que podrás llevarlo en la maleta si vas a viajar. ¿Te vas a pasar un fin de semana con tus amigos? Será tu mejor aliado para grabar los mejores vídeos.

Gimbal para móvil

Qué debo tener en cuenta a la hora de comprar un estabilizador para móvil

Hay tres elementos muy importantes a la hora de comprar un gimbal. Para empezar, está el peso de nuestro teléfono. No es lo mismo utilizar un modelo con pantalla de 5.9 pulgadas, que usar un phablet mucho más robusto. Por este motivo, lo mejor es tener un producto de calidad. Más que nada porque lo barato, te puede salir muy caro. Y que tu estabilizador no agarre bien el terminal y sufra una caída desde una altura determinada, puede ser fatal. ¿Quieres estar seguro? Este modelo tiene muy buenas valoraciones en Amazon, además de unas prestaciones más que suficientes para cualquier usuario.

Por otro lado, el entorno en el que lo vas a utilizar. Sí, tu teléfono puede ser resistente al agua, pero hará falta que el gimbal también soporte salpicaduras sin problema. Este modelo cumplirá de sobra tus expectativas.

Por último, en función de tus necesidades necesitarás más o menos características. Aunque, si quieres sacarle el máximo partido, lo mejor es buscar un modelo completo, que ofrezca diferentes posiciones, opciones de control… así que, este gimbal de DJI te va a encantar.