Hoy mismo se espera que el Galaxy Note 10 sea anunciado de forma oficial. Pero antes que esto ocurra, Samsung ha hecho oficial el procesador que este nuevo smartphone integrara y que hará que su funcionamiento sea excelente: el Exynos 9825. Mostramos lo más importante que ofrecerá este componente.

Una de las novedades más importantes que se incluye en el Exynos 9825 es que la tecnología de fabricación utilizada es de siete nanómetros (con litografía ultravioleta extrema). Esto, por un lado, permite que el número de transistores integrados sea más numeroso -lo que aumenta su capacidad de proceso- y, por otro, permite un mayor control de la temperatura y el consumo. Es decir, que es todo positiva la mejora respecto al modelo anterior que daba uso de 8 nm.

Nuevos detalles del Samsung Galaxy Note 10: así serán sus accesorios

Algo que es evidente respecto al procesador del que hablamos que será parte del Galaxy Note 10 es que no son muchas las novedades que ofrece respecto al modelo que sustituye en el mercado. Así, por ejemplo, el número de núcleos es exactamente el mismo (dos Cortex-A75, dos más personalizados Mongoose M4 y cuatro Cortex-A55). Además, la GPU sigue siendo una Mali-G76 MP12. Evidentemente hablamos de especificaciones de gama alta, pero no hay una salto evolutivo muy importante.

Jugar con Exynos 9825 del Galaxy Note 10

Otras opciones que ofrece el Exynos 9825 del Galaxy Note 10

Una de las diferencias a favor del Exynos 9825 frente a su predecesor es que incluye el módem Exynos 5100 está presente, lo que permite compatibilidad con redes 5G NR. Curiosamente, por ahora no se tienen datos de la frecuencia de trabajo que ofrece este componente, que bien podría ser algo mayor debido a su tecnología de fabricación. Por lo tanto, ofrece un mayor rendimiento en líneas generales con las aplicaciones. Por lo que parece, se ha buscado conseguir una mayor optimización de trabajo den vez añadir más «musculatura».

No le falta una unidad de trabajo propia para los procesos en los que se utiliza Inteligencia Artificial, y la compatibilidad respecto a la memoria RAM que ofrece el nuevo procesador se mantiene en LPDDR4X. Por cierto, un detalle que se debe valorar es que este elemento permite grabaciones con una resolución máxima de 8K (se queda en 4K se se añade compatibilidad con HDR), una marca que es propia de la gama alta y que, por ello, se ha elegido este procesador par el Galaxy Note 10.

IA en el Exynos 9825 del Samsung Galaxy Note 10

Más opciones que se deben conocer del Exynos 9825 de Samsung son las que enumeramos a continuación:

  • Resolución de pantalla máxima 3.840 x 2.400
  • Soporte de sensores de la cámara: 22 MPx (trasera y frontal) y 16 +16 MPx en Dual
  • Compatibilidad con almacenamiento: hasta UFS 3.0

En definitiva, un buen procesador que deja claro que el Galaxy Note 10 ser aun smartphone potente y que no tendrá problemas para ejecutar todo tipo de software sin resentirte en su funcionamiento. Además, el soporte gestionar y crear contenido multimedia es muy bueno, así como las novedades por el uso de tecnología de 7 nanómetros en el Samsung Exynos 9825.

Samsung Galaxy Tab S6, el gran rival del iPad Pro, ya es oficial