Google no para con el ritmo establecido a la hora de desarrollar nuevas versiones de sus sistemas operativos. Y, un ejemplo de lo que decimos, es que la versión de prueba de Android Wear (el trabajo específicamente pensado para los smartwatch) basada en Oreo ya es una realidad. Eso sí, por ahora su compatibilidad es muy limitada.

Según ha anunciado la propia compañía de Mountain View, ya es posible probar la versión de Android Wear que utiliza el API 26, que es el propio de Oreo. Pero, eso sí, por el momento sólo los que tengan un LG Watch Sport son los que pueden proceder a la inscripción en el correspondiente programa que ha habilitado Google y, una vez se confirma la aceptación, se descarga una imagen instalaba de esta. Por cierto que, si se da uso al emulador de Android Wear que se incluye en su SDK, también es posible conocer las novedades que llegan con la nueva iteración.

Reloj LG Watch Sport

Actualización Android Wear sin grandes novedades

Lo cierto es que esto es así, no se debe espera un salto tan importante como con la llegada de Android Wear 2.0, ni mucho menos. Es más, la propia Google es la que se ha encargado de quitar algo de hierro al asunto ya que se ha indicado que dos serán los añadidos más importantes que se disfrutarán con la versión de su desarrollo basado en Oreo. Son los siguientes:

  • Optimización de las notificaciones: aparte de un mejor funcionamiento de estas, se incluye la opción de delimitar los canales que serán visibles en el smartwatch. Así, por ejemplo, en Twitter se podrá indicar en Android Wear si se ven tanto los nuevos mensajes directos como las novedades de la línea de tiempo.

Notificaciones Android Wear basado Oreo

  • Trabajo de aplicaciones en segundo plano: esto se limitará mucho, y los desarrolladores no podrán dejar residentes en memoria sus trabajos si no existe un aviso claro para el usuario. Esto busca que el funcionamiento del smartwatch sea el mejor posible (y no errático, como he comprobado que ocurre si se tienen muchos trabajos activos).

Llegada de la actualización de Android Wear

Por el momento Google no ha indicado cuándo será posible que la versión final comience su despliegue en los diferentes smartwatch que utilizan Android Wear y que serán compatibles. Eso sí, como no es una actualización no es realmente importante, sí que se ha dejado claro que esta será la única versión de prueba con Oreo que se lanzará antes de que la definitiva sea una realidad en el mercado. La verdad, es que este dato ya da una medida de lo que es posible esperar de la iteración.

Sea como fuere, y teniendo en cuenta que todavía hay una buena cantidad de relojes inteligentes que no han recibido la actualización a Android Wear 2.0, los tiempos que maneja Google para lanzar este sistema operativo -y, quizá también casi cualquier otro de los que desarrolla, a excepción hecha de Chrome OS-, debería ser mucho más lógicos y asumibles por los fabricantes que los utilizan. Ya que, como ocurre ahora, existe una gran fragmentación en el mercado y, como no, ese sentimiento de desactualización por parte de muchos usuarios que no es nada positivo.