¿Harto de aduanas? Trucos para ahorrar en tus compras online

¿Harto de aduanas? Trucos para ahorrar en tus compras online

Fran Castañeda

Comprar en Internet se ha convertido en algo muy habitual. Dentro de la llamada “Red de Redes” encontramos un gran mercado donde tenemos acceso a millones de productos a precios muy competitivos. Sin embargo, si compramos fuera de los márgenes de la Unión Europea, es posible que nos topemos con gastos inesperados de aduanas, que termine haciendo que un producto comprado a precio de saldo pase a costar más de lo que costaría si lo compráramos en España.

Para ayudaros con vuestras compras en el extranjero, hoy en Topes de Gama vamos a hablar de aduanas y aranceles. Os ayudaremos a través de esta completa guía con algunos consejos que debemos tener en cuenta a la de comprar en tiendas que funcionan fuera del ámbito de la UE, sobre todo en Asia.

 

¿Por qué hay aranceles?

Se trata de un término mayormente utilizado dentro del ámbito de las importaciones. Su objetivo es cargar con un impuesto a un bien llegado desde otro país por medio de otra persona que se encuentra fuera de nuestras fronteras. De esta forma, debido al arancel, el precio del bien será más caro aquí en España que en su país de origen. Este impuesto se aplica una vez que el producto ha llegado a aduana. La tasa que se asigna varía en función del tipo de mercancía y desde el lugar donde procede.

El encargado de poner un arancel a las importaciones es el gobierno. Por lo general, se lleva a cabo basándose en dos objetivos principales:

  • Generar ingresos: es sin duda una finalidad cable, pues con cada impuesto se está recaudando dinero que va a parar a las arcas del Estado.
  • Proteger a la industria nacional sobre la extranjera: con el pago de un arancel, el gobierno pretende proteger a aquellas industrias nacionales que venden un producto similar pero que sé pueden conseguir en el extranjero a un precio más bajo. De esta forma, el comprador se ve obligado a pagar un precio total por el bien, superior, de manera que ya no es tan competitivo en su totalidad, como cuando lo adquirió. Así se pretende fomentar el consumo de la producción nacional.

Y es que no cabe duda de que si el consumidor decide optar por comprar en el extranjero es porque obtiene un precio considerablemente más barato. Con esta medida se pretende conseguir una mejora del comercio nacional, a base de encarecer el producto extranjero. Sin embargo, esto también puede conllevar problemas con el país de origen. Esto es debido a que puede actuar de forma recíproca con las exportaciones que se realicen hacia ellos.

 

Tipos de aranceles

Actualmente, no existe un arancel único que grave los productos enviados desde países extranjeros, sino que podemos encontrar hasta cuatro tipos básicos:

  • Derecho ad valorem: en este caso se aplica como un porcentaje sobre el valor total de la mercancía. Por ejemplo, un 3 o 7 %.
  • Derecho específico: se establece la cantidad en función del peso o volumen. Por ejemplo, por cada kilo se establece un arancel de 10 €.
  • Arancel cero: se aplica en aquellos casos en los que existe un acuerdo entre dos países para eliminar o reducir los aranceles para la libre circulación de bienes entre ellos. El caso más común son los tratados de libre comercio (TLC), donde existe arancel, pero su cuantía es gratis.
  • Derecho compuesto o mixto: se trata de una mezcla entre el derecho ad valorem y el específico y queda fijado con un mínimo y un máximo. Por ejemplo, un 10% con un mínimo de 10 € por kilo.

De cara a saber qué tipo de arancel pagaremos por un producto debemos conocer su partida arancelaria. Por lo general, debe ser el vendedor (exportador) el que debe comunicar la clasificación arancelaria de la mercancía para que su identificación sea más exacta.

 

Los aranceles en España y en la Unión Europea

Todos los países a nivel europeo que pertenecen a la Comunidad Económica Europea comparten una serie de normas generales entre ellos en lo referente a la comercialización de productos, importación y exportación. España pertenece a la CEE desde 1986, de manera que hace uso de las mismas medidas. Dentro de la Unión Europea, la herramienta que se utiliza para gestión de aranceles se denomina TARIC. Se trata de una base de datos multilingüe en la que se encuentran integradas todas las medidas que guardan relación con el arancel aduanero común de la UE.

 

Su aplicación y cálculo en España

Desde que España entrase a formar parte de la Comunidad Económica Europea en 1986, comparte con el resto de los países asociados una serie de normas en similares de cara a la comercialización de productos, importación y exportación. La UE utiliza una herramienta arancelaria denominada TARIC. Se trata de una base de datos donde están integradas todas las medidas relacionadas con el arancel aduanero semejante. Igualmente, se incluye la legislación comercial establecida por la Unión Europea.

La cantidad que tendremos que pagar a aduanas por el producto comprado fuera del ámbito de la UE se denomina como “deuda aduanera”, la cual se calcula sobre la base de tres factores:

  • El valor en aduana de la carga.
  • El tipo impositivo o arancel aplicable.
  • El origen de la mercancía.

El impuesto que se ejecuta en España se llama IVA y se aplica en función de las características y del valor del producto importado. La tasa general es del 21 %, aunque también existe un tipo reducido (10 %) y un tipo superreducido (4 %). En la importación lo primero que se liquida es el arancel correspondiente (2.5 %) y posteriormente el porcentaje de IVA requerido.

Además, conviene tener en cuenta que en el territorio español existen algunas excepciones. Estos son los casos de las Islas Canarias donde se aplica el IGIC en lugar del IVA, así como en Ceuta y Melilla donde se aplica el IPSI.

 

Nueva normativa para compras desde China

El pasado 1 de julio de 2021 entró en vigor una normativa que afecta de plenos a las compras online exteriores a la Unión Europea. Está relacionada directamente con las aduanas y los envíos realizados por tiendas asiáticas como AliExpress, Gearbest, DHgate, etc. Con esta nueva normativa se establece que, los vendedores deben asumir el pago de los aranceles e impuestos que antes eran requeridos por aduanas a los compradores.

Compras online Asia

De esta manera es el vendedor el que pasa a soportar tanto los aranceles como el IVA en los envíos realizados a España. Con ello, se busca que las empresas extranjeras tengan que subir el precio de sus productos para poder cubrir los posibles gastos a los que se enfrentan, de manera que dejen de ser tan competitivo de cara al comercio local.

El pago de los aranceles en los pedidos desde China son los siguientes:

  • Para importes en factura de ventas igual o inferior a 22 € tienen una tasa del 0 %. Por lo tanto, no se debe pagar ninguna cantidad.
  • En el caso de facturas superiores a 22 € e iguales o inferiores a 150 € también se encuentran exentas.
  • A los envíos que superen los 150 € les corresponde un arancel de 2.5 %.

Esta nueva normativa establece que las compras enviadas desde China para pedidos inferiores a 22 € están obligados a pagar el IVA. Un impuesto que, hasta la salida de esta norma, se encontraban exentos. Por lo tanto, actualmente, todas las compras que se envíen desde fuera de España deben pagar el IVA con independencia de la cantidad, peso o valor.

 

Cómo pagar los aranceles aduaneros

A la hora de realizar una compra por Internet, es importante conocer que las mercancías que procedan de países ajenos a la Unión Europa, así como Ceuta o Melilla, están sujetas a derecho de importación.

En el caso de que el precio del contenido del paquete sea superior a 150 €, el destinatario deberá pagar igualmente tanto el IVA o IGIC como el arancel correspondiente en cada caso. Será necesario la presentación de una declaración de importación. La declaración procedente de aduanas sé podrá notificar por Correos, por nuestro representante aduanero o, directamente, por el propio destinatario del envío. En el caso de que quieras presentar tu propia declaración, es necesario usar el formulario de “Declaración de envíos para particulares”.

Por otro lado, si el precio del producto es igual o inferior a 150 €, es posible pagar el impuesto correspondiente de dos maneras:

  • Pago directamente en la tienda online: suele ser la opción menos frecuente, pues, normalmente, las tiendas sé desentienden y dejan en manos del comprador la tramitación de este pago. En el caso de que sí se encargue, la tienda debe estar registrada en la AEAT y disponer de un número de identificación de IVA.
  • Pago al transportista: es la opción más común en estos casos. Por ejemplo, si el paquete te llega mediante Correos, deberás abonarle el IVA correspondiente y, además, una comisión por la prestación del servicio.

El pago de los aranceles es obligatorio en todos los casos, y en caso de no hacerles frente, no recibiremos el bien adquirido, con la consiguiente pérdida del dinero.

 

Proceso aduanero

En la actualidad, comprar en tiendas online de otros países, sobre todo asiáticos, son bastante común. Una vez el vendedor envía el producto nos debe facilitar un número de seguimiento internacional desde donde podremos comprobar los distintos pasos que va dando desde que sale del país de origen hasta que llega a nuestras manos. Simplemente debemos usar el número de seguimiento en la página web del transportista para conocer en qué estado se encuentra nuestro paquete.

 

Pendiente de tramitación aduanera

En la mayoría de los casos, y salvo que escojamos una empresa de mensajería urgente, lo normal es que nos llegue a través de Correos. Si el paquete ha sido enviado certificado, el vendedor nos proporcionará un número de seguimiento. Una vez que el pedido llega a España y a su posterior paso por aduanas, nos podemos encontrar con los siguientes estados:

  • Llegada a la oficina internacional de destino: cuando nos aparezca este mensaje, quiere decir que el paquete ya se encuentra en España y está listo para pasar por el control de aduanas.
  • Pendiente de tramitación aduanera: el envío ya se encuentra en España y está dentro del proceso de control que realiza la autoridad aduanera.
  • En tramitación aduanera: este mensaje nos informa de que aduanas está revisando el contenido del envío, lo cual puede provocar que la entrega se puede demorar. No significa que exista ningún problema con el envío, simplemente aduana lo está tramitando.
  • Finalizada tramitación aduanera: en este caso, la tramitación aduanera ha terminado y el paquete se encuentra listo para su entrega.
  • En trámite de importación: este mensaje hace alusión a que el envío ha sido retenido en aduanas y será necesario liquidar los impuestos correspondientes o la aportación de documentación para recogerlo.
  • Recibida documentación del destinatario: aduanas ya dispone de la documentación requerida al destinatario e informa de la liquidación que debe realizar para retirarlo.
  • Recibida la transferencia, realizándose trámite de importación: el impuesto solicitado por aduanas ya ha sido liquidado y el pedido se encuentra listo para su entrega o para recoger.
  • Finalizada tramitación aduanera: una vez finalizadas todas las actuaciones por parte del personal de aduanas, el envío ya se encuentra listo para su entrega.
 

Consejos de compra

Si estamos dispuestos a comprar en el extranjero fuera de los límites de la Unión Europea, os mostramos algunos consejos que debemos tener en cuenta para intentar evitar que nuestro pedido quede parado en Aduanas.

 

Valor declarado

Como hemos comentado, desde la entrada en vigor de la nueva normativa del 1 de julio de 2021, toda compra a Canarias, Ceuta, Melilla o algún país que se encuentre fuera de la UE está obligada a pagar el IVA. Además, con independencia de su valor declarado. Hasta entonces, dado que los productos de hasta 22 € estaban exentos, existía la posibilidad de llegar a un acuerdo con el vendedor para que en el paquete apareciera un valor declarado inferior a esta cantidad para poder evitar el pago.

Sin embargo, esto no quiere decir que ahora paren todos los paquetes que llegan a España desde fuera de la UE, pues esto es materialmente imposible. Así pues, declarar un valor inferior al precio del producto puede ayudar a que lo paren, ya que la cantidad a solicitar será muy baja. Contra mayor sea el valor, mayor será el impuesto a pagar.

Debes tener claro también la diferencia entre el valor comercial, valor al por mayor y el precio de coste:

  • Valor comercial: es el precio que el comprador ha pagado por el bien adquirido.
  • Valor al por mayor: se trata del precio pagado por un único artículo en una compra realizada al por mayor.
  • Precio de coste: se trata de lo que cuesta fabricar el bien. Este es usado por la aduana en caso de que considere que el valor de declarado no es correcto y no tiene otra forma de evaluarlo. De esta forma, podrá calcular el coste del valor para aplicarle los aranceles correspondientes.

Como hemos visto, las aduanas tienen la potestad para establecer un precio de coste que ellos consideren justo de acuerdo con el bien, en caso de que pongamos un precio de compra demasiado bajo. Es por ello, que es recomendable ser cuidadosos.

 

Tipo de envío

Un truco muy popular para evitar que nuestro paquete sea retenido en aduanas es conseguir que el vendedor lo marque como “regalo” en lugar de una transacción comercial. Esto es debido a que, en muchos países, se permiten que los regalos estén libres de aranceles e impuestos. Sin embargo, es importante cumplir unos criterios estrictos que incluyen:

  • El remitente debe ser un individuo privado y el destinatario debe aceptar la entrega en una dirección privada.
  • El regalo debe enviarse sin cargo y debe tener un “carácter ocasional”.
  • La palabra “regalo” debe mencionarse en el albarán y la factura comercial junto con la descripción detallada real del producto.
  • Todas las mercancías deben detallarse con su propia descripción y valor completos, en comparación con otros productos similares. Aquí lo normal es que el vendedor indique una cantidad más baja, aunque no demasiado, que haga levantar sospechas.

La práctica de marcar como “regalo” es una muy habitual. Ocurre tanto que, ya las aduanas no suelen tenerlo en cuenta, sobre todo si el valor es alto. Por ejemplo, si es un paquete que indica que dentro lleva un smartphone y su valor es de 20 $, obviamente es probable que lo paren por ser un valor demasiado bajo para el tipo de producto. Además, no se considera normal que nos regalen un móvil desde un país extranjero, por muy buenos amigos que tengamos.

 

Compañía de transporte

A la hora de realizar nuestra compra en el extranjero, es posible que el vendedor nos ofrezca la opción de elegir diferentes tipos de compañías de transporte. Esto es algo bastante común en tiendas asiáticas como AliExpress, DHgate o Gearbest. En ellas, el precio del envío depende del transportista y del tiempo que tarde en llegar.

Por lo general, el método de envío más habitual recae sobre la empresa estatal de mensajería. Esto, en el caso de España nos llega a través de Correos. La compra se puede enviar desde el país de origen de manera ordinaria o certificada. El método ordinario no lleva número de seguimiento. Por su parte el certificado si lleva número de seguimiento y se requiere la firma de la persona que lo recoge.

Opciones de envío AliExpress

En este caso, el tiempo del envío puede ser largo, pudiendo oscilar entre los 15 y los 60 días. Si embargo, suelen ser los más factibles a la hora de superar aduanas sin tener que pagar. Sobre todo, son los envíos ordinarios los que suelen pasar las aduanas sin ningún problema, ya que suelen ser productos de escaso valor. Dado la gran cantidad de paquetes que pasan por aduanas, lo normal es que se centren en aquellos a los que puedan sacar un mayor rendimiento económico.

Por otra parte, también se puede hacer uso de compañías de transportes urgentes y privadas como DHL, UPS, EMS, etc. Así, el pedido nos puede llegar más rápido. En muchos casos, lo normal es que transcurran entre 3 y 7 días a cambio de un coste de envío mucho más elevado. El problema es que este método de envío es el más fácil que pueda ser parado por aduanas. Algo lógico, ya que lo normal es que el valor de su contenido sea alto y por tanto, obtenga una mayor recaudación. Por lo tanto, no se recomienda este tipo de envío, salvo que tengamos mucha prisa y estemos dispuestos a correr un riesgo más alto.

 

Pago compartido

El problema con el pago de aranceles e impuestos en caso de parar nuestras compras en aduanas hace que nos pensemos dos veces si comprar ciertos artículos en tiendas extranjeras. Para evitar esta pérdida de compras, es posible que la tienda o el vendedor se ofrezca a pagar un porcentaje de estas aduanas, en caso de que el paquete sea detenido al llegar.

Esto es algo habitual cuando queremos comprar un producto con un precio elevado que pensamos que tienes bastantes opciones de ser parado. En algunas tiendas como eBay es posible hablar de manera privada con el vendedor y hacerle ver el riesgo que nos supone la compra. De esta forma podemos llegar a un acuerdo para compartir estos gastos en caso de que haya mala suerte y paren el paquete.

Así, el vendedor se garantiza que le compremos el producto y nosotros de que no tendremos que pagar la totalidad del impuesto en el peor de los casos. Hay que recordar que solamente se pagan una mínima cantidad de paquetes que llegan desde el extranjero, así que para el vendedor no es un gran riesgo.

 

Almacenes

Otro consejo importante a la hora de comprar productos en tiendas online extranjeras es saber dónde se encuentra almacenado el producto. Tiendas como Gearbest o AliExpress cuentan con almacenes situados en diversos países europeos como Alemania, Francia o incluso España. De estos almacenes pueden enviar el producto que buscamos, y al tratarse de un envío dentro de la UE no pasará por aduanas.

centro clasificación aliexpress

Esto hace que a la hora de comprar debamos fijarnos si para el artículo que estamos interesados tenemos dicha posibilidad. Es posible que nos cueste un poco más, que, si nos lo envían directamente desde su país de origen, pero posiblemente nos pueda merecer la pena. Por ejemplo, está AliExpress Plaza, que vende directamente desde España con los productos almacenados aquí, con envíos rápidos y por supuesto, sin riesgo de aduanas. Además, en términos de garantía también saldremos beneficiados pues dispondremos de 3 años desde la recepción del producto. Igualmente, no será necesario tener que enviarlo al extranjero en caso de reparación. Si compramos directamente a China la garantía es de solo 1 año y si en caso de reparación debemos hacernos cargo de los costes de envío a China.

 

Peso del pedido

Otro punto importante que nos puede ayudar a evitar las aduanas cuando compramos en el extranjero es el peso del paquete. Hay que tener en cuenta que muchas veces se asocian los términos de pesado y voluminoso con un precio elevado. Por tanto, es probable que un paquete pesado pueda llamar la atención del agente aduanero, de manera que bloquee su paso para ser inspeccionado y comprobar que el contenido se ajusta a la cantidad pagada.

Por tanto, a la hora de comprar, debemos de evitar paquetes grandes con muchos productos en su interior que puedan aumentar demasiado su peso. Es mucho mejor hacer pedidos diferentes, y que cada uno llegue en su propio paquete, de manera que puedan pasar más desapercibidos.

 

Islas Canarias: un régimen fiscal diferente

Pese a que las Islas Canarias pertenecen a España y por ende a la Unión Europea, cuentan con un régimen fiscal diferente. Están exento de IVA y a cambio tienen un impuesto más bajo llamado IGIG. Esto hace que todas las compras que se realicen desde las islas tengan que pasar obligatoriamente por Aduanas y pagar el impuesto. Este papeleo también su coste, llamado DUA (Documento Único Aduanero) o despacho de Aduanas.

Para la entrada de bienes en Canarias existe el Impuesto Insular de Entrada de Mercancías (AIEM). Se trata de un arancel que varía según el tipo de artículo que se vaya a importar y que varía entre el 5 % y el 25 %. Desde enlace al BOE puedes consultar el porcentaje a aplicar en función del producto a comprar.

De esta forma, todos los envío Canarias son tratados como importaciones y hay que pagar un porcentaje de IGIC y arancel en función del valor del envío.

Si el remitente es empresa:

  • Menos de 22 €: no se aplica ni IGIC ni AIEM.
  • Si el valor es de más de 22 €, pero no supera o iguala los 150 €: no se aplica AIEM, pero sí un impuesto indicado en la clasificación arancelaria.
  • Para importes mayores de 150 €: se aplica un 2.5 % de arancel junto con el impuesto indicado en la clasificación arancelaria.

Si el remitente es particular:

  • Pedidos iguales o menores a 45 €: están exentos de impuestos y aranceles.
  • Para el resto: se aplica un 2.5 % del arancel y del impuesto indicado en la clasificación arancelaria.

Llegados a este punto, se acaba todo lo que teníamos que contarte sobre las aduanas y cómo intentar evitar tener que pagar impuestos en nuestras compras fuera de la Unión Europea. Para comprar de forma segura, sigue las ofertas que publicamos a diario en Topes de Gama. Solo publicamos ofertas tiendas más fiables, tanto locales como extranjeras, y siempre, con los mejores precios.

disclaimer
¡Sé el primero en comentar!