La realidad virtual también está presente en la feria CES de Las Vegas. Un ejemplo de lo que decimos es el anuncio de unas nuevas gafas: las HTC Vive Pro. Este dispositivos independiente llega con mejoras interesantes pero que no cambian la forma que tienen de funcionar. Os contamos lo nuevo que se ha conocido.

Lo primero que se tiene que conocer es que las nuevas HTC Vive Pro llega con dos paneles que ofrecen una mayor resolución que los incluidos en el modelo al que sustituye en el mercado. Ambos, tipo OLED, alcanzan los 2.880 x 1.600, por lo que se avanza de forma considerable desde los 1.200 x 1.080. Por cierto, que las nuevas gafas integran auriculares, un paso necesario para competir con las Oculus Rift.

Gafas HTC Vive Pro

Más novedades de las nuevas HTC Vive Pro

En la presentación que se he realizado en la feria CES que se está celebrando en Las Vegas, la compañía taiwanesa ha desvelado un accesorio que es compatible con las gafas HTC Vive Pro y, también, con la generación anterior. Este se denomina Vive Wireless Adapter, y permite conectar los dispositivos a los ordenadores sin tener que dar uso a cable alguno para ello. La tecnología inalámbrica utilizada es Intel’s WiGig, lo que en principio asegura una buena estabilidad al transmitir datos. La disponibilidad de este dispositivo se sitúa en verano de 2018.

Accesorio Vive Wireless Adapter para HTC Vive Pro

Las HTC Vive Pro mantienen el buen sistema de reconocimiento de movimiento que hace que estas gafas de realidad virtual destaquen frente a la competencia, y se ha indicado que el sistema de correas que para sujetar este dispositivo a la cabeza ha sufrido un ligero rediseño para hacerlo más estable y, a la vez, cómodo. Otras mejoras tienen que ver con el software, como por ejemplo el reproductor de vídeo integrado y ampliando el catálogo de Viveport.

Análisis de las HTC Vive

La disponibilidad de las nuevas HTC Vive Pro se ha confirmado que se sitúa en el tercer trimestre del año 2018, sin que su precio sea oficial por el momento… pero todo hace pensar que tendrán un coste cuando menos similar a las gafas HTC Vive anteriores (hablamos de unos 600 euros) e, incluso, no es descartable que sean algo más caras.