Si eres seguidor de la compañía Xiaomi, hay noticias interesantes para ti una vez que las vacaciones de Semana Santa se han acabado (o están a punto de hacerlo). Nos referimos a unos nuevos auriculares tipo diadema que buscan ofrecer la mejor relación calidad/precio posible. Hablamos de los Xiaomi Mi Headphones Comfort.

Este nuevo accesorio tiene un diseño minimalista en el que se busca que nada rompa unas líneas suaves. Para ello, se ha incluido un sistema de control de las reproducciones en su elemento izquierdo que apenas se ve y que evita el tener que sacar el smartphone del bolsillo para, por ejemplo, pasar una canción o contestar una llamada (sí, los Xiaomi Mi Headphones Comfort son también manos libres). Por cierto, que la conectividad de este dispositivo es mediante un puerto Jack de 3,5 milímetros –con un cable de 1,4 metros incluido-.

Disponibles en varios colores y acabado en plástico (PU), los Xiaomi Mi Headphones Comfort son compatibles con sonido de alta calidad (Hi-Res). Además, están diseñados para poder reducir de forma considerable el sonido ambiente, aunque no creemos que lo haga con la misma eficiencia del modelo de Sony que no hace mucho analizamos en Topes de Gama.

Colores de los Xiaomi Mi Headphones Comfort

Otros detalles de los Xiaomi Mi Headphones Comfort

A continuación, dejamos un listado con las características más interesantes que ofrecen estos auriculares que ofrece una excelente relación calidad/precio, como es habitual en los productos de la compañía China:

  • Potencia: 50 mW
  • Rango de frecuencia: 20 – 40.000 Hz
  • Sensibilidad: 107 dB
  • Impedancia: 32 Ohmios
  • Peso: 220 gramos

This slideshow requires JavaScript.

La puesta a la venta de los Xiaomi Mi Headphones Comfort comienza mañana, con un precio de 47 dólares, unos 44 euros al cambio. Como es habitual ya en todos los dispositivos de este fabricante, no cabe duda que el atractivo es innegable teniendo en cuenta el precio que tiene y las opciones que integra. Eso sí, para hacerse con los auriculares se tendrá que recurrir a la importación, al menos en un primer momento.