Una vez que el Nokia 8 ya es toda una realidad en el mercado, ya se ha comenzado a conocer algunas informaciones de lo que ofrecerá el modelo superior que HMD Global lanzará posiblemente antes de que finalice 2017. Hablamos del Nokia 9, un dispositivo del que se ha conocido su diseño debido a una imagen que se ha publicado.

Lo cierto es que en el nuevo Nokia 9 se espera un salto evolutivo importante, especialmente en lo que tiene que ver con el diseño que, si todo se confirma, competiría con los smartphones más llamativos del mercado, como puede ser el Samsung Galaxy S8. Y es que, por ejemplo, la pantalla OLED del terminal del que hablamos de un acabado curvado -3D Glass- y que ofrecerá un aprovechamiento frontal muy grande, por lo que se intenta dar respuesta a la Pantalla Infinita, siguiendo con el ejemplo antes mencionado.

Por cierto, que habrá una amplia gama de colores -como por ejemplo el azul-, que se precisamente el que se puede ver en la imagen que dejamos a continuación (y que, evidentemente, es la que muestra el diseño que tendrá el Nokia 9). El caso es que el frontal se va muy atractivo, mucho más que cualquier otro modelo que ha lanzado HMD Global con la marca finlandesa y, también, se aprecia que se mantiene el uso del sistema operativo Android sin apenas modificaciones.

Posible diseño del Nokia 9

Trasera y hardware del Nokia 9

La imagen en la que se ve la parte posterior del terminal muestra algunos detalles interesantes que se deben tener en cuenta. El primero es que, debido a disposición de la pantalla, el lector de huellas está colocado en la parte trasera, lo que en un principio -y si se ha cuidado la ubicación exacta- puede favorecerá al uso (el caso, es que abandona el frontal, como en los modelos anteriores de Nokia). Aparte, se ve claramente que el Nokia 9 incluye una cámara principal con dos sensores firmados por Carl Zeiss, por lo que se mantiene la colaboración y veremos la calidad de las fotos que es capaz de hacer.

Lente ZEISS en teléfono de Nokia

En lo que tiene que ver con el hardware principal que será integrado en el smartphone, el procesador será un viejo conocido al que no le alta potencia: un Qualcomm Snapdragon 835, por lo que en principio no se tendrá problema alguno a la hora de ejecutar aplicaciones. Aparte, se espera que existan dos variantes del Nokia 9, una con 6 GB y, la otra con dos más, alcanzado los ocho gigas. Otras opciones que se esperan según la fuente de la información son la inclusión de protección frente al agua y polvo (IP68), probablemente reconocimiento de iris, y el almacenamiento e establecerá en 128 GB. Su potencial precios se sitúa en los 749 euros, aunque esto no está confirmado claro.