El ecosistema de productos Xiaomi no deja de sorprendernos. Y justo cuando pensábamos que no podían superar el concepto de su dispositivo LOOCK -una cerradura electrónica para la puerta de casa con combinación numérica y conectada al smartphone-, la marca china presenta su Loock CatY, una mirilla digital con tecnología de escaneo facial para permitir el paso o no de alguien interactuando con la cerradura electrónica.

Buscando ampliar constantemente ese ecosistema de productos propios que lleva varios años creando, Xiaomi sigue lanzando productos interconectados entre sí que ayudan a crear un hogar perfectamente domótico sin el coste elevado que de por sí una casa de estas características suele tener. Pero es que ya no hablamos sólo de una bicicleta o un aparato para cocer el arroz conectados al móvil. Hablamos de cerraduras electrónicas inteligentes como la que nos presentaron el pasado mes de septiembre, la Xiaomi LOOCK Smart Lock Q2, que usa un sistema de PIN con un teclado numérico digital integrado en el dispositivo e incluso un lector de huella como sistema de seguridad adicional, aparte de la conexión al móvil.

La mirilla digital anti-intrusos con Face ID

Buscando ampliar el concepto de seguridad del hogar, Xiaomi ha anunciado su nuevo aparato, Xiaomi LOOCK CatY, una cámara frontal inteligente que se coloca en la puerta de entrada de la casa, justo donde suele ir la mirilla, y que luego va conectada a una unidad de control en forma de tableta desde la que controlamos todas las funciones, y que se activa justo cuando alguien se aproxima. Esta mirilla digital viene además equipada con una tecnología similar al Face ID de Apple -la compañía en la que siempre se suele fijar Xiaomi-, que permite escanear y reconocer facialmente a quien se acerque a la puerta y entre dentro del ángulo de visión de la cámara-mirilla. De hecho, LOOCK CatY es capaz no sólo de reconocer caras, sino de calcular la edad de alguien, el sexo, la ropa que lleva puesta y otras características.

Equipada con una lente super ancha con un ángulo de visión de 166º, la mirilla digital puede grabar vídeo en resolución 720p y dispone de un modo nocturno con luces infrarrojas para ver en la oscuridad, además de 4GB de RAM para almacenar vídeo, una resolución baja y un espacio interno escaso que sin embargo son compensados con una batería de 8.400 mAh para tener una autonomía de hasta 2 meses de uso. Esta mirilla puede actuar en conjunto con la cerradura electrónica Q2, y ambas permiten ser controladas desde el smartphone.

Como suele pasar siempre con Xiaomi, la mirilla CatY tiene un precio ajustadísimo de 799 yuan, que al cambio son 101 euros. Saldrá a la venta en China el 28 de diciembre, aunque es difícil saber si este aparato domótico cruzará el charco y lo veremos por Occidente.