Esta mañana nos hemos despertado con una nueva polémica de Apple. No, esta vez la firma de la manzana mordida no ha ignorado un fallo de seguridad, pero Facebook ha pagado a usuarios de dispositivos iOS a cambio de espiarles. Y parece que a Tim Cook no le ha hecho demasiada gracia la intromisión de la compañía.

Según parece esta práctica viola las políticas de privacidad de Apple, debido a que esta información permite descifrar y analizar la actividad en un iPhone. Por este motivo el fabricante americano no ha tardado en atacar, y donde más le iba a doler a Facebook.

Los próximos auriculares de Apple podrían ser más inteligentes que nunca

Y es que ahora la compañía de Mark Zuckerberg ya no podrá probar las aplicaciones que tenga planeado lanzar al mercado de forma interna ya que Apple le ha quitado la membresía al programa de de empresa desarrolladora de aplicaciones.

Facebook en un iPhone de Apple

Ahora Facebook, WhatsApp e Instagram deberán pasar por la criba de App Store

Las empresas que están adscritas a este programa pueden probar aplicaciones de forma interna sin tener que pasar el censo de la App Store. Esto, ¿qué significa? que antes de lanzar una actualización, los empleados podían testear en sus iPhone las novedades que llegarían a las diferentes aplicaciones que pretendían actualizar para ver que todo funciona de forma correcta.

Pero tras este veto la cosa cambia, y mucho: Apple revisará cualquier aplicación que pruebe la compañía de Mark Zuckerberg, aunque finalmente no llegue al mercado. Y esto retrasará cualquier actualización que realicen a cualquiera de los servicios que se actualicen dentro del ecosistema de apps propiedad de Facebook, entre las que se encuentran pesos pesados como Instagram o WhatsApp.

Una terrible noticia para Facebook que, si ya tenía la imagen deteriorada tras los últimos escándalos como el caso Cambridge Analytica, ahora la situación se pone peor. Y es que la actitud de la compañía americana lo único que está consiguiendo es que cada vez menos usuarios se fíen de esta red social en clara decadencia.

El número de usuarios de Facebook no para de decrecer, en parte por las grandes alternativas a esta red social, aunque la desconfianza generada en torno a este servicio también han influido de forma notoria. Y esta nueva polémica, que va a tener unas consecuencias desastrosas para la compañía de Mark Zuckerberg, solo hacen que confirmar la crónica de una muerte anunciada. ¿Será Apple quién ponga la puntilla definitiva al inicio del ocaso de Facebook?