Esto es todo lo que no sabías de desmontar una cafetera Nespresso

Esto es todo lo que no sabías de desmontar una cafetera Nespresso

Carol Álvarez

Desmontar la cafetera Nespresso se ha convertido en una necesidad entre aquellos que quieren limpiar a fondo. Más allá de que seas un manitas de la tecnología, ¿qué puede suceder si la desmontas estando en garantía? ¿Es mejor llamar al servicio técnico?

Hay quienes se animan a desmontar las cafeteras Nespresso, sobre todo si son de cápsulas. Pero antes de ponerte manos a la obra, hay algunos secretos que no te han contado y que deberías saber para no jugártela a la primera.

Puedes anular la garantía

Antes de que te animes a desmontar tu cafetera Nespresso, ten en cuenta que puede tener efectos fatales. Aunque creas que puedes hacerlo siguiendo unas instrucciones, piensa en que puedes anular la garantía. La mayoría de los fabricantes invalidan cualquier cobertura si la desmontas o reparas por ti mismo. Y lo mismo ocurre si la llevas a un taller no relacionado con la marca. Las cafeteras Nespresso tienen garantía para cubrir los defectos de fabricación y algún problema técnico durante un tiempo determinado. Así que si tocarla puede ser lo menos adecuado.

Lo mejor es revisar si la cafetera se encuentra dentro del período de garantía y contactar con el servicio técnico oficial antes de desmontarla por tu cuenta. Si no te la recogen en casa, es probable que un técnico te asista online para darte las instrucciones necesarias para arreglarla.

También hay que pensar en que manipularla de manera incorrecta al desmontarla puede generar daños irreversibles de manera interna. Si te olvidas de colocar una pieza o se rompe, es probable que la máquina no vuelva a funcionar y no puedas pedir ayuda al servicio técnico. Por supuesto, más allá de que no funcione, también corres el riesgo de sufrir alguna lesión si no la has desconectado previamente.

desmontar cafetera nespresso

Límpiala en profundidad

Aun así, desmontar una cafetera Nespresso es interesante por varias razones. Si ya han pasado varios años y la garantía está caducada, puedes aprovechar para hacerle una limpieza profunda. Esto eliminará cualquier residuo acumulado, como café, cal o bacterias. Además, al limpiar a fondo se reducen las obstrucciones por la presión del agua y te sabrá mucho mejor.

También hay quien se anima a desmontarla para saber si hay alguna pieza dañada y sustituirla. Ten en cuenta que no todos saben cómo funciona una cafetera por dentro, así que conocer su interior puede ayudar a identificar si huele a quemado, sabe mal el café o no sale el agua caliente. Evidentemente, si la limpiamos, podremos aumentar su vida útil y no hará falta que renovemos la cafetera cada poco tiempo.

Incluso, si eres arriesgado y te gusta personalizar tus máquinas, puedes buscar cómo cambiar la presión del agua, la temperatura o los filtros para que el café sepa mejor. Esto solo se recomienda si eres un experto y conoces cómo hacerlo. En cambio, podrías acabar rompiendo tu máquina de café favorita para siempre. Por supuesto, se recomienda usar herramientas especializadas y seguir las instrucciones del fabricante para evitar romperla por completo.

¡Sé el primero en comentar!