Samsung ya está preparando su nuevo smartwatch, y se han conocido varios detalles que ofrecerá este accesorio wearable entre los que destaca de forma especial la conectividad que ofrecerá algunas de las versiones del Samsung Galaxy Watch. Mostramos lo que se ha conocido.

Una de las cosas que parece segura en el nuevo Samsung Galaxy Watch es que ofrecerá dos dimensiones (y, por lo tanto, habrá el mismo número de modelos), que se mantienen respecto a la que ofrece el modelo que actualmente está en el mercado: 42 y 46 milímetros. De esta forma, cada usuario podrá elegir la opción que mejor encaja con él. Aparte, se podrá elegir entre modelos que ofrecen sólo conectividad Bluetooth (SM-R830) y los que tienenla posibilidad de dar uso a WiFi (SM-R820), siendo este último mucho más independiente en el uso del reloj inteligente.

Samsung Galaxy Watch Active, un smartwatch para dominarlos a todos

Pero si hay algo que llene la atención en lo que tiene que ver con la conectividad es que se pondrán a la venta diferentes variantes que permitirán tener accesos a datos móviles. Una será LTE (SM-R825), lo que ya no es una sorpresa en los tiempos que corren; mientas que la más llamativa es la que permitirá acceder a redes 5G (SM-R837). Esta última viene a dar continuidad al impulso que la compañía coreana está dando a este tipo de accesos –donde ya dispone de terminales compatibles, como una versión del Galaxy S10-. Ahora está por ver los mercados en los que se pondrá a la venta este último modelo del Samsung Galaxy Watch, ya que a buen seguro no son todos en los que vende smartwatch la firma.

Samsung Galaxy Watch

Detalles adicionales del nuevo Samsung Galaxy Watch

Manteniendo como es lógico el uso del sistema operativo Tizen, que es propios de la compañía asiática, según la fuente de la información habrá apartados en los que habrá mejora, como por ejemplo en el procesador que se espera que sea de cuatro núcleos con una frecuencia superior al utilizado en la actualidad -pero con menor consumo-; y, además, todo hace pensar que el amperaje de la batería será superior (y que es posible  que se incluya recarga rápida).

Donde no se esperan novedades es en lo que tiene que ver con el almacenamiento, que se mantendrá en 4 GB (ya es hora que se decidan los fabricantes a ofrecer más espacio, en especial para almacenar más contenido como música). Y, tampoco, en la protección frente al agua y polvo, que seguirá permitiendo hasta 50 metros de profundidad y el uso al nadar sin peligro alguno. Un detalle interesante es que parece que este nuevo modelo, que podría llamarse Samsung Galaxy Watch 2, incluiría el bisel giratorio para de esta forma diferenciarse claramente de los equipos destinados de a darles uso cuando se hace deporte.

Por cierto, lo que también se je conocido es que el nuevo Samsung Galaxy Watch llegará acabado en metal y en los siguientes colores: negro, dorado y plateado. ¿Qué os parecen las novedades que se apunta que ofrecerá este smartwatch que llegaría este mismo año?

Los mejores accesorios wearables que hemos probado en Topes de Gama