Poco a poco se acerca el momento en el que la nueva gama de smartphones Google Pixel 4 será anunciada (con Android Q en su interior). Estos llegan con el objetivo de competir con dispositivos como por ejemplo el Samsung Galaxy Note 10 y se han publicado varias de las características que ofrecerán.

Algunos de los detalles que serán parte de esta nueva gama de producto ya son oficiales, como por ejemplo parte de su diseño e, incluso, que la cámara frontal de los Google Pixel 4 incluirá la tecnología Soli de reconocimiento que posibilitará el uso del terminal mediante gestos. Pero, ahora, se han publicado algunos de los componentes que serán parte de los dos smartphones que prepara la compañía de Mountain View y que todo apunta que serán anunciados a principios de este otoño.

Diseño oficial de los Google Pixel 4

Así, por ejemplo, se ha conocido que las pantallas, tipo OLED, que ofrecerá cada uno de los dos modelos que compondrán la nueva gama de producto serán las siguientes: 5,7 pulgadas para el Google Pixel 4, mientras que el modelo Pixel 4 XL tendrá un panel de 6,3 pulgadas. La resolución, por cierto, será Full HD+ y QHD+, respectivamente. Un detalle muy interesante en este componente es que la frecuencia que ofrecerá es de 90 Hz, por lo que la experiencia visual será muy buena, incluso con los juegos.

¿Vale la pena comprar el Google Pixel 3a y Pixel 3a XL?

Este será parte del hardware de los Google Pixel 4

Si hay algo que está realmente claro es que los nuevos dispositivos contarán con el procesador Snapdragon 855, que es el más potente que actualmente ofrece Qualcomm para el mercado de los smartphones. Además, los dos componentes de la gama Google Pixel 4 tendrá 6 GB de RAM, la primera vez que ocurre esto en un terminal móvil de la firma norteamericana. También es importante que se podrán comprar con 64 o 128 gigas de almacenamiento (como siempre, no ofrecerá compatibilidad con la ampliación mediantre tarjetas de memoria).

Donde sí que habrá diferencias entre las dos versiones de Google Pixel 4, es en lo referente a la carga de la batería, algo lógico ya que las dimensiones de la pantalla –y, por extensión, del smartphone- son diferentes. El modelo más pequeño contará con un amperaje de 2.800 mAh (algo sorprendente, ya que incluso es menos que lo ofrecido por el Pixel 3). Por su parte, el terminal más voluminoso contará con un componente con 3.700 mAh siendo en este caso mayor que lo ofrecido en el modelo al que sustituye en el mercado. Por cierto, el chip Titán de seguridad no faltará en ambos teléfonos.

Un detalle final: se confirma que los dos modelos de la gama Google Pixel 4 llegarán con cámara trasera con dos sensores (de 12 + 16 megapíxeles, siendo el segundo utilizado como teleobjetivo). La verdad es que se apuntan buenas maneras, es cierto, pero habrá que ver cómo es el diseño final de estos dispositivos y si la experiencia de uso es la adecuada. ¿Qué os parece lo que se ha conocido? ¿Podrán competir estos teléfonos con los mejores del mercado?

Los mejores smartphones que hemos probado en Topes de Gama