Hemos probado un dispositivo al que teníamos bastantes ganas de hincarle el diente. Nos referimos a la consola Xbox One X, un modelo que llega con el aura de ser la más potente que hay en el mercado actual y, como nosotros siempre queremos tener en las manos lo mejor de lo mejor, pues ya la hemos probado. Os contamos lo que nos ha parecido.

Este dispositivo, que es retrocompatible con la gama de producto Xbox One, lo que asegura el tener muchos títulos disponibles en el mismo momento de comprarla. Además, ya os decimos que una vez que la hemos probad por un tiempo prudencial, nos ha quedado claro que actualmente la Xbox One X es el modelo que tiene más músculo de los que es posible comparar en las diferentes tiendas del sector. No hay duda de eso.

Aspecto de la Xbox One X

Un ejemplo de lo que decimos es que con la Xbox One X es posible utilizar juegos nativos 4K, lo que asegura una calidad de imagen fuera de toda duda, pero además también es compatible con HDR. Vamos, que ver imágenes de excelente factura siempre que tengas un televisor que cumpla estos requisitos, no es precisamente un problema para esta consola. Según los datos que se tienen, este modelo es un 40% más potente que su competencia directa –como es la PlayStation 4 Pro-.

Botón encendido de la Xbox One X

Primeros pasos con la Xbox One X

Pues estéticamente este modelo sigue las líneas que son habituales en los últimos modelos de Microsoft, con líneas sobrias pero que no dejan de ser atractivas. Con un acabado en plástico que cumple bien con su función. No son un problema las dimensiones que tiene, ya que se coloca perfectamente en los habituales espacios que se tienen en los muebles del salón para colocar este tipo de dispositivos.

En lo que tiene que ver con la conectividad, la Xbox One X está perfectamente equipada. Un ejemplo de lo que decimos es que dispone de entrada y salida HDMI; tres puertos USB versión 3.0 para la conexión de periféricos -uno de ellos en la parte frontal-; dispone la consola de salida óptica de sonido y, como no, de puerto Ethernet. A destacar que el botón de encendido está en el logotipo de la parte delantera de la consola y que no falta el habitual botón para emparejar los mandos. En lo referente al apartado inalámbrico, a la consola Xbox One X no le falta acceso a redes WiFi (así como Bluetooth e infrarrojos).

Conexiones traseras en la Xbox One X

En lo que tiene que ver con el mando que llega con el dispositivo, hay que decir que no hemos visto cambios destacables con los que hasta la fecha se utilizan en los modelos de la misma gama de producto que vende Microsoft, por lo que tanto su ergonomía como la funcionalidad (en ambos casos, hay que decir que es muy buena) se mantienen. Por cierto, este periférico funciona con pilas, no con batería recargable.

Interiores de la Xbox One X

Aquí es donde Microsoft ha centrado su nueva apuesta, ya que dentro de la caja de la consola hay una CPU de ocho núcleos que trabajan a una frecuencia máxima de 2,3 GHz y que, en lo que tiene que ver con la GPU (tarjeta gráfica, que es muy importante en este tipo de dispositivos) de AMD que alcanza los 40 GFLOPS. Un hardware completamente diferencial.

Por cierto, que la RAM es de 12 GB, lo que no está mal, y además es tipo GDDR5 lo que asegura un ancho de banda suficiente para gestionar todos los datos necesarios a la hora de ejecutar los juegos. En lo referente al almacenamiento, Microsoft no se ha quedado corto en la Xbox One X, ya que se dispone de 1 TB de espacio.

Ejecución juego en la Xbox One X

El sonido, por su parte, ofrece todo lo que se pude necesitar, ya que hay compatibilidad con opciones como Dolby Digital, Dolby Atmos y, también, DTS 5.1. En lo que tiene que ver con la interfaz de usuario, muy intuitiva, es la habitual de esta gama de producto y no faltan los habituales servicios propios como de terceros, donde no faltan trabajos como Netflix.

Interfaz de usuario de la Xbox One X

Detalles finales con la Xbox One X

Es importante mencionar que esta consola es retrocompatible con todos los títulos del mercado que pueden utilizarse con Xbox One (e, incluso, con algunos de la más antigua Xbox 360). Es decir, nada de catálogo exclusivo para este dispositivo. La experiencia que hemos obtenido con este producto, hay que decir que es realmente buena, excelente ya que la potencia se deja notar en todo momento y, al jugar, es claro que el hardware tiene todo lo que se puede pedir.

Por cierto, antes de finalizar es importante comentar que esta consola, que es la más potente del mercado, se pone a la venta el 7 de noviembre… es decir, mañana mismo podrás hacerte con una Xbox One X.

Xbox One X
Diseño82%
Software88%
Conectividad88%
Funciones90%
Usabilidad90%
Precio88%
88%Puntuación global
Puntuación de los lectores: (2 Votos)
49%