Las pulseras de actividad se han consolidado por completo en el mercado como una excelente forma de medir nuestro estado físico y se han hecho un hueco incluso mayor que el de los smartwatch. Garmin es uno de los líderes del sector y ha presentado ahora la nueva pulsera Garmin Vivosmart 4, más delgada y con oxímetro.

Garmin no sólo se ha hecho un hueco con smartwatch de actividad y pulseras, sino también con otros dispositivos capaces de medir nuestras actividades físicas a lomos de bicicletas u otros vehículo, siempre y cuando sean movidos por nuestra energía.

Así es la nueva pulsera Garmin Vivosmart 4

Esta pulsera de Garmin llega al mercado para ofrecernos algunas características muy interesantes cuando hablamos de un dispositivo de este tipo. Esta se estrena con un diseño mucho más pulido y sobre todo más delgado, lo que le permite ser más liviana en nuestra muñeca, y no sentir tanto el el peso de la pulsera. Aunque una de las principales novedades tiene que ver con uno de sus sensores, ya que llega con un oxímetro, o lo que es lo mismo, un sensor que es capaz de medir la saturación de oxígeno en sangre.

Sin duda esta nueva pulsera de Garmin llega en el momento oportuno, tras el lanzamiento de la Fitbit Charge 3 hace unos días. para competir con ella cuenta con una pantalla OLED, algo más pequeña que la de Fitbit, mientras que además puede medir el ritmo cardiaco así como nuestras horas de sueño y la profundidad de este, unido a la medición del oxígeno. Además la batería tiene una interesante autonomía, llegando a los siete días con una sola carga, lo que no está nada mal para tratarse de un dispositivo como este, donde la batería es un aspecto esencial.

Esta pulsera, gracias a la información recogida por todos los sensores, es capaz de medir la energía de nuestro cuerpo, una especie de indicador que nos dice cuánta batería le queda a nuestro organismo para decir basta, sin duda una función de lo más interesante. Además esta nueva pulsera de Garmin es más barata que su rival directo de Fitbit, llegando al mercado por 129.99 dólares, lo que al cambio son unos 111 euros. Desde luego es una pulsera que entra por los ojos, con un  nuevo diseño atractivo, más ligero y delgado, y que sobre todo destaca por la medición de oxígeno en sangre y ese indicador de la “batería” de nuestro cuerpo.