Según va pasando el tiempo va quedando claro que el mercado de los smartwatch está en un momento importante y, también, delicado punto de inflexión. Y, lo cierto, es que no pasa por su mejor momento ya que no se están dando grandes avances en apartados clave como, por ejemplo, la autonomía. Pues bien, hay noticias que no invitan precisamente al optimismo con los relojes inteligentes.

Si bien es cierto que algunas compañías tecnológicas, especialmente las que tienen un músculo financiero importante (y, entre otras cosas, el prestigio es una de sus búsquedas en el mercado) se mantienen firmes a la hora de lanzar nuevos smartwatch. Un ejemplo son Apple y Samsung. Pero no es menos cierto que otras empresas han dejado de mirar de forma clara a este segmento, y aquí encontramos a Motorola o Sony, por poner un ejemplo. Y es que, las ventas pese a la llegada de fabricantes tradicionales, no crecen como se esperaba.

Android Wear 2.0 ya es oficial, y llega con dos smartwatch de LG

Y esto se debe, entre otras razones, a que no han existido avances importantes en funcionalidad; no se han solucionado los problemas de autonomía (donde las pulseras inteligentes son un rival con el que, actualmente no pueden competir); y, además, los precios siguen sin invitar a que sea una compra masiva. Y, encima, se ve que hay compañías que deberían apostar más fuerte por los smartwatch y que, al menos sus últimos movimientos no van en esta dirección: un ejemplo es Google.

Armani lanzará sus propios smartwatch diseño del reloj

¿Qué pasa con Google y los smartwatch?

Pues lo primero es comentar que ya no es posible comprar relojes inteligentes con Android Wear en la tienda online de Google algo que sí se podía hacer hasta no hace mucho. Y, el movimiento, es sorprendente en cierta medida ya que el sistema operativo mencionado está creado por y para este tipo de dispositivos, por lo que se detecta cierta falta de apoyo en estos momentos (sin que exista riesgo de que se cancele el desarrollo, al menos que se sepa).

Esto tiene cierta explicación debido a que, por lo que parece, Google ha decidido que en su tienda sólo se venderán dispositivos hechos por ellos (Made by Google). Y, la verdad, es que tiene sentido el movimiento. Pero, entonces, viene la segunda parte: de ser así, lo normal es que si se apoya a los smartwatch, en la presentación de esta semana se anunciara alguno creado por ellos… y, esto, no ha ocurrido. Es más, ni una noticia al respecto y, evidentemente, esto hace que algunos –como es mi caso- veamos una falta de interés de la compañía de Mountain View, y esto no es precisamente bueno para dar la vuelta a la situación que está pasando.

Todo el peso para los “otros”

De esta forma, parece que se deja en manos de terceros la evolución de este mercado en lo que tiene que ver con el hardware, con compañías como LG que sí intentan tirar del carro. Pero, la verdad es que, si los desarrolladores de Android Wear realizan estos movimientos, precisamente confianza no se genera la verdad. Y, por lo tanto, la distancia con Apple o Samsung y su software propietario lo normal es que sea cada vez más grande –al menos sobre el papel-.

Samsung smartwatch

El caso, es que no abandonan el mercado los relojes con Android Wear, ya que en Amazon o diferentes tiendas (incluso físicas) no desaparecen, ni mucho menos. Pero lo conocido de Google y algunas otras compañías hace que se limite la confianza de los usuarios y, esto, es clave para que consiga una mayor cuota de mercado -lo que vendría acompañado de una inversión en mejora de prestaciones y hardware-. Al menos en mi opinión, ahora mismo resultan mucho más interesantes las pulseras inteligentes con pantalla, como de las que te hablamos en Topes de Gama, que los smartwatch. ¿Qué opináis vosotros?