Una medida de protección de datos, los chips de cifrado T2 en los ordenadores Mac sirven para proteger la información de las unidades, pero su implementación obedece también a un segundo motivo: Los T2 evitan que un PC o laptop de la marca pueda ser reparado fuera del servicio Apple, porque bloquean la intervención de terceros. Confirmado por la propia Apple.

Si te has comprado un ordenador Mac recientemente como el nuevo MacBook Pro o el iMac Pro de 2017, o o planeas hacerte con el nuevo MacBook Air o el Mac mini, debes saber que todos vienen con el chip T2, que actúa como un co-procesador y es la clave de algunas de las funciones más nuevas y avanzadas de las que los PC de Apple más recientes poseen, a la par que sirven para proteger los datos almacenados. El chip ARM está diseñado para encargarse de. la gestión del Touch ID, de Siri, de la Touch Bar y de todos los elementos de seguridad. Aunque parece que su introducción va más allá en cuanto a intenciones ciertamente por parte de Apple, ya que el T2 tiene otra función: bloquear el Mac

Los Mac bloquean reparaciones de terceros

Según la web de expertos iFixit, especializados en ‘teardowns’ que muestran el grado de reparación de un dispositivo, el chip T2 es la clave para bloquear productos Mac permitiendo que sean reparados sólo con partes seleccionadas que vengan de una fuente autorizada, unas partes comprobadas por el propio chip T2 en el reinicio del sistema tras la reparación. Y de hecho “es muy posible que la meta sea ejercer más control sobre quien puede realizar las reparaciones limitando el acceso a las piezas. Esto podría ser un intento de conseguir una parte mayor del mercado de los suministradores de reparaciones independientes. O podría ser una amenaza para mantener su red autorizada en activo“.

Y es que el T2 se encarga, según un documento filtrado en octubre, de regular las reparaciones que se hacen en elementos como la pantalla, la placa base, la tapa superior, el sistema Touch ID, etc en el caso del MacBook Pro de 2018, o el almacenamiento Flash y la placa base en el iMac Pro. Para rematar, hace falta ejecutar una suite de herramientas Apple especiales para completar la reparación, o el equipo no se activará de nuevo, lo que claramente solo tienen los centros oficiales Apple.

Confirmado por Apple

Lo curioso es que iFixit, tras el desmontaje de un MacBook Pro 2018, confirmó que pudo cambiar cosas como la pantalla, sugiriendo que el T2 no está siempre activo. La propia Apple confirmó a la web The Verge que reparaciones como esta, cambiar la pantalla, no requieren del uso de la herramienta de diagnóstico, pero tampoco se pronuncia más allá, lo que lleva a pensar en que iFixit logró hacer funcionar el Mac desmontado por una razón: que usó componentes ya validados por Apple y por tanto, al no ser piezas de terceros, no hizo falta el diagnóstico Apple.

El T2 se encarga de procesar datos sensibles como los del Touch ID y proveer claves de seguridad, y por tanto Apple no querría que cualquiera pudiese instalar piezas del Touch ID alteradas para obtener información sobre el usuario. De hecho este es el motivo por el que cuesta tanto cambiar el sensor Touch ID en un iPhone. De esta manera, Apple se aseguraría de que las piezas que se usaran en la reparación fuesen originales, o que no estuviesen alteradas. Sea el motivo que sea, queda claro que el chip T2 es ya un elemento integral en la arquitectura de los Mac, tanto a nivel de hardware como de software.