Una de las compañías que más teléfonos ha anunciado en el Mobile World Congress de este año ha sido Nokia. Aparte de un modelo potente con una gran cantidad de cámaras, la firma ha presentado tres modelos que tiene como objetivos la gama media y de entrada de terminales con Android.

El primero de los modelos del que hablaremos es del Nokia 4.2, un terminal que llega fabricado en metal y cristal -y al que no le falta lector de huellas ubicado en la carcasa trasera-. Importante comentar que no le falta notch tipo gota en su pantalla de 5,71 pulgadas con resolución HD+.

Withings lanza la pulsera de actividad Pulse HR tras abandonar Nokia

Un detalle interesante de este modelo es que incluye un botón para el asistente de Google, algo que cada vez más fabricantes ofrecen. El procesador integrado es un Snapdragon 439 de Qualcomm y la RAM puede ser de 2 o 3 GB (con 16 o 32 gigas en el almacenamiento, respectivamente). En lo que tiene que ver con la batería, el amperaje de esta es de 3.000 mAh y no le falta NFC para realizar pagos móviles. Las cámaras que se han utilizado en este modelo son las siguientes: 13 + 2 megapíxeles la trasera y de 5 MPx para los selfies.

Trasera del teléfono Nokia 4.2

En definitiva, un terminal correcto ya que ofrece opciones solventes y amplias. Tiene un precio que se sitúa en los 169 euros.

Así es el Nokia 3.2

Estéticamente es similar al anterior, pero no incluye lector de huellas en la parte trasera (sí mantiene el notch). Este dispositivo llega con Android One basado en Pie, y el material de fabricación es policarbonato. La pantalla de este terminal es de 6,26 pulgadas con resolución HD+. Es decir, que es un modelo más en la línea de lo que se estila en la actualidad. Las cámaras son estas: trasera de 13 megapíxeles 5 MPx la delantera.

Frontal del teléfono Nokia 3.2

Sus características más importantes son algo más comedidas que las del Nokia 4.2, ya que su SoC es un Snapdragon 429 y la memoria es idéntica al terminal anterior, pero tiene la gran virtud de ofrecer una batería de 4.000 mAh. Lo que se tiene que pagar para hacerse con un Nokia 3.2: 139 euros.

Aplicación cámara del Nokia 3.2

El menos potente de todos: Nokia 1 Plus

Este es modelo para la gama de entrada de los que se han visto en el Mobile World Congress, y llega con Android Go debido a sus ajustadas características. Este teléfono llega con un procesador de MediaTek; 1 GB de RAM; 8 gigas de almacenamiento; y la batería se queda en los 2.500 mAh.

La pantalla que integra es de 5,5 pulgadas y no incluye notch (la densidad de píxeles no supera los 200 ppp, lo que hay que tenerlo en cuenta). Sus cámaras son una principal de 8 megapíxeles y, la frontal, se queda en los 5 MPx. Lo que hay que pagar por este modelo es de uno 100 euros. Ajustado en todo, y habrá que ver si puede competir con modelos de Xiaomi, por poner un ejemplo.

Los mejores teléfonos que hemos probado en Topes de Gama