La plataforma de contenidos bajo demanda tiene un grave problema. Hasta ahora, Netflix dominaba el mercado con puño de hierro. Sí, tenía rivales como HBO o Amazon Prime Video, pero son competidores que están un par de escalones por debajo del gigante del sector. Pero, la llegada de Disney+, con un catálogo cada vez más interesado, sumado a Apple TV+ hace que las tornas estén cambiando. Y la gran N quiere tomar cartas sobre el asunto.

Es un hecho que el estándar HDR es el futuro de los contenidos multimedia. Hablamos de un formato que mejora notablemente la calidad de cualquier película o serie. ¿El motivo? Ofrece un mejor porcentaje de color visible para el ojo humano, cuenta con niveles de luminosidad más altos (consiguiendo que los negros sean más puros y los blancos más blancos), consiguiendo en líneas generales una experiencia increíble. Y la plataforma decontenidos bajo de manda lo sabe.

Actualmente hay una guerra entre el HDR10+ y Dolby Vision para gobernar dentro del sector. Dolby Vision es un estándar HDR realmente conseguido. El problema es que hay que pagar licencia para utilizarlo. Por el contrario, HDR10+ es un proyecto de Samsung y Amazon para ofrecer una alternativa gratuita que, día a día, gana un mayor número de adeptos. Y luego está el HDR convencional, que cualquier televisor inteligente de 2017 en adelante tiene integrado dentro de sus funcionalidades. Aquí es donde entra Netflix.

estándar HDR

Netflix pide a sus cineastas que todos los nuevos contenidos sean con soporte HDR

Sí, la plataforma de vídeos bajo demanda quiere dar un nuevo salto de calidad. Y considera que el HDR es el futuro. Por este motivo, se ha puesto en contacto con todos los directores que trabajan para Netflix haciendo películas y series para darles una nueva directiva: a partir de ahora todos los nuevos contenidos deberán soportar este estándar.

Una imposición que ha pillado por sorpresa a muchos directores. Principalmente porque, a la hora de programar la grabación de una película o el capítulo de una serie, se ha de tener en cuenta este detalle antes de empezar. Y parece que va a fastidiar los planes a más de uno. De todas formas, tal y como ha comentado más de un cineasta, es una imposición que va a beneficiar bastante al usuario final.

Es un hecho que el estándar HDR necesita un empujón. Aunque está demostrado que mejora notablemente la calidad de cualquier contenido, siguen llegando demasiadas series y películas sin esta tecnología que permite disfrutar de una experiencia visual espectacular. Y, con esta nueva norma de Netflix, parece que los próximos meses van a ser muy interesante para los suscriptores del servicio.