Hace sólo unos días os contábamos todos los detalles y posible uso de la nueva pantalla elástica de Samsung que la firma coreana ya tiene listas para comenzar a producir y que llegarían relativamente pronto al mercado. Ahora en vídeo la muestra en funcionamiento.

Hace ya bastantes meses que habíamos tenido constancia de las pantallas plegables de Samsung, que si bien podrán doblarse y deformarse por el centro de esta, no serán elásticas en ningún caso. Algo que sí ha conseguido Samsung con una nueva tecnología que como os contamos hace unos días podrá aplicarse a numerosos tipos de dispositivos e incluso en la industria textil.

La pantalla elástica de Samsung en acción

Es curioso que cuando todavía no hemos visto en las tiendas los móviles con pantalla plegable, como el esperado Samsung Galaxy X que ya estaría en fase de producción de varias unidades de prueba, ya esté lista otra tecnología que deja desfasadas a esa pantalla plegables. Y la responsable es la pantalla elástica de Samsung que podemos ver en el vídeo adjunto, y que nos muestra el increíble funcionamiento y comportamiento de una de estas espectaculares pantallas.

Como ya os contamos estas pantallas son elásticas porque pueden estirarse hasta 12 milímetros, no perdiendo calidad de resolución en el proceso, resolución que como ha avanzado Samsung podrá ser muy elevada. En este caso la pantalla que aparece en el vídeo es el prototipo de Samsung que cuenta con una superficie de 9,1 pulgadas, y que es en torno a la que han girado todas las novedades de esta tecnología. En el vídeo se puede apreciar cómo la pantalla puede deformarse completamente en el centro de la superficie mientras mantiene el contenido reproduciéndose en esta sin ningún tipo de problema.

pantallas elásticas de Samsung

Aunque en le vídeo no se ve con detalle la pantalla como para poder apreciar completamente sus propiedades, es verdad que quedan bastante claras las posibilidades desde el momento en que vemos deformarse el panel. Porque no, no se trata de una animación 3D, sino de una auténtica pantalla OLED que es capaz de deformarse sin romperse. Esto nos da una idea de los innumerables usos que se le podrían dar a esta tecnología más allá incluso del campo estrictamente tecnológico. La adaptación de la pantalla a formas flexibles abre un abanico de posibilidades que es difícil de imaginar ahora mismo, pero que sin duda va a revolucionar el concepto de pantalla móvil que hemos conocido hasta ahora.