A la espera de que se anunciado el Samsung Galaxy A5 2018, y el resto de esta gama de producto, se van conociendo algunos detalles de las opciones que este modelo ofrecerá cuando se ponga a la venta el año que viene. Un ejemplo es el procesador que integrará y que, como no podía ser de otra forma, será un Exynos de fabricación propia.

Concretamente, el SoC que se apunta para el Samsung Galaxy A5 2018 es el Exynos 9610, un modelo que se anunciará antes de que acabe el 2017, y del que se han conocido algunos detalles que vienen a corregir lo que hasta el momento se esperaba que ofrecería el componente del que hablamos. Y, lo cierto, es que las perspectivas no pueden ser mejores.

Proesador Exynos 8855 de la serie 9

El Exynos 9610 del Samsung Galaxy A5 2018

Pues, por lo que parece, su capacidad estará muy cercana a la que ofrece el componente que actualmente utilizan el Samsung Galaxy S8 o el Galaxy Note 8. Por lo tanto, se demuestra que la importancia que le da la compañía coreana a la gama media/premium es cada vez mayor -lo que corresponde, evidentemente, con su ventas cada vez mayores-. Un ejemplo de lo que decimos es que este elemento utilizará una tecnología de fabricación de 10 nanómetros y, en principio, superaría sin excesivos problemas al Snapdragon 660.

Así es el accesorio Samsung DeX Station

En el interior del procesador del Samsung Galaxy A5 2018, existirán ocho núcleos que trabajarán a una frecuencia máxima de 2,4 GHz y que son compatibles con arquitectura de 64 bits (Cortex-A73 cuatro de ellos y Cortex-A53 el resto). La GPU, por su parte, sería una Mali-G71 MP20, por lo que hablamos de un componente que no tendrá precisamente problemas con los juegos más exigentes. Vamos, que no habría dificultad alguna para que este smartphone utilice el accesorio DeX, por poner un ejemplo, ya que la RAM será, cuando menos de 4 GB.

Samsung Galaxy A5 2017

Los modelos menos potentes de la gama Galaxy A 2018

Según los datos que se han conocido en la fuente de la información, los modelos menos avanzados de esta gama de producto, como por ejemplo los Galaxy A3 2018 o el Galaxy A7 2018, el procesador que utilizarán será un Exynos 7885. Por lo tanto, también ofrecerán un salto cualitativo importante, pero no tanto como el del Samsung Galaxy A5 2018.

Este elemento, con tecnología de fabricación FinFET de 14 nm y con ocho núcleos, será más que suficiente para que el rendimiento sea, al menos, adecuado. Lo que es evidente es que la puesta de la firma coreana por la gama media es cada vez más importante, y que el atractivo del Samsung Galaxy A5 2018 es innegable si finalmente llega con el procesador que indicamos.