Termómetros digitales: ¿Cómo funcionan y con cuál me quedo?

Tener fiebre es uno de los primeros síntomas para una gran cantidad de enfermedades y patologías. Una temperatura corporal excesivamente alta genera un gran malestar en nuestro organismo y alerta sobre algo que no está funcionando de la forma correcta. Por este motivo, saber medir correctamente la temperatura del cuerpo y tener los medios necesarios para ello resulta vital a la hora de adelantarse a las enfermedades. De esta manera, los termómetros son aparatos con los que siempre hay que contar en una casa y sobre cuyo uso y funcionalidad se debe estar previamente informado.

Con los avances tecnológicos de las últimas décadas, los termómetros han dejado de ser simples barras con mercurio en su interior para convertirse en auténticos dispositivos digitales cuya precisión es, la mayor parte de las veces, absoluta. Con esta mejora de sus prestaciones, a veces puede resultar difícil saber cómo exprimir el máximo de cada termómetro, existiendo una oferta absolutamente abrumadora en el mercado. En este sentido, actualmente todos los termómetros miden bien la temperatura corporal, pero no todos lo hacen de la misma forma. Desde Topes de Gama hemos querido clarificar este apartado y establecer los parámetros en los que debemos fijarnos a la hora de comprar un termómetro, así como recomendar algunas de las opciones más interesantes.

Tipos de termómetros

Lo primero que debemos saber es que hay varios tipos de termómetros digitales según cuál sea la forma de medir la temperatura y el tipo de tecnología que integren. De esta manera, podemos distinguir entre:

  • Termómetros de contacto: Son los más comunes. Necesitan de entrar en contacto con el cuerpo para medir la temperatura a través de un sensor cuyas propiedades varían en función del calor que detecte. De esta manera, este sensor se iguala en temperatura al cuerpo y la muestra en grados centígrados a través de la pantalla incorporada.
  • Termómetros sin contacto: Permiten medir la temperatura a distancia, por lo que no es necesario que entren en contacto con la persona. Habitualmente funcionan a través de infrarrojos.

¿Qué aspectos debes tener en cuenta?

Una vez hayas decidido el tipo de termómetro que mejor se ajusta a tus necesidades, debes lanzarte a rastrear el mercado en busca de la mejor opción. Para ello, es importante que tengas en cuenta los siguientes parámetros:

  • Facilidad de uso: De nada servirá tener un termómetro con incontables funciones si no sabemos utilizarla. En este sentido, salvo casos concretos, lo mejor es que apuestes por el que sea más fácil de utilizar y así no asumas ningún tipo de riesgo en el momento en que lo necesites.
  • Precisión al medir la temperatura: Este es, evidentemente, el parámetro más importante que debes mirar a la hora de comprar un termómetro. Hay veces que un diagnóstico puede depender de décimas de temperatura, por lo que es realmente importante que nuestro dispositivo marque una temperatura exacta y fiable.
  • Forma de presentar los resultados: El termómetro ideal es aquel que muestra los resultados de una forma sencilla y que es capaz de guardar un historial previo que nos facilite comparar entre horas en que nos hemos tomado la temperatura. Actualmente, casi todos los termómetros incluyen una pequeña pantalla en la que se muestran los grados de temperatura. En aquellos modelos con mejor tecnología, esta pantalla se ilumina de diferentes colores según cómo estén repartidos los parámetros.
  • Resistencia al agua: Este es un punto importante para aquellas personas con hijos. A veces, puede resultar complicado tranquilizar a un niño a la hora de ponerle un termómetro, por lo que habrá que buscar momentos de relajación. En este sentido, uno de los mejores puede ser el del baño, de ahí la importancia de que nuestro termómetro se pueda mojar.
  • Función de alarma: Algunos termómetros incorporan la función de alarma, según la cual emitirán un pitido si, tras realizar la medición de la temperatura, esta supera los parámetros habitualmente considerados como normales.

¿Cómo funciona un termómetro digital?

La respuesta a esta pregunta dependerá siempre del tipo de termómetro digital al que nos refiramos. Si se trata de un termómetro con contacto, la medición de la temperatura se obtiene con la ayuda de una sonda situada al exterior del instrumento. Gracias a este sistema, el resultado es preciso y se muestra en la pantalla en tan solo unos segundos. Por su parte, los termómetros sin contacto funcionan a través de un sistema de infrarrojos que no mide la propia temperatura del cuerpo, sino la radiación de calor que emite a través de la piel. Esta vía es igual de precisa que la que requiere contacto y, por supuesto, no afecta de ninguna manera a la salud visual.

En lo que respecta a su batería, la mayoría de los termómetros funcionan a través de pilas LR41 de larga duración. De esta manera, en el momento en que perciba que el termómetro no tiene batería, solo tendrá que abrir el compartimento ubicado en el extremo opuesto al sensor y sustituir la pila agotada por una nueva.

¿Cómo saber si mi termómetro funciona bien?

Puede ocurrir a veces que el funcionamiento del termómetro nos genere dudas sobre si es el correcto o, por contra, existe algún problema que derive en una medición inexacta. En este sentido, lo más importante es fijarse si en la pantalla se muestran las letras LO, lo que indica que el termómetro está listo para ser colocado. Por su parte, todos los termómetros deben emitir un pitido una vez han terminado de tomar la temperatura. Si el nuestro no lo hace, querrá decir que la batería es escasa o existe un problema en las pilas.

Mejores termómetros de contacto

Para facilitar todavía más la elección, desde Topes de Gamas te traemos algunas de las mejores opciones del mercado en lo que refiere a termómetros de contacto que garanticen un buen equilibrio entre precio y prestaciones.

Berrcom DT-001

Hablamos de un termómetro digital especialmente indicado para los más pequeños de la casa. La punta del solf es cómoda para poder usarla tanto en los bebés, como en niños o adultos, siendo impermeable para facilitar su limpieza. Es muy pequeño y fácil de manejar disponiendo de la facultad de recordar la última lectura. Con él vamos a poder obtener una lectura rápida y precisa de la medición, ya que cuenta con una alta precisión a la hora de realizar las lecturas corporales. Funciona realizar mediciones tanto orales, como rectales y en axilas. Se puede comprar por debajo de los 10 euros.

Berrcom DT-001

Mobiclinic TH-02

Se trata de un termómetro capaz de medir temperaturas corporales estimadas entre 32º y 42,9º, válido para bebés y adultos y con un margen de error de en torno a 0.1º, siendo de los más fiables del mercado. Cuenta con memoria para registrar la última toma y así poder tener controlada tu evolución de la temperatura corporal en todo momento. Además, dispone de una alarma en forma de pitido que pone en alerta al paciente en el caso de que tenga fiebre. Su precio está en torno a 8 euros.

Imagen de producto de un termómetro Mobiclinic

Beurer FT09

No solo es un termómetro de gran precisión, sino que también es resistente al agua. Este Beurer FT09 cuenta también con una pantalla LCD que muestra el rango de medición con una precisión de más o menos 0.1 ºc. Sin mercurio, sin cristal y con una señal acústica al finalizar el proceso de medición.

Imagen de producto del termómetro Beurer

Braun ThermoScan 7

Este termómetro tiene una peculiaridad con respecto al resto, y es que la medición de la temperatura se realiza a través de la oreja. Esto sirve para que su precisión sea todavía mayor, lo que lo hace un termómetro profesional. Dotado de tecnología patentada Age Precision, dispone de una guía de fiebre ajustable por edad con una pantalla codificada por color y luz nocturna. Su precio está cercano a los 50 euros.

Imagen de producto de termómetro Braun

Mejores termómetros sin contacto

Su precio tiende a ser ligeramente superior pero también lo es su tecnología, basada en infrarrojos. Estas son algunas de las opciones más interesantes del mercado:

Termómetro de Frente KKmier

Se trata de termómetro con infrarrojos que puede ser usado tanto por bebés, niños, adultos e incluso objetos. Dispone de 4 modos diferentes a elegir para su uso, como frente, oído, objeto y ambiente para adultos y bebés. Gracias a que cuenta con infrarrojos permite obtener una medición con precisión temperatura corporal en solo un segundo. También cuenta con una pantalla LCD donde nos mostrará el color en función del resultado, verde (normal), naranja (fiebre leve) y rojo (fiebre alta). Lo podemos comprar por entorno a los 25 euros.

Termómetro de Frente KKmier

GE Trucheck

Este termómetro digital instantáneo permite medir, leer y grabar la temperatura en personas entre 32-43 ºC sin necesidad de contacto físico. Basta con apuntar el termómetro a la frente o a la superficie del objeto para obtener una lectura rápida y precisa. Por su parte, la gran pantalla LCD retroiluminada permite una fácil lectura, mientras que el dispositivo de agarre cómodo se maneja sin esfuerzo con el sencillo control de botón. Además, la memoria interna guarda automáticamente hasta diez lecturas de temperatura anteriores para facilitar el seguimiento de los resultados recientes. Su precio se sitúa en torno a 50 euros.

Imagen de producto de termómetro GE Trucheck

Berrcom

Este termómetro de frente está diseñado especialmente para tomar la temperatura del cuerpo humano con una distancia de 3 a 5 cm de la persona. Gracias al sistema de detección por infrarrojos, este dispositivo puede tomar rápidamente una medición precisa y fiable. Además, puede memorizar las últimas 32 mediciones de temperatura, lo que servirá para monitorizar posibles subidas o bajadas. Su precio se sitúa cercano a los 20 euros.

Imagen de producto de termómetro Berrcom

IDOIT

Gracias a este termómetro por infrarrojos solo tendrá que presionar un botón para que, en menos de 1 segundo, conozca una medición de temperatura rápida y precisa. Con una pantalla incluida en la que se mostrará la temperatura por colores, siendo rojo el que indicará que esta supera los niveles habituales, este dispositivo cuenta con la más alta tecnología a nivel de funcionamiento. Por su parte, el termómetro se apagará automáticamente después de 30 segundos de inactividad para ahorrar energía, lo que evitará que nos quedemos sin batería en los momentos importantes. Tiene un precio cercano a los 30 euros.

Imagen de producto de un termómetro IDOIT

Boston Tech ME105

Este termómetro combina la tecnología sin contacto y con contacto a través de la oreja, pudiendo elegir entre cada una de ellas según las necesidades del momento. En este sentido, para acceder al método de medición de la oreja, todo lo que tendrás que hacer es quitar la tapa. Además, está dotado de una gran pantalla retroiluminada a través de la que puedes ver fácilmente los números, incluso en la oscuridad. También tiene memoria para hasta 20 mediciones y apagado automático. Su precio ronda los 25 euros.

Imagen de producto de un termómetro Boston Tech

Nuestra selección

Más allá de que todos los termómetros que aparecen en esta lista combinan grandes prestaciones con un precio ajustado a su tecnología, desde Topes de Gamas queremos ir un paso más allá y decantarnos especialmente por algunos de ellos. En este sentido, si lo que buscas es un termómetro de contacto, el Beurer FT09 es uno de los modelos más completos, con una gran funcionalidad y resistencia al agua.

Si por contra, estás más interesado en un termómetro sin contacto, el Berrcom puede ser el dispositivo más interesante en lo que respecta a sistema de funcionamiento.

¡Sé el primero en comentar!