El segmento de los reproductores multimedia está muy competido, especialmente desde la llegada de Chromecast de Google que cada vez son más las compañías que permiten su uso de forma directa, como por ejemplo Netflix. Por lo tanto, los “actores” que tiene presencia en él no quieren perder el paso y, un ejemplo de lo que decimos, es que la nueva versión de Apple TV ya da señales de vida.

El caso es que en la nueva versión de Apple TV, que se espera que sea capaz de reproducir contenidos con calidad 4K entre otras virtudes, y se espera que llegue antes de que comience el verano (pero, conociendo a los de Cupertino, esto podría retrasarse al otoño… aunque con la presión que ejerce Chromecast lo cierto es que sería perder un tiempo precioso). Sea como fuere, los primeros detalles de que está en proceso el reproductor se han podido ver en el canal de desarrolladores.

La información que se tiene por el momento no es muy grande, aunque se ha podido ver que el nuevo Apple TV  llegará con una nueva versión de su sistema operativo, tvOS, que será la undécima. Esto es completamente lógico, ya que de esta forma se podrá dar soporte a los avances de hardware que ofrezca el nuevo dispositivo y aprovecharlos con el software adecuado (y las aplicaciones correspondientes, claro).

Un dato curioso del nuevo Apple TV

Este no es otro que la nomenclatura interna que tiene el nuevo dispositivo, que puede confundir a más de uno con la versión del reproductor que está por llegar (que es la quinta). Así, el nuevo Apple TV  se denomina AppleTV6,2 y se podría pensar que se salta una generación. Pero, teniendo en cuenta que el modelo actual es el AppleTV5,3, es claro que estamos ante una evolución normal y sin sobresaltos. En algunos documentos, también se hace referencia al nuevo reproductor como J105.

Reproductor Apple TV en uso

El caso es que el Apple TV  de quinta generación ya da señales de vida, y esto suele significar que su llegada al mercado está cercana. Evidentemente hay que esperar que en el interior del dispositivo se incluya un nuevo procesador que permite aprovechar los contenidos 4K -y esperemos que HDR también-. Y, todo esto, a la espera de si finalmente la compañía se decide a sacar su servicios de televisión en streaming acompañado con un televisor de fabricación propia.