Cuando Apple decide utilizar una tecnología, lo hace con todas las consecuencias. Un ejemplo de lo que decimos es la inclusión de las pantallas Retina en su día o, más recientemente, el eliminar la toma de auriculares. Pues bien, parece que el reconocimiento facial que se incluye en el iPhone X no será una excepción, y los de Cupertino tiene la intención de que Face ID esté presente en los futuros iPad.

Los cambios que se han introducido en los iPhone X desde Apple han sido muy bien entendidos por el mercado, donde se ha generado una demanda que, pese al precio que tiene este modelo, comparativamente es muy superior a la del iPhone 8 (que, para algunos, ahora es un modelo claramente antiguo una vez que el antes mencionado se puede ver en las tiendas). Los cambios bien implementados, como es el caso, acaban reportando beneficios a las compañías y, por ello, se van a trasladar a los tablets de la firma, los iPad.

Accesorios para iPad: mejores alternativas al Apple Pencil

Así, según se ha podido conocer la idea de Apple es que, en los futuros modelos de esta gama de producto, se incluya Face ID, el sistema de reconocimiento facial de la compañía que ha hecho que el lector de huellas del iPhone X pase a mejor vida. Esto es un salto evolutivo importante -y que tendrá que evolucionar y mejorarse, claro-, pero imparable ya que la adopción de su uso será global en los productos de la compañía. Además, esto tiene efectos secundarios que, evidentemente, no son negativos.

Llegada de Face ID a los iPad, ¿cuándo?

Pues según la fuente de la información esto no se retrasará mucho, ya que algunos modelos de la gama de producto de Apple dañan uso a Face ID el año que viene. Por lo tanto, 2018 será el momento en el que el primer tablet de la firma no tendrá lector de huellas, pero sí reconociendo facial. Y, lo cierto, es que todo apunta a que será un iPad Pro el elegido para el salto evolutivo (lo que tendía toda la lógica del mudo, ya que son los más avanzados que tienen los de Cupertino).

Posible diseño iPad 2018

Esto, evidentemente, haría que los nuevos iPad tngan unos marcos de pantalla más reducidos y, por lo tanto, que se reduzcan las dimensiones de los dispositivos, así como el peso y posiblemente el grosor. Y todo ello sin renunciar a una gran potencia ya que, lo lógico, es que los nuevos tablets de gama alta utilicen el procesador A11 Bionic para poder dar uso de forma adecuada a Face ID. ¿Y la pantalla? Pues, por el momento, este componente no dará el salto a paneles OLED, ya que el precio es un problema que ahora mismo no se pude solventar y los tablets tendrían un precio desorbitado -incluso para tratarse de Apple-.

Análisis del iPad Pro

El caso es que Face ID ha llegado para quedarse y, pese a ciertos problemas que se han detectado con los iPhone X a la hora de reconocer a ciertas personas, la verdad es que para Apple el tiempo de los lectores de huellas son el pasado. ¡Larga vida al reconocimiento facial!