Smartbands para hacer deporte: guía completa de compra

Smartbands para hacer deporte: guía completa de compra

John Fernández

A diferencia de los relojes inteligentes o smartwatches, las pulseras de actividad o smartbands son una opción mucho más asequible y menos aparatosa, pero, a la vez, igual de completa. El avance de la tecnología ha permitido compactar en dispositivos de lo más pequeños muchos sensores de rastreo, incluso GPS, buena batería, etcétera. Para convertir a estos pequeños relojes con forma alargada en el compañero perfecto para la práctica deportiva.

Una de las virtudes que ofrecen estos accesorios wearables es que son realmente cómodos en lo que tiene que ver con su utilización. Las razones para ello es que se lleven en la muñeca y, por lo tanto, no impiden el agarre de accesorios como pesas o el manillar de la bici estática. Además, su peso es muy leve, lo que las hace prácticamente imperceptibles.

Si estás buscando las mejores pulseras fitness para practicar cualquier tipo de deporte, aquí te vamos a detallar las mejores y las cuestiones que debes tener en cuenta primero. Las mejores pulseras de actividad física para colocar en tu muñeca. Para todos los gustos y bolsillos. Vamos a mostrarte pulseras de todos los precios, smartbands desde las más baratas a algunas un poco más caras, pero siempre cargadas de funcionalidades y utilidades para la práctica deportiva.

Qué debes tener en cuenta para comprar alguna de las smartbands

Lo primero de todo, antes de lanzarte a comprar una, es hacer un repaso general a las cuestiones imprescindibles con las que ha de contar (o no, depende de tus necesidades) estas pulseras:

  • GPS. Abordaremos la importancia del GPS más abajo, pero ten en cuenta que es la diferencia entre llevar el móvil y no llevarlo encima. Va buscando satélites automáticamente sin necesidad de que lo haga el móvil y te hará un seguimiento de los lugares por los que haces deporte para luego pasarlo automáticamente al móvil.
  • Bluetooth. Sí o sí. No cabe duda respecto a esta cuestión. Toda smartband que compremos debe llevar Bluetooth incorporado, es el requisito número 1. Si queremos hacer un seguimiento de la actividad deportiva, debe llevar Bluetooth para traspasar la información a tu smartphone. Que incluya, al menos, Bluetooth 4.2 o superior.
  • Autonomía. Todo depende del presupuesto, cuanto mayor sea, mayor autonomía dispondrá, y si tiene GPS, más sensores que utilicen batería… Pero lo mínimo exigible para asegurar una buena experiencia es que se llegue a la semana de uso habitual. De ser así, se está bastante satisfecho.
  • Resistencia al agua y al sudor. Entre los modos deportivos no pueden faltar aquellas actividades en el agua. Por ejemplo, nadar o bucear, tanto en piscinas como en aguas abiertas. Una característica indispensable que debe tener la smartband es que cuente con protección contra el agua. Si encuentras un modelo sin protección al agua, descártalo directamente. Cuando nos referimos al agua, la protección también engloba al sudor, por lo que es impensable que hagamos deporte y no sudemos. Eso quiere decir que, en caso de que nuestro cuerpo sude demasiado, la pulsera se acabará deteriorando. Encontramos tres calificaciones distintas que determinarán el nivel de protección al agua, y que deberemos elegir en función del deporte acuático que hagamos:
    • IP66: es resistente a salpicaduras.
    • IP67: sumergible a un metro de profundidad durante media hora aproximadamente.
    • IP68: sumergible a más profundidad y durante mayor tiempo.
  • Pantalla. La pantalla es uno de los elementos claves en este tipo de dispositivos, ya que es donde vamos a poder ver toda la información que nos facilitan. Según el tamaño de nuestra muñeca o nuestros propios gustos, tendremos que determinar si preferimos un modelo más compacto o uno que cuente con una pantalla de mayor tamaño. El brillo también es importante, sobre todo haces deporte al aire libre y no quieres tener problemas para ver la pantalla a plena luz del sol. Que tenga, al menos, 1.1 pulgadas para que no sea muy muy pequeña.
  • Funciones extra. Algunos de los modelos de pulseras deportivas tienen otras funciones añadidas, como la de poder reproducir música e incluso guardarla en la propia pulsera, para así no tener que volver a llevar el móvil encima. También pueden tener posibilidad de NFC para hacer pagos sin sacar la tarjeta, pero esto son dos funciones extra que tú valorarás si quieres, ya que no influyen para nada en la práctica deportiva.
  • Compatibilidad con Google Fit. Es un complemento ideal para la práctica deportiva que comparte los datos con la app de Google. Muchos deportistas utilizan la famosa app Google Fit que te permite hacer un rastreo completo de la actividad. Permite ver estadísticas, progresión, tipos de entrenamiento, etcétera. No deja de ser un complemento adicional con compatibilidad que algunas smartbands incluyen, y que no está de más.
  • Peso. Como máximo, que tenga un peso de unos 150 gramos, porque de lo contrario, lastrará tu muñeca a la hora de hacer deporte y será incómodo.
  • Modos deportivos. Como es natural, si estamos buscando pulseras para actividad deportiva, tendrán que incluir modos deportivos, ¿verdad? Lo ideal es que cuenten con los básicos, que son, entre ellos ciclismo, correr, gimnasio, atletismo y deportes de interior como el yoga o el pilates. Luego, cada pulsera y marca desarrollará más o menos modos específicos que, dependiendo del tipo de sensores que tengan, medirán con más o menos precisión el deporte que hagamos. Hay modelos con hasta 90 modos, como la de Samsung, pero realmente con una que mida los más básicos, podremos utilizarlos para otras variantes, como ciclismo, y luego ciclismo in-door o de montaña. Lo usual es que cuenten con al menos diez.
  • Sensores. Cobran especial relevancia en las smartbands. Son los que proporcionan todas las estadísticas y algoritmos relacionados con la medición de la salud. Has de saber que deberían contar con ellos, pero te los especificamos en otro apartado.
  • Compatibilidad. Habitualmente, todas ellas son compatibles con Android y con iOS. Eso sí, necesitarás una versión superior a Android 6 y modelos de iPhone 6 y posterior. Cada una suele utilizar su propia aplicación. Algunas de Amazfit y Xiaomi utilizan la misma, incluso. Utiliza la que más te guste, pues en ella verás reflejadas estadísticas, datos del deporte, mediciones…
  • Precio. La horquilla de precios se mueve entre los 20 y los 60 euros, aproximadamente. No son tan avanzados tecnológicamente como un smartwatch, así que todo lo que se mueva en esa horquilla, será lo correcto.

Sensores para la práctica deportiva en smartbands

Las pulseras de actividad emplean sensores y algoritmos para monitorizar y cuantificar los movimientos durante la práctica deportiva, algo que lleva implícito cierto grado de imprecisión. Lo habitual es encontrar pulseras de actividad que monitoricen actividades cotidianas como los pasos que damos a lo largo del día, horas de sueño, pulsaciones y estimación de calorías. También hay modelos que permiten registrar ciertas métricas relativas a actividades deportivas concretas, por lo que si practicamos un deporte con asiduidad.

Entre los sensores que podemos encontrar suelen contar con acelerómetros para medir pasos, giroscopios para determinar qué estamos haciendo (estamos sentados, de pie, en la bici…). Los más completos añaden monitor de ritmo cardiaco, GPS para hacer un seguimiento nuestra ubicación (de lo que hablaremos después), magnetómetro para detectar movimientos específicos, barómetro para detectar la altitud… En una breve lista, estos son los más sensores más completos:

  • Magnetómetro. Detectará los movimientos que hace la persona que lleve la pulsera y te indicará el modo deportivo más adecuado automáticamente. Te servirá para saber dónde estás y hacia dónde miras.
  • Barómetro. Ideal para montañistas o senderistas que suben altas latitudes, querremos medir el nivel de altitud y latitud a la que nos encontramos.
  • Acelerómetro. Mide la fuerza de aceleración, dirección, gravedad y orientación del dispositivo. Estaría bien que tenga al menos 3 ejes.
  • Brújula. Si sales mucho a la montaña el campo te vendrá bien saber dónde está el norte, sur, este u oeste, porque en caso de perderte, te podría salvar.
  • Ritmo cardíaco. Que sea capaz de medir la frecuencia cardíaca te ayudará a hacer un seguimiento por minutos de tu corazón y la intensidad a la que late.
  • Medidor de oxígeno o Sp02. Emite impulsos de luz a través de la piel para saber el color de la sangre y cómo varía a medida que lo hace el corazón para calcular tu nivel de oxígeno, indicado en porcentaje (idealmente entre el 95% y el 100%).

El GPS en smartbands: importante depende de para qué

Lo avanzamos en la parte superior, y lo ampliamos aquí porque consideramos que es importante discernir entre modelos con GPS y los que no. Hay que tener en cuenta que cualquier smartband se puede vincular con el GPS de tu teléfono para poder monitorizar con mayor exactitud el recorrido o la ruta que hayas hecho.

Además de la multitud de ventajas que ofrece el GPS, la principal, con diferencia, es que no vas a tener que llevar el teléfono encima en ningún momento. Puede parecer una tontería, pero el móvil supone un lastre físico, no solo en cuanto a peso (depende el móvil, pesan hasta más de 200 gramos), sino en cuanto a movilidad, ya que es incómodo tener que llevarlo en la mano o atado en el brazo. A lo mejor te gusta practicar deportes al aire libre y no quieres llevarte el móvil para evitar que una mala caída pueda dañarlo.

La mayoría de GPS de estos dispositivos, al llegar a casa, se vincularán con tu teléfono para que tengas guardados todos los registros de tu actividad física. Pero claro… Esto supone un inconveniente que, a priori, no es demasiado grande, pero afecta: la autonomía.

Cuando se usa el GPS, la batería se consume mucho más rápido, ya que el dispositivo va localizando los diferentes satélites para monitorizar tu posición de la forma más precisa. Por lo que debes tener en cuenta que, cuando estés utilizando el GPS de tu smartband, la batería del dispositivo se reducirá de forma notable. Aunque la gran mayoría de modelos ofrecen una autonomía de más de 5 horas con este elemento activado, por lo que no deberás preocuparte demasiado por este aspecto.

Smartbands asequibles sin GPS

Si por ejemplo vas a hacer algún tipo de actividad deportiva en interiores, no te resultará necesario contar con GPS en tu smartband, o simplemente quieres hacer un seguimiento de tiempo, frecuencia cardíaca, sin importarte el recorrido hecho. En ese caso, una pulsera sin GPS será una sabia decisión, con menos presupuesto. Te enseñamos algunos de los mejores modelos.

Haydent: no hace falta gastarse mucho

Uno de los primeros modelos queremos que sea para esta smartband de Haydent, económica como funcional al mismo tiempo. Si no quieres gastarte más de 20 euros entonces esta pulsera es la indicada para ti. Cuenta con las funciones básicas como monitor de actividad física con registros tales como pasos, calorías quemadas y distancia recorrida.

HAYDENT

También cuenta con una función multideporte para que elijas entre varios modos. Entre otras opciones, monitorización del sueño y tipo de este dependiendeo de si es profundo, superficial… Vamos, como la gran mayoría de pulseras inteligentes o smartbands hacen pero a precio reducido. Es también multifunción con notificación de mensajes y llamadas.

¡Pero lo mejor de todo es al precio al que te puedes hacer con ella en Amazon! Solo 16 euros a través del siguiente enlace.

Electric Giant

La segunda smartband que tenemos que mencionar es esta de Electric Giant, y que es también la más asequible. Por 16,99 € podrás tener contigo una interesante pulsera, capaz de hacer una gran cantidad de cosas.

electric giant smartbands baratas

A nivel estético es sencilla, discreta. Es perfecta si buscas que pase completamente desapercibida. Eso sí: no podrás cambiar la correa. No pasa nada, puesto que es negra y te combinará con todos los estilismos.

En cuanto a las especificaciones, tiene certificación IP67 aprueba de agua y de polvo, permitiéndote usarla en todo momento. Tiene un monitor de frecuencia cardíaca y de sueño, enviando toda la información a la aplicación. En cuanto a la autonomía, promete hasta 7 días. Y te llegarán las notificaciones a tu pulsera sin problemas.

Honor Band 5: de las mejores smartbands

Cumple con lo básico y al mejor precio. Tiene un buen diseño y construcción, con una suficiente pantalla AMOLED de 0.95 pulgadas, que es, además, curva, para darle un toque más premium. En cuanto a deportes, es capaz de registrar hasta 10 modos distintos, incluido un modo multi deporte que hace un monitoreo en tiempo real de la frecuencia cardíaca reduce los riesgos del ejercicio, la duración, la distancia, la velocidad y la carrera.

Smartband Honor 5

También cuenta con medición del oxígeno en sangre y frecuencia cardíaca. Está disponible en tres colores distintos: negro, rosa y azul. Incluso tiene notificaciones de llamadas entrantes, SMS, correo electrónico, recordatorios… Muy completa por su bajo precio de 29.74 euros.

Samsung Galaxy Fit2

En esta selección no podía faltar el modelo de Samsung, que es uno de los más vendidos en todos los comercios. Es discreta, completa y a buen precio. Nos gusta lo compacta que es y su gran autonomía capaz de durar hasta 15 días incluso utilizando los modos deportivos. Es resistente al agua hasta 50 metros para practicar todo tipo de actividades bajo el agua.

Dispone de una cómoda pantalla a color de 1.1 pulgadas AMOLED, cristal curvado 3D, con posibilidad de personalizar hasta 75 carátulas distintas. Nos gusta porque es una de las que más modos deportivos dispone: hasta 90. Entre sus sensores nos encontramos con el ritmo cardíaco, acelerómetro y giroscopio, con resistencia al agua de 5 atmósferas IP68. Cuenta con la última versión de Bluetooth 5.0.

Su precio es de unos 50 euros en el siguiente link de Amazon:

Xiaomi Mi Band 7

En nuestra selección no podía faltar la exitosa Xiaomi Mi Band 7. El último modelo de la famosa pulsera de la marca china y que trae importantes mejoras. Entre ellas, una mejor pantalla de 192×490 píxeles y 1.62 pulgadas. Esto supone un 25 % más de ratio pantalla respecto al modelo anterior.

Mi Band 7

Este modelo es genial para deporte, pues incluye 120 modos de entrenamientos distintos. Eso mejora de forma exponencial los escasos modelos con los que contaba la serie 6. Por si fuera poco, trae todo tipo de sensores para el seguimiento de la salud y el deporte.

Entre ellos, seguimiento del porcentaje de oxígeno en sangre (SpO2) durante todo el día, con alertas por niveles descompensados. Por supuesto, seguirá realizando una monitorización de la frecuencia cardíaca las 24 horas del día. También añade un seguimiento de la respiración durante las horas del sueño, del estrés y del ciclo femenino.

Es completamente impermeable, con resistencia al agua hasta 5 atmósferas, para aquellos deportes acuáticos. De hecho, cuenta con resistencia hasta a 5 ATM o 50 metros de superficie. Su precio es de unos 70 euros.

Modelos de smartbands con GPS

Los modelos superiores son aquellos que equipan GPS, como estos:

Huawei Band 4 Pro

La actual joya de la corona dentro del catálogo de smartbands del fabricante asiático. El HUAWEI Band 4 Pro es un wearable que cumplirá de sobra con tus expectativas. Para ello, no solo cuenta con GPS, sino que además presume de todo tipo de sensores, incluyendo un SpO2 para monitorizar los niveles de oxígeno en sangre de forma precisa.

Su pantalla es algo más compacta que el resto de modelos, con tan solo 0.95 pulgadas. En algún caso podría suponer un pequeño inconveniente. Su resolución es de 240 x 120 píxeles.

Huawei Band 4 Pro

Destaca por su modo de entrenamiento con 9 tipos distintos, y todo monitorizado gracias a TruSeen. Asimismo, tiene resistencia al agua, es sumergible hasta los 50 metros. Entre sus sensores encontramos el de frecuencia cardíaca y monitorización del oxígeno, con muchos modos deportivos y un precio de unos 79 euros aproximadamente, aunque su diseño no es de lo más moderno.

Garmin Vivosmart 4

Una marca que hemos visto en cantidad de ocasiones en lo que a relojes inteligentes se refiere. ¡Pues no iban a dejar pasar la oportunidad de hablar sobre pulseras de actividad! Ejemplo de ello es esta Garmin Vivosmart 4. Es de los tamaños más compactos y perfectos para tu muñeca, ¡no te molestará lo más mínimo!

garmin vivosmart 4

Lo mejor de todo son sus precisas mediciones en todo momento. Porque que sea pequeña no significa que disponga de pocas oportunidades, ¡ni mucho menos! Dispone de herramientas de monitoreo de estado físico y salud como frecuencia cardíaca basada en la muñeca, seguimiento del estrés durante todo el día, temporizador de respiración de relajación, VO2 máximo, monitor de energía de la batería corporal y más opciones.

También monitorización del sueño, así como alertas por vibración sobre notificaciones y una duración de batería que es más que suficiente con 7 días de autonomía. ¿Y todo por cuánto? ¡Menos de 100 euros!

Fitbit Charge 4

Es un modelo compatible tanto con dispositivos iOS como con Android, tiene GPS integrado y ofrece un completo control de la actividad física. Incorpora sensor de ritmo cardíaco, análisis del sueño, saturación de oxígeno en sangre, calorías consumidas y control de minutos en zona activa.

Fitbit Charge 4

La pantalla de este modelo es aún más pequeña que los anteriores vistos. Hablamos de 1.5 pulgadas pero con un bisel demasiado grande. Sin embargo, se premia que sea de la marca Fitbit, con unos sensores de lo más precisos y GPS integrado. No te hará falta llevar encima el móvil cuando quieras hacer ejercicio.

Compatible con Google Fit. Una pulsera de actividad con diseño atractivo, pantalla táctil OLED, sumergible hasta 50 metros y más de 20 modos de ejercicios. Cuesta unos 150 euros.

Fitbit Charge 5

Algo más avanzado en el tiempo es esta Fitbit Charge 5, la renovación del modelo anterior. Una pulsera de actividad que destaca por durar hasta 7 días y ser sumergible hasta 50 metros, compatible con Android e iOS. Entre sus funciones encontramos el seguimiento a través de electrocardiogramas y su particular sensor avanzado, herramientas para gestión del estrés, sensor de temperatura cutánea, monitorización de la salud femenina y seguimiento del oxígeno en sangre. Además, tiene completa compatibilidad con Google Fit.

Fitbit Charge 5

El GPS está completamente integrado para conjugarlo con 20 modos de ejercicio distintos, capaz de ofrecer estadísticas del nivel de recuperación, monitorización continua, detección automática de la actividad, mapa de intensidad del entretenimiento y recordatorios de movimiento. Es de lo más completo por los 150 euros que suele costar en Amazon.

Amazfit X

Esta selección termina con uno de los modelos más completos a todos los niveles. Es la pulsera de Amazfit, modelo X. Es la más completa que podemos encontrar en el mercado actual, con un cuerpo de titanio y una pantalla curva de 92º para un ajuste perfecto a cualquier muñeca de cualquier tamaño. El cuerpo es de metal, pero sigue siendo ligero y resistente. Su pantalla es HD, AMOLED y de 2.07 pulgadas con una alta resolución, de las mejores.

Amazfit X

Equipa el sensor BioTracker 2 de Huami, con monitor de frecuencia cardíaca, medición de oxígeno, calidad del sueño y estrés. Su resistencia al agua es de 5 atmósferas, es decir, unos 50 metros para llevarlo a la playa, piscina, o en la ducha. Es capaz de proporcionar hasta 7 días de batería a pleno rendimiento y sí, cuenta con GPS. El Amazfit X tiene nueve modos deportivos integrados. Sin hacer clic en el botón de inicio, el reloj puede reconocer automáticamente cuatro tipos de ejercicio (caminar, actividad en la cinta, correr al aire libre, ciclismo al aire libre), informarle y registrar los datos del ejercicio.

El precio de esta pulsera de Amazfit es de 300 euros.

La recomendación de Topes de Gama

Llegados a este punto no es nada fácil tomar una decisión, ¿verdad? Te hemos propuesto una serie de modelos tanto con GPS como sin él. Si buscas una recomendación, te ayudamos.

Elegir un modelo sin GPS integrado es sencillo: la Xiaomi Mi Band 6 es una de las más reputadas del mercado, que cada año se actualiza para traernos novedades en todos los aspectos, incluido en el apartado deportivo. Nos gusta que cuente con los sensores más avanzados y de mejor calidad a un precio muy competitivo.

En el caso de tener que elegir una pulsera de actividad con GPS, la elegida es la Fitbit Charge 5, uno de los modelos más renovados en 2022, con GPS integrado y muchos sensores que garantizan una precisión de aguja.

¡Sé el primero en comentar!