El regreso al mercado del Samsung Galaxy Fold es ya una realidad, ya que la compañía coreana ha confirmado de forma oficial que lanza de nuevo el dispositivo con cambios que le llevan a ser mucho más «redondo» que a principios de este año. La mayoría de las modificaciones tienen que ver con la fabricación, que ha sido muy mejorado.

Muchos de los elementos que forman el Samsung Galaxy Fold se mantienen imperturbables, como por ejemplo la pantalla Infinity Flex de resolución QXGA+ que tiene unas dimensiones de 7,3 pulgadas abierta –y, además, en la zona exterior no falta un panel Super AMOLED de 4,6” HD+. Si te preguntas por el procesador y la RAM de este modelo, la combinación es un Snapdragon 855 (el mismo que está dentro del Galaxy A90 5G) y 12 GB de RAM, lo que deja claro que este terminal tiene como claro objetivo ser parte de la gama alta de producto.

Diseño de la nueva versión del Samsung Galaxy Fold

Otras características que son importantes del terminal y que no han cambiado absolutamente nada son las que enumeramos a continuación:

  • Almacenamiento de 512 GB tipo UFS 3.0
  • Modelos LTE y 5G
  • Batería tipo dual de 4,380 mAh (modelo 5G 4.235 mAh)
  • Cámara principal: 12 + 16 + 12 MPx con estabilización óptica, zoom 2X y gran angular de 123 grados
  • Cámara dual delantera: 10 + 8 MPx
  • Cámara en la cubierta: 10 megapíxeles
  • Sensor de huellas integrado en el lateral y sonido estéreo
  • Dimensiones: 117,9 x 160,9 x 6,9 milímetros (62,8 x 16,9 x 15,7 cerrado)
  • Peso: 276 gramos
  • Sistema operativo: Android Pie

Samsung Galaxy S10 5G, más completo todavía

¿Dónde están los grandes cambios en esta nueva versión del Samsung Galaxy Fold?

Una de las acciones que ha realizado la firma coreana en el nuevo modelo es que la capa de protección que se incluye por encima de la pantalla Infinity Flex ahora es más grande y supera los biseles del dispositivo para aumentar la protección de este componente (y, evidentemente, deja claro que este elemento no hay que retirarlo al dar uso al smartphone). Aparte, se han añadido más opciones que aumenta la firmeza y durabilidad del terminal, como por ejemplo elementos –tapas- en la zona superior e inferior de la bisagra para que el uso sea mucho más seguro. Por cierto, el espacio entre este elemento y la carcasa también es menor.

Pantalla plegada en el Samsung Galaxy Fold

Pero Samsung no se he quedado sólo en esto en lo que tiene que ver con los cambios en la fabricación del dispositivo y que los usuarios no los ven. Un ejemplo de lo que decimos son finas capas de metálicas por debajo de la pantalla para asegurar su firmeza y evitar protuberancias extrañas por la utilización. Por lo tanto, parece que se han tomado bastantes medidas para que el funcionamiento del Samsung Galaxy Fold sea el esperado.

Finalmente hay que decir que en lo que tiene que ver con la capa que va por encima de Android se han integrado mejoras en la compatibilidad con aplicaciones de terceros con el objetivo que la experiencia de uso sea mucho mejor. La disponibilidad de esta nueva versión del Samsung Galaxy Fold se sitúa en el mes de octubre.

Los mejores teléfonos que hemos probado en Topes de Gama