Aunque Samsung en los últimos tiempos ha metido la cabeza en el mercado de los convertibles con Windows 10 gracias al Galaxy TabPro S, ahora los coreanos quieren competir en el cada vez más incipiente segmento de los dispositivos que se pueden utilizar de mil maneras: ya sea apoyado sobre la mesa en formato portátil, tablet, etc.

Desde hace algunos días suena la llegada del llamado Samsung Galaxy Book, un dispositivo del que ya conocimos algunos detalles importantes hace unos días y que venía a dejar claro que los coreanos iban a competir de tú a tú con marcas ya asentadas como Lenovo y su gama Yoga.

Entonces supimos que el nuevo Galaxy Book traería un stylus y que con mucha probabilidad instalaría únicamente Windows 10. Pues bien, ahora se ha confirmado que ese será el único OS disponible ya que el rumoreado dual-boot con Android parece que no ha sido posible. Al fin y al cabo, Samsung ya cuenta con una nutrida (y excelente) línea de tablets con el sistema operativo de los de Google y un movimiento así lo mismo no es entendido por lo que quieren toda la potencia de trabajo de Windows.

Un S-Pen para el Galaxy Book

Aunque al final lo acaben llamando de otra manera, el Galaxy Book que se presentará en el MWC en los próximos días sí que contará con un stylus de estas características, como los que llevan los Galaxy Note. De esta manera, no solo podremos dibujar o navegar por Windows 10 gracias a él, sino que también nos permitirá acceder a herramientas secundarias gracias a los llamados Air Command.

S-Pen de Samsung

Esto significa que dejando la punta del S-Pen cerca de la pantalla, abriremos un menú de opciones donde podremos acceder a las S Note, escribir en pantalla sobre una captura previamente hecha, realizar una selección inteligente de algún elemento de la pantalla para guardarlo (una imagen, una página web, un vídeo, etc.) o utilizar un Action memo para escribir notas que el sistema es capaz de traducir en acciones concretas: mapas, direcciones, teléfonos para añadir a nuevos contactos, etc.

En el apartado de la pantalla parece que se confirma que el Galaxy Book contará con un panel más pequeño que el del Galaxy TabPro S. En este último teníamos 12 pulgadas mientras que en el nuevo modelo que veremos el domingo solo dispondremos de 10,2 (y resolución por confirmar).

Además de su extraordinaria pantalla AMOLED, el Galaxy Book contará con una configuración que dispondrá de conectividad 4G/LTE, algo que no es muy común en estos dispositivos y que puede ser especialmente interesante para aquellos usuarios que llevan siempre encima su oficina para trabajar en el momento que sea y en el lugar que toque. Es por eso que uno de los grandes misterios de este modelo es saber cómo Samsung ha resuelto la inclusión de un teclado, si seguirá el estilo y las formas del Galaxy TabPro S o si optarán por otra configuración más revolucionaria. Al fin y al cabo, el objetivo es competir con ordenadores tan versátiles como los Lenovo Yoga.