La realidad virtual ha llegado para quedarse, de esto no hay duda ya que son muchas compañías las que apuestan por ella. Facebook es un claro ejemplo, donde actualmente la persona encargada de la dirección de su evolución es Hugo Barra. Pero hay otras como Samsung que ya llevan un tiempo lanzando sus propias gafas que, en su caso, funcionan en combinación con los teléfonos más potentes del propio fabricante. Te contamos algunas opciones sencillas para sacar el máximo partido a las Samsung Gear VR.

Algunas de las posibilidades necesitan de realizar algunos ajustes en las propias gafas para que su funcionamiento sea el que se espera. Otras lo que consiguen es que algunos de los problemas que se han detectado con las Samsung Gear VR y el resto de dispositivos de su misma gama de producto -hablamos de las gafas independientes y que no utilizan cables-, como el manejo o ciertos problemas por mareos se puedan solucionar, al menos en parte.

Lo que proponemos para las gafas Samsung Gear VR

En primer lugar, y por propia experiencia, recomendamos el uso de las gafas de realidad virtual sentado en una silla que pueda girar. Esto, por un lado, reducirá los mareos que algunos usuarios padecen al dar uso a este tipo de accesorios. Pero, además, se evitarán los golpes que más de uno se ha llevado al estar a ciegas. Por cierto, que el reconocimiento de los movimientos que realizan las Samsung Gear VR sigue siendo igual de bueno.

Nuevas Samsung Gear VR de 2016

Los auriculares Bluetooth son una excelente opción para mejorar la experiencia de uso con las gafas que comentamos, ya que reducen el impacto del sonido ambiente que existe. Y, además, la calidad que ofrecen en muchos casos es superior a la que permite el propio accesorio. Esto no añade el uso de cables y, lo cierto, es que se gana bastante enteros con películas y juegos.

Unos remates finales

Para finalizar un par de detalles que no se deben dejar de probar y que, en nuestro caso, nos han resultado bastante efectivos a la hora de optimizar el uso de las Samsung Gear VR. El primero es recordar siempre desactivar las notificaciones y sonidos de sistema del dispositivo que se utiliza con las gafas, ya que si llega alguna se produce un efecto de ruptura que es de lo más inconveniente.

Por último, pero no menos importante, es dar uso al Modo Confort que se incluye con este accesorio -se selecciona pulsando de forma continuada el botón Volver de las Samsung Gear VR y, entonces, simplemente hay que activar la opción correspondiente-. El caso, es que se produce un ajuste de lo que se ve de una forma que muestra imágenes más “calientes” o más “frías”, para que de esta forma el cansancio visual sea el menor posible.

Samsung gear VR visión