Iníciate en las impresoras 3D: qué tener en cuenta y modelos

Seguro que en alguna ocasión te ha picado la curiosidad por el mundo de las impresoras 3D. Es un apasionante, pero complicado mundo al mismo tiempo. Desde hace unos pocos años es posible encontrar algunas comerciales y recibirlas en la puerta de nuestra casa para fabricar lo que se nos ocurra. Sin embargo, si no sabes por dónde empezar y te atrae este mundo, nosotros te ayudamos con esta completa guía.

En primer lugar, hemos de tener en cuenta, antes que los materiales, los tipos que existen, pero a nosotros, para un nivel amateur o de usuario no profesional, solo te interesará una. De esta manera, encontramos los siguientes tipos:

  • Impresoras 3D por inyección
  • Impresoras 3D por sinterización selectiva láser
  • Impresoras 3D por estereolitografía o de resina
  • Impresoras 3D por deposición de material fundido

Quédate con el último modelo, de material fundido, o como se le conoce comúnmente por sus siglas, FFF (fabricación con filamento fundido). Funciona a través de la fundición del filamento sobre una base, que va generando diversas capas que se unen por temperaturas hasta lograr el objeto o la pieza que se quiera fabricar.

Los dos primeros tipos están destinados para el uso profesional. Además de gigantes y para uso comercial, no las podremos utilizar en casa, sin contar con su alto presupuesto. Otra opción que podríamos tener en cuenta son las de resina, pero… ¿En qué se basa la elección?

Impresoras 3D de filamento vs las de resina

Son varios los motivos que existen para elegir las de filamento frente a las de resina para comenzar. Uno de los más importantes es su sencillez de uso. Esto se debe a que su instalación no es nada complicada y, aparte, requieren menos especialización en el proceso de impresión. Por lo tanto, son las que necesitan de menos conocimientos iniciales para poder sacarles el máximo partido.

Otra de las virtudes que tienen estas impresoras 3D frente a la competencia es su precio, que es de lo más competitivo. Por este motivo, existen opciones de compra que son muy asequibles. Si a esto se le suma que se obtienen resultados de bastante buena calidad, ya que la precisión al calentar el plástico para que adquiera la forma deseada es buena, creemos que la mejor elección para comenzar son los modelos que utilizan filamento -o plástico- como material para imprimir.

Ahora que hemos elegido: tipos de filamentos

Hemos dado un paso adelante, después de haber discernido entre los distintos tipos de ellas. Ahora se nos presenta una cuestión… El material que se utiliza para hacer las creaciones: los filamentos. Existen varios distintas, pero los que se utilizan con este tipo son el PLA y el ABS, que seguro que te suenan de otros compuestos como los Lego, por ejemplo.

Como te decíamos, es muy importante saber el uso que le vas a dar al objeto que quieres imprimir para utilizar el filamento necesario. Por ejemplo, hay modelos que han sido diseñados para crear piezas flexibles, por lo que es un tipo de filamento perfecto si vas a imprimir una pieza que se tenga que doblar.

También es muy probable que necesites una pieza para dejar siempre en el exterior. Puede ser un pequeño parasol que permita que tu cámara de vigilancia externa consiga unas mejores grabaciones. Pero claro, hace falta que este material sea resistente al agua para que este líquido no se vaya acumulando en su interior pudiendo ocasionar problemas en la pieza.

Veamos los tipos de filamentos y sus propiedades, que te servirán para elegir dependiendo tu objetivo:

  • PLA. Es un material biodegradable, estable y manipulable,
  • ABS. Se obtiene del petróleo, y claro, tiene mayor resistencia que el primero.
  • PET. Derivado del poliéster, es transparente pero altamente degradable.
  • PA-Nylon. Polímero amida, un material muy resistente con buenos resultados para imprimir. Ideal si queremos algo fuerte y que no se acabe rompiendo.
  • HIPS. Ideal para objetos que van a estar en contacto con el agua, es una combinación de estireno y butadieno.
  • TPE. Seguro que has tenido alguna funda de TPE, un plástico de lo más resistente, con acabado suave y muy pero que muy flexible.

Cuestiones importantes en una impresora 3D de filamentos

Fíjate en algunos de los siguientes detalles antes de elegir un modelo:

  • Montaje. Esta es la primera decisión que debes tomar. Es importante que tengas claro que los modelos desmontados requieren un esfuerzo adicional, ya que es necesario realizar un ensamblaje para utilizarlos – que no es especialmente complicado, eso es verdad-. Eso sí, estas opciones suelen ser más económicas.
  • Volumen de impresión. Es el tamaño máximo de las piezas que vas a poder imprimir. Lo mínimo es que se superen los 150 x 150 x 150 milímetros, ya que si no es así tendrás que realizar más impresiones de las deseables para conseguir tu objetivo.
  • Diámetro de la boquilla. Este es el elemento que expulsa el filamento una vez que se ha calentado con la forma adecuada. De él depende la precisión que se obtenga en las piezas y, para acertar, debes comprobar que el elemento incluido es de 0,5 milímetros o menos.
  • Velocidad de impresión. Los procesos no son especialmente rápidos en los modelos para principiantes, pero te recomendamos que la impresora 3D que te compres sea capaz de superar los 20 milímetros por segundo. Si no es así, vas a tener una mala experiencia de uso.
  • Precisión del posicionamiento. Aquí entran en juego los tres ejes que se utilizan al imprimir piezas 3D (X, Y y Z). Los raíles que se aprovechan en cada caso deben ofrecer una precisión de al menos 0.0225 mm en los dos primeros y 0.004 mm en el tercero. Si esto se cumple, seguro que consigues buenos resultados.
  • Cama caliente. Esto significa que el soporte mantiene una temperatura elevada para que la pieza no se enfríe una vez hayamos terminado.
  • Formatos de archivos compatibles. Para que puedas utilizar las creaciones que es posible conseguir de forma gratuita en Internet, el dispositivo 3D que te compres debe soportar el uso de archivos STL y OBJ, que son el estándar con el que se trabaja en este tipo de máquinas.
  • Pantalla. No es completamente indispensable, pero la inclusión de una en la que puedas ver cómo va el proceso de impresión es una muy buena idea. Puede ser grande o pequeña, eso es lo de menos, el caso es que exista una.
  • Conectividad. Aparte de poder conectarla a un ordenador, es muy importante que esta tenga otras opciones para acceder a los archivos de trabajo. Lo básico es que incluya un lector de tarjetas SD, y no está de más que también tenga USB. Algunos modelos básicos también tienen WiFi, lo que permite enviar trabajos desde teléfonos y tablets.
  • Consumo de luz. Los modelos básicos suelen necesitar unos 130W para trabajar. Esto significa que si utilizas el aparato unas 12 horas al día lo que tienes que pagar es más o menos 75 céntimos de euro al día.
  • Dimensiones y peso. Variando en cada modelo, que no supere los 45 x 45 x 40 centímetros. Y, en el caso del peso, lo habitual en que este se sitúe en unos 15 kilos.

Impresoras 3D desmontadas

Ya te hemos comentado que existen dos tipos de ellas en el mercado actual. Las impresoras desmontadas son aquellas con un nivel superior, que, al venir desmontadas, permiten un mayor nivel de profesionalidad, a pesar de ser algo más complicadas al mismo tiempo. Veamos algunos de los mejores modelos a la venta en Amazon.

Voxelab

  • Ventajas. Compacta, con calentamiento ultra rápido.
  • Inconvenientes. Duración del proceso de instalación.

Nos encontramos ante una impresora de diseño industrial sobresaliente, con una plataforma de vidrio de carborundo que calienta la base en tan solo 5 minutos para que las piezas se adhieran sin deformarse. Además del calentamiento rápido (180º en 5 minutos), es de código totalmente abierto que permite actualizaciones y modificaciones, para poder imprimir todo lo que queramos. Es muy fácil de ensamblar, con menos de 2 horas de duración.

Te permitirá reanudar la impresión si la dejas a medias, es ultra silenciosa, cuenta con una pantalla a color con botón giratorio y con un volumen de construcción de 220x220x250mm, por lo que no es de lo más grande. La boquilla tiene un diámetro de 0.4mm para limpiar fácilmente, con una velocidad de impresión máxima de 180 mm/s y normal de 30-60 mm/s. El filamento es de 1.75mm y funciona a 24V. Su precio suele ser de entre 150 y 200 euros.

JGAURORA Magic DIY

  • Ventajas. Funcional con PLA y ABS, los materiales principales, buen tamaño de impresión, precio.
  • Inconvenientes. Fiabilidad.

Esta impresora puede funcionar con PLA y ABS. Tiene un volumen de impresión de 220 x 220 x 250 mm y una placa calefactora de 110º C. Tiene una boquilla de 0,4 mm que permite filamentos de 1,75 mm.

Kingroom

  • Ventajas. Su particular diseño, rieles de guía lineales dobles de aluminio, ventiladores dobles.
  • Inconvenientes. Tamaño quizá pequeño y ruidosa.

Nos encontramos ante una impresora de montaje con 180x180x180mm. Es de fácil instalación, construida con rieles dobles para mayor precisión de impresión y larga duración. También cuenta con dos ventiladores para disipar el calor y que las construcciones queden mucho mejor. El resultado será una impresión no tan grande, pero de buena calidad.

Creality Ender 3 Pro

.

  • Ventajas. Gran área de construcción con modelos grandes y complejos
  • Inconvenientes. Elevado precio.

Una impresora de lo más profesional es esta de Comgrow, la Creality Ender 3 Pro, con su propia fuente de alimentación de reconocida marca (pocos la tienen) y placa magnética flexible. Cuenta con un área de construcción de 8.7×8.7×9.8 (220x220x250 mm) para crear todo tipo de construcciones; con una fuente de alimentación MeanWell; eje rediseñado con una extrusión de aluminio de 40×40 más resistente para la base del eje Y que proporciona mayor estabilidad y calidad de impresión.

Su cama de impresión es magnética, extraíble y flexible, con protección térmica para fugas y con código abierto. Su precio habitual es de 269 euros.

Impresoras 3D ya montadas

Ahora vamos con los modelos de impresoras 3D ya montadas, que son mucho más sencillas de utilizar en todos los aspectos. Por el lado contrario, también suelen tener un precio algo mayor. Estos son algunos de los mejores modelos.

Easythreed

  • Ventajas. Sencillez de uso, tamaño, precio.
  • Inconvenientes. Si quieres algo más profesional, olvídate, solo servirá para piezas pequeñas.

Esta impresora 3D ya montada es una de las más ideales para iniciarse en el mundillo. Es pequeña y versátil, utiliza material ABS ligero para el cuerpo, y es que solo pesa 1.5 kg, pero claro, las piezas que fabricarás serán también más pequeñas. Tiene un sistema operativo de lo más fácil de utilizar, tan solo tendrás que poner el PLA y nivelarlo. Luego inserta la tarjeta SD y presiona el botón para hacer la pieza que desees, ¡y así de fácil! Su precio habitual ronda los 150 euros en Amazon.

Elegoo Mars 2

  • Ventajas. Impresión rapidísima y ultraprecisa, además de ser físicamente robusto y pequeño. ¡Además viene con pantalla!
  • Inconvenientes. Su tamaño de impresión demasiado pequeño

Un nivel superior es esta pequeña impresora de reducidas proporciones con pantalla incluida y resolución 2K HD. Solo toma dos segundos por capa de exposición. El cuerpo de la impresora es de aluminio mecanizado. Ofrece una velocidad de impresión de 30 a 50 mm/h, interfaz multilingüe, tanque de resina reemplazable y una fuente de luz LED COB UV para disipar el calor y evitar que la pieza se recaliente y se acabe estropeando. Además, podremos controlar al máximo la impresora a través del programa Chitu Box. Su precio ronda los 200 euros.

Flashforge Finder

  • Ventajas. Ideal para todo tipo de públicos sin nada de experiencia por la sencillez de uso y su diminuto tamaño. Además es compatible con casi todos los materiales.
  • Inconvenientes. Se nos quedará pequeña si queremos construir algo más grande.

Un modelo de lo más curioso para hacer piezas pequeñas. Tiene una placa de construcción extraíble para poder limpiarla. El tamaño de impresión de esta impresora 3D es de 140 x 140 x 140 mm. Tiene conexión por WiFi, funciona con PLA y su precisión es de 50 micras. Cuenta también con una pantalla táctil a todo color, con sistema de calibración automático e intuitivo, así como soporte para los principales tipos de matierlaes como PLA, FLEX o TPU, además de madera, metal… Su precio habitual es de unos 270 euros.

Flashforge Adventurer

  • Ventajas. Ya montada, boquilla extraíble rápida, nivel superior, posibilidad de hacer piezas mucho más grandes, liviana.
  • Inconvenientes. Mucho más cara, ocupará mucho espacio en tu casa.

Uno de los modelos más avanzados de Amazon es esta Flashforge Adventurer . Es una impresora mucho más grande que los modelos anteriores, con boquilla extraíble para rápida limpieza, nivelación automática (con lo que nos quitaremos un peso de encima), impresión altamente silenciosa. Quienes la han probado destacan que su calibración es asombrosa, tan solo habrá que meter la información que queremos imprimir y darle al botón. Incluye una puerta de cristal para reducir el ruido, y por unos 400 euros nos llevamos una de las mejores del mercado.

Nuestra recomendación

Llegados a este punto te preguntarás por cuál es la mejor impresora que te puedes llevar. Como siempre, en Topes de Gama nos gusta ayudarte y por eso te recomendamos uan de cada tipo.

En cuanto a las impresoras desmontadas, nos quedaríamos con la Voxelab. Por su precio nos llevamos una de las mejores en calidad relación-precio, y destaca por su sistema de calentamiento rápido. Por otro lado, en cuanto a las impresoras montadas, nos quedamos con la Flashforge Finder, por su tamaño y especificaciones (especialmente por su precisión de 50 micras y utilización de material PLA).

Noticias

Ofertas

Listas

Análisis

Comparador de móviles

Configuración de privacidad