Xiaomi vuelve a la carga en uno de los sectores donde más competitiva se muestra, como es el de los televisores. Lejos de poder competir con gigantes como Samsung o LG, Xiaomi libra la batalla de las televisiones en el terreno del precio. Repasamos las características del nuevo televisor Xiaomi Mi TV 4A de 50″.

Una Xiaomi que en el terreno de los móviles ha sufrido un importante traspiés tras la paralización de la actualización a Android 8 Oreo del Xiaomi Mi A1, su terminal más popular, por sus mucho fallos. Una actualización que se ha vuelto a reactivar hace unas horas.

Características de la nueva Xiaomi Mi TV 4A de 50″

No es ni mucho menos la primera televisión que lanza Xiaomi al mercado, y en este caso hace lo propio con un nuevo modelo con pantalla de 50″, de las más grandes con las que cuenta la marca. La nueva Xiaomi Mi TV 4A es una vieja conocida, ya que cuenta en el mercado chino con otros cinco modelos, de 32”, 43”, 49”, 55” y 65”, por lo que este modelo de 50 ” se convierte en el sexto de toda la gama.

Xiaomi Mi TV 4A de 50"

Este nuevo televisor cuenta con un panel de resolución 4K (3840 x 2160) píxeles UHD. La tasa de refresco es de 60Hz, mientras que es compatible con HDR10+. También tiene soporte para Dolby Audio y dtsHD. Al tratarse de una Smart TV en toda regla, este nuevo televisor cuenta con numeroso contenido, eso sí, como se lanza en China, dirigido al público del país oriental. Una de las funciones más interesantes es que si contamos con otros productos conectados de la firma china, podremos controlarlos desde la misma televisión.

Xiaomi Mi TV 4A de 50"

Este televisor de 50″ cuenta con tres puertos HDMI, dos puertos USB, entrada de AV, puerto ethernet y S/PDIF. Además integra 2GB de memoria RAM y un almacenamiento interno de 8GB, junto a un procesador Amlogic L962 de cuatro núcleos. También ofrece conectividad bluetooth 4.2, gracias a la cual podemos sincronizar un ratón o teclado para mejorar la experiencia de uso. Este nuevo modelo de 50″ se pone a la venta en China desde el 23 de enero. Y como siempre el precio es uno de los grandes atractivos, ya que sólo cuesta 303 euros al cambio. Una vez más habrá que recurrir a la importación para disfrutar de este televisor, algo que por otro lado es muy arriesgado, si tenemos en cuenta que sus contenidos están orientados a los gustos de aquel país.