Llevamos mucho tiempo esperando que Sony finalmente deje el diseño Omnibalance que tanto ha caracterizado sus dispositivos. El problema es que el diseño está obsoleto en pos de unos marcos frontales más finos. Se esperaba que las nuevas soluciones que se presenten en el MWC 2018 cuenten con este cambio y, ahora que se han filtrado las primeras imágenes del Sony Xperia XZ2  podemos confirmar este hecho.

Sí, a Sony le ha costado mucho deshacerse de ese diseño tan característico pero por fin desaparecerá. Bueno, realmente por lo que podemos ver, el diseño típico de los teléfonos del fabricante japonés se mantendrá, pero por lo menos han eliminado los marcos frontales ofreciendo unos dispositivos con pantalla infinita.

diseño del Sony Xperia XZ2

Sony Xperia XZ2 y Sony Xperia XZ2 Compact apostarán por los marcos mínimos

Como habréis podido ver en la imagen que encabeza estas líneas el Sony Xperia XZ2 contará con unos marcos frontales mínimos gracias a su pantalla en formato 18:9 que permite aprovechar al máximo el frontal del dispositivo.

Además una persona que ha estado probando tanto el Sony Xperia XZ2 como el Sony Xperia XZ2 Compact confirma que ambos dispositivos contarán con el mismo diseño. Lo mismo pasa con  el hardware, que será muy semejante.

¿Cambios de última hora en el diseño de los nuevos Sony Xperia? Parece que sí

Podemos ver que el Sony Xperia XZ2 contará con un cuerpo fabricado en aluminio y recubierto por los dos lados con una  capa de cristal templado que dotará al dispositivo de unos acabados  y un tacto muy premium.

En el caso del Sony Xperia XZ2 Compact, aunque cuente con el mismo diseño en este caso es  muy probable que tenga unos acabados en policarbonato, aunque habrá que esperar a la presentación de ambos terminales para confirmarlo.

Y es que la mayor diferencia entre el Sony Xperia XZ2 y la versión más reducida, además de sus acabados, lo podremos ver en su tamaño y poco más; mientras que el modelo de mayor tamaño cuenta con una pantalla de 5.7 pulgadas el Sony Xperia XZ2 Compact se queda en las 5 pulgadas de diagonal. Ambas pantallas serán de tipo LCD y contarán con una protección Corning Gorilla Glass.

Por lo demás son completamente iguales: ambos modelos apuestan por la joya de la  corona de Qualcomm: hablamos del procesador Snapdragon 845, el mismo SoC que montará una de las versiones del Samsung Galaxy S9. Se espera que ambos modelos cuenten con una cámara de 19 megapíxeles con apertura f/1.8  y posibilidad de grabar vídeos en calidad 4K, además de modo super cámara lenta a 960 fotogramas.