Desde hace un tiempo se especulaba con la posibilidad de la llegada de un modelo de la gama Galaxy S8 pero con opciones ampliadas en lo que tiene que ver con la resistencia. Pues bien, esto se ha confirmado en el día de hoy, ya que el dispositivo en cuestión se ha anunciado de forma oficial con el nombre de Samsung Galaxy S8 Active.

Este modelo es tipo rugerizado, por lo que en su carcasa se añaden elemento para que los golpes y caídas no sean tan problemáticos como pueden ser el en el Galaxy S8 “normal” (y otros modelos del mercado, claro). El caso es que esto, junto con la protección frente al agua y polvo (IP68), hacen del terminal un dispositivo recomendable para los amantes de la aventura. Pero, eso sí, las dimensiones no son tan estilizadas como las del smartphone en el que se basa. El caso, es que el dispositivo el Samsung Galaxy S8 Active está certificado con el estándar militar MIL-STD-810G.

En lo que tiene que ver con la pantalla, el nuevo dispositivo no tiene diferencia alguna con el que se anunció a principios de año. Así, las dimensiones de la pantalla son de 5,8 pulgadas con un panel AMOLED de resolución QHD (y una ratio de 18,5:9). Eso sí, para este modelo no se han utilizado la curvatura lateral en busca de una resistencia mayor. No le falta, por cierto, el botón de acceso directo al asistente Bixby propios de la compañía coreana.

Imagen frontal del Samsung Galaxy S8 Active

Hardware sin cambios del Samsung Galaxy S8 Active

En lo básico, el nuevo modelo anunciado -aparte de incluir un diseño diferente para aumentar la resistencia y convertirlo en un terminal rugerizado-, el Samsung Galaxy S8 Active es un clon del modelo básico de su gama de producto. Así, en su interior incluye un procesador Qualcomm Snapdragon 835 (el propio que se ha utilizado fuera de Europa); 4 GB de RAM; y, en lo que tiene que ver con el almacenamiento, este es de 64 gigas, siendo posible ampliarlo mediante el uso de tarjetas microSD. Por cierto, es compatible con 5G Evolution.

Curiosamente, los sensores que se integran en las cámaras del Samsung Galaxy S8 Active tampoco varían, algo que en ocasiones no suele ocurrir con los modelos más resistentes del mercado (que llegan evolucionando desde otro que no lo es). Por lo tanto, como cámara principal se incluye una de 12 megapíxeles con estabilización y una apertura de F:1.7. En lo que tiene que ver con el elemento para los selfies, este se queda en 8 Mpx con el mismo focal. Tampoco le falta soporte NFC; Bluetooth 5.0 y carga rápida en inalámbrica para su batería de 4.000 mAh -otra de las diferencias con el modelo básico-.

Imagen trasera del Samsung Galaxy S8 Active de color dorado

El Samsung Galaxy S8 Active llega primero a EEUU –en gris y dorado– de la mano de la operadora AT & T, como se indica en la fuente de la información, y está por ver si llega fuera de las fronteras del mencionado país (algo que en algunas generaciones no ha ocurrido con esta variante de este dispositivo). Se pone a la venta el terminal el día 11 de agosto, y para hacerse con él hay que pagar una mensualidad de 28,34 dólares durante treinta meses.

  • JuanMiguel Alvarez

    Coño! No pudieron hacer algo con el lector de huellas!!!