De ser una idea irrealizable a convertirse en un rumor y, poco a poco, en una realidad tan tangible que ya casi casi es oficial. El smartphone plegable es uno de los objetivos de Samsung para el 2019. Y según los últimos datos, habrá dos modelos con pantallas distintas. ¿Rumorología? No es eso lo que dice la foto de perfil que Samsung acaba de colocarse en su Twitter esta semana sin duda.

Durante todo 2017, uno de los rumores que más insistentemente empezó a sonar en el mundo de los smartphones fue el de que Samsung estaba manos a la obra con su primer teléfono plegable. Ojo, de pantalla flexible doblable, que no como ese ZTE Axon M que era en realidad dos móviles unidos por bisagras. En realidad, la marca coreana lleva desde que presentó el concepto en este vídeo de 2014 centrada en hacerlo posible. Y ahora que los diseños de pantalla infinita ya casi componen el 100% de la superficie frontal de los terminales, y de que existen cosas como el reconocimiento facial y el lector de huella bajo pantalla que permiten suprimir botones físicos en el aparato, parece que Samsung está cada vez más cerca de mostrar al bautizado en las redes ‘leakster’ como Galaxy X.

Dos modelos y dos pantallas distintas

Para ir desechando ya eso de que sólo hay datos provenientes de rumores, la primera gran fuente la tenemos en un registro hecho hace justo ayer domingo en la USPTO, la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos, en la que hay una petición de registro de un dispositivo llamado Samsung Infinity FLEX, perteneciente a la categoría de de smartphones y pantallas de móviles. El nombre de Flex ya es un indicativo bastante claro, aunque aún así sorprende ver que Samsung ha solicitado dos nombres y no uno solo: Samsung Infinity-O e Infinity-U, correspondientes a dos modelos diferentes.

Infinity-O, con el número de modelo SM-F900F, sería un modelo de smartphone flexible en el que la pantalla se podrá enrollar sobre sí misma; Infinity-U, de nomenclatura SM-F900N, sería un móvil con un panel capaz de doblarse en forma de U y luego extenderse. Estos modelos parece que serán dirigidos a diferentes mercados de todo el mundo, y que montarían pantallas OLED de 4,6 pulgadas capaces de ser extendidas en modo tablet a 7,29’’, con una batería de 3.000 mAh y 512GB de espacio interno. Como vemos, terminales de tecnología punta cuyo precio no será precisamente barato.

Doblando la S

Pero la pista más definitiva y ‘sutil’ sobre los teléfonos flexibles de Samsung la hemos visto justo al abrir Twitter hoy, porque si uno va a la cuenta oficial de Samsung, podrá ver que los administradores han cambiado la foto de perfil, colocando una imagen en la que aparece el nombre de Samsung plegándose sobre sí mismo. De momento todo es un secreto alrededor de estos dispositivos, pero se espera que entren en producción masiva el próximo diciembre, con una presentación oficial que podría ser o para el CES 2019 de Las Vegas -el primer evento de Tecnología del año que se celebra cada enero-, o directamente en el MWC 2019 de febrero.

  • Alberto

    Esta noticia es de agosto, estamos en noviembre y no tiene fecha de salida aun la actualización que mencionan aquí, se nota bastante que había interés de vender el terminal, no me malinterpreten, me gusta, lo compre en su dia, pero conforme voy van publicando estas cosas se les nota que reciben dinero para publicar “notas” y “filtraciones”.