Mejorar la movilidad urbana es uno de los grandes objetivos en la actualidad. Algunos apuestan por aumentar el número de túneles, como por ejemplo Elon Musk, y, otros, por los taxis voladores. En este último grupo está la compañía Boeing, que ha mostrado cómo espera que sean sus modelos destinados a las ciudades.

Lo cierto es que los taxis voladores son una buena opción para conseguir descongestionar las ciudades, ya que se daría uso a una espacio aéreo que por ahora no está tan masificado como el de tierra. Y, además, las diferentes opciones que se van conociendo hablan de medios de transporte que serían bastante limpios en lo que tiene que ver con la energía que utilizan. Por lo tanto, la llegada de Boeing parece lógica para competir con otras compañías como por ejemplo Uber.

Nissan lanza una flota de taxis autónomos en Japón

Pero esta firma norteamericana ha buscado un socio para ofrecer las máximas garantías a la hora de lanzar su producto, que permitirá llevar de un punto a otro a los pasajeros de una forma rápida. Este no es otro que Kitty Hawk, una empresa que llega con el soporte de Larry Page (uno de los fundadores de Google), que cuenta con una amplia experiencia importante en lo que tiene que ver con el desarrollo urbano y autónomo –e, incluso, ha desarrollado un par de aviones de pequeñas dimensiones no hace mucho con bastante éxito y que todo apunta que estos serán la base de lo que lance Boeing, algo que ha sido clave en el acuerdo-.

Logotipo de Boeing

Dos modelos de taxis voladores con energía eléctrica

Pues esta parece que será la apuesta final, y cada uno de ellos nacerá desde los aviones que Kitty Hawk lanzó hace unos años: Flyer y Cora. El primero llega con un juego de diez rotores que le permiten despegar y aterrizar con sencillez en prácticamente cualquier lugar. El modelo en el que trabaja Boeing podrá alcanzar los 160 kilómetros por hora y es monoplaza. Por lo tanto, lo normal sería que este taxi fuera autónomo.

Avión eléctrico Kitty Hawk Flyer

El segundo sería un modelo más grande, ya que serán dos las plazas que ofrecerá y, en este caso, la cantidad  de rotores será de doce. Su velocidad se quedará en los 150 Km/h, y el despegue en vertical también será una opción. Ambos taxis voladores utilizarán energía eléctrica para respetar el medio ambiente y podrán recorrer una distancia de hasta 95 kilómetros, más que suficiente para prestar servicio en las ciudades.

Avión eléctrico Kitty Hawk Cora

Por lo tanto, la llegada al este mercado de Boeing (algo que ya anunció Airbus uno de sus grandes rivales) no hace más que confirmar que los taxis voladores serán parte esencial en el fueron la ciudades. Y, por lo tanto, como ya es habitual la realidad casi siempre iguala a la ciencia ficción y un ejemplo es esta forma de transporte para las ciudades. ¿Os parece esta una buena solución?

Uber Air: llegan los taxis a los cielos… en el 2020