Lleva unos días muy activa HTC en lo que tiene que ver con la realidad virtual. Hace muy poco so anunciadnos la llegada de unas gafas independientes que buscan dar respuesta a las Oculus Go de Facebook. Hoy, lo que se ha conocido es un dispositivo que permite añadir accesorios a las Vive de la compañía taiwanesa. Su nombre es Vive Tracker.

Este nuevo dispositivo es elemento que reconoce los movimientos, por lo que se convierte en un accesorio de lo más útil para las HTC Vive, ya que es posible aprovechar al máximo estas con los juegos, por poner un ejemplo. Pero Vive Tracker no es un elemento que funcione de forma independiente, ya que necesita de otro elemento que le dé sentido para que el usuario se sienta cómodo al dar uso.

HTC Vive Focus, así son estas nuevas gafas de realidad virtual

Una de las curiosidades de Vive Tracker es que es posible ponerlo y quitarlo de otros accesorios, que son los que se adaptan al juego en cuestión (o software que se utiliza). Nos explicamos: si se está jugando al béisbol, es posible colocar de forma sencilla y seguro al sensor en un bate, lo que aporta más realismo… pero mucho ojo a la hora de ir a matar alienígenas, no sea que se tenga una desgracia si uno se sumerge en exceso en la ambientación. Evidentemente, la comunicación con las HTC Vive es inalámbrica para que la libertad se ala mayor posible.

Ampliar las posibilidades con Vive Tracker

Evidentemente, es posible utilizar este accesorio con elemento reales, donde el propio cuerpo del usuario será una opción, pero no faltarán conjuntos en los que se aportarán opciones adicionales además de incluir en el propio Vive Tracker. Así, por ejemplo, se he confirmado la llegada de dos packs -disponibles para reserva desde el día de hoy- que incluyen una raqueta de reducidas dimensiones y una pequeña pistola Hyper Blaster (con ellos, se aportarán seis juegos donde poder dar uso al conjunto). El precio de ambos es de 149,99 dólares –126 euros al cambio- y, la llegada efectiva al mercado, será mediados de diciembre.

Packs de Vive Tracker

Si la opción que deseas conseguir es la de sólo comprar las Vive Tracker, lo que tendrás que pagar por cada una de ellas es 99,99 dólares (85 euros), por lo que no son especialmente baratos, pero tampoco lo más caro que hemos visto. Por cierto, que se pueden conseguir unas pulseras flexibles con velcro para poder adaptar los sensores a diferentes cosas –un par de ellas cuestan 22 €-, como por ejemplo las manos. Eso sí, el diseño utilizado es cualquier cosa menos bonito. Pero, como se tendrán puestas las gafas HTC Vive al utilizar el accesorio, este precisamente no es un problema.