Una de las mayores filtraciones se han producido con el smartphone Google Pixel 3 XL como protagonista se ha dado a conocer en el día de hoy. Estas tienen que ver con el diseño que tendrá el dispositivo que será presentado este otoño, y tal es la calidad y cantidad de las fotos publicadas que no se ha dejado por mostrar de su parte frontal y trasera.

La información llega con varias imágenes en las que se puede ver al Google Pixel 3 XL mostrando sus líneas desde diferentes ángulos y, lo mejor de todo, es que las fotografías son supuestamente reales, por lo que todos y cada uno de los detalles que aparecen dejan claras las intenciones que tiene la compañía de Mountain View con su futuro terminal de pantalla grande. Por cierto, de nuevo aparece el notch en la pantalla del dispositivo, con unas dimensiones que a nuestro juicio son excesivas -y que puede que a más de uno no le gusta en exceso-.

El Google Pixel 3 XL aparece en una imagen mostrando su gigantesco notch

Al contrario de lo que ocurrió con el modelo al que sustituye en el mercado, el Google Pixel 3 XL llega con acabado en la parte trasera de cristal, por lo que es más que probable que este modelo añada carga inalámbrica entre las novedades que ofrecerá. Por cierto,muy llamativo que el botón de encendido tenga una tonalidad diferente al resto de la carcasa para identificar de forma adecuada (aunque, esto, con una funda será algo inapreciable). Un detalle adicional de estos elementos: sus distribución y forma no varía un ápice respecto al Pixel 2 XL.

Las cámaras que se ven en las fotos del Google Pixel 3 XL

Pues si las imágenes son reales, como todo parece indicar, Google tiene la intención de mantener su apuesta por un único sensor en la parte posterior. Esto lo diferenciará con el resto de los modelos de gama alta, y veremos si se da un paso evolutivo en la ya buena calidad de las fotos que se hacen con el modelo actual que hay en el mercado. Por el contrario, dos serán los elementos frontales, ya que espacio hay de sobra para ello en el Google Pixel 3 XL.

Estéticamente hay cambios mejores en el Google Pixel 3 XL, como por ejemplo que los bordes y esquinas son más suaves, y que el grosor se ha reducido para ofrecer un aspecto más atractivo. Y, todo ello, con una pantalla que aprovecha muy bien la parte frontal y que todo apunta que tendrá unas dimensiones de 6,7 pulgadas (está por ver si es OLED o, finalmente, se da el salto a AMOLED). Por cierto, como se ve a continuación en el contenido de la caja del terminal en unas imágenes adicionales que se han publicado, se ve que se incluye unos auriculares Pixel Buds y que no faltaran varios adaptadores USB tipo C para que nos e tengan problemas de uso.

Contenido de la caja en la que llega el Google Pixel 3 XL

Lo cierto es que el diseño del Google Pixel 3 XL, por alguno de los detalles comentados, puede ser de esos que enamoran con sólo verlo o de los que se odian de forma radical. ¿Cuál de las dos opciones es en la que encajas tú?

Google Pixel 3: se utilizará exclusivamente con gestos