Los coches eléctricos se han convertido en los últimos años en la gran punta de lanza de los movimientos que abogan por terminar con la era del uso de combustibles fósiles. Y en esta lucha Tesla lleva la delantera a sus competidores, aunque cada vez menos. Como en el caso del Nio ES8, el SUV eléctrico que cuesta la mitad que el Tesla Model X.

Aunque Tesla es el líder indiscutible entre los fabricantes de coches eléctricos, todavía muchas dudas se ciernen entorno a su viabilidad como empresa. Sobre todo en su capacidad para poder hacer frente a la enorme demanda de la que ya disfrutan sus vehículos.

China ya tiene su alternativa económica al Tesla Model X

Nio es una startup china que se ha decidido a convertirse en la alternativa oriental al dominio del mercado del coche eléctrico que está ejerciendo Tesla en la actualidad. Y lo hace al calor de las medidas que está tomando el gobierno chino para fomentar el uso de estos vehículos y de su compra, como parte de la solución a los graves problemas de polución que están viviendo el país asiático, uno de los más contaminados del mundo.

Tesla Model X

Pues bien, aunque es un modelo que ya se conocía, ha sido este fin de semana cuando se ha puesto a la venta en China el Nio ES8, un SUV eléctrico que competirá directamente en China con el Tesla Model X. Este nuevo modelo chino ofrece una aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 4,4 segundos, mientras que la compañía quiere impulsar sus ventas y el uso de estos vehículos con un sistema de cambio de baterías prácticamente instantáneo que supondrá que la recarga de la batería se complete en sólo dos o tres minutos.

Nio ES8

Pero sin duda el aspecto más interesante, además de su atractivo aspecto, espacio para siete plazas y propulsión eléctrica, es que cuesta la mitad que un Tesla Model X. El vehículo con puertas de alas de gaviota de Tesla tiene un precio en china de 126,470 dólares, mientras que este nuevo Nio ES8, que también es completamente eléctrico, tiene un precio en el país asiático de sólo 67,765 dólares, lo que supone la mitad de la inversión necesaria para hacerse con el Tesla Model X. Sin duda China es la mayor amenaza para el crecimiento de Tesla, que en breve comenzará a construir también en aquel país para ganar en competitividad en el mercado eléctrico más importante del mundo.