Poco a poco se van conociendo detalles de los tres smartphones en los que Apple estás trabajando para este 2018. Uno de ellos se cree que utilizará una pantalla que no será OLED y justo de este se han conocido algunos detalles. Os contamos las características que van dando forma al futuro iPhone con pantalla LCD de 6,1 pulgadas.

Este nuevo modelo, junto a otros dos que utilizarán paneles OLED para seguir con el cambio de tecnología utilizada por parte de Apple desde la llegada del iPhone X, sería anunciado en otoño de 2018. Por lo tanto, y como es habitual la firma de Cupertino, no se cambiarán los planes que tiene en lo referente a los lanzamientos de nuevos smartphones (en ocasiones hay retrasos, como el ocurrido con el HomePod, por ejemplo). El caso es que el iPhone con pantalla LCD de 6,1 pulgadas apunta a ser una realidad, y con él se busca el poner en el mercado un dispositivo que tenga un coste de entre 700 a 800 euros.

Más detalles de las dos nuevas versiones del iPhone X de 2018

Uno de las características más interesantes que se han conocido del modelo del que hablamos es que su panel tendría una resolución de 2.150 x 1.080 (es decir que hablamos de Full HD) y, además, que el ratio de la pantalla sería de 18:9, lo que confirma que esta opción que facilita el agarre llega a los iPhone de Apple para quedarse. Con marcos muy reducidos, el fabricante de la pantalla sería JDI, que desde el verano de 2017 dispone de un componente LCD con estas especificaciones por lo que encaja perfectamente.

Teléfono iPhone X

Más opciones del iPhone con pantalla LCD de 6,1 pulgadas

Según la fuente de la información, este modelo cambiaría el acero inoxidable de los actuales smartphones de Apple por el aluminio, lo que evidentemente permitiría ajustar el precio del iPhone con pantalla LCD de 6,1 pulgadas como antes apuntábamos. En lo que tiene que ver con la cámara que utilizaría, este modelo no dispondría de un componente con dos sensores, como sí que parece que ocurrirá en los dos modelos con panel OLED.

iPhone X de 2018

Otro detalle que se apunta -y que no sería positivo-, es que en el iPhone con pantalla LCD de 6,1 pulgadas no se incluiría tecnología 3D Touch, por lo que no habría respuesta específica del software por los diferentes grados de presión que se ejercen en la pantalla. Incluso, parece que este modelo no utilizará batería en forma de L para aprovechar al máximo el espacio interior, por lo que aquí se parecería a la incluida en los iPhone 8. Y, todo esto, parece que se debe a la búsqueda de unos costes de fabricación que nos sean muy elevados y, así, posibilitar que los usuarios consigan un iPhone con un precio relativamente bajo como apuntan en MovilZona. ¿Qué opináis? ¿Serán buenas decisiones para que este modelo se sitúen entre los 10 mejores del mercado?