Es posible que por alguna razón de vez en cuando tienes que dejar encendido el ordenador que tienes para que termine de realizar algún operación. Hecha esta, el equipo se mantiene activo y, por ello, dando uso a los componentes y consumiendo electricidad (con el precio que ahora mismo esta tiene). El caso es que es posible solucionar esto utilizando para ello un smartphone o tablet. Te contamos cómo apagar de forma remota tu ordenador con un smartphone.

Para conseguir el propósito de este artículo lo que tienes que hacer es descargar una aplicación llamada Unified Remote (para iOS y, también, Android) y, también, el software propio que funciona a modo de servidor en el ordenador correspondiente. Un buen detalle de todo el proceso es que es realmente sencillo y, pese a que la traducción no está disponible, al no tener que configurar apenas nada no se tiene duda alguna del funcionamiento que tiene el desarrollo. Por lo tanto, hablamos que el apagar de forma remota tu ordenador con un smartphone es para “todos los públicos”.

Lo que se tiene que hacer

Una vez que tienes instalado el software tanto en el ordenador como en el terminal móvil correspondiente, debes iniciar cada una de las aplicaciones que necesitas. Es importante que, al menos en la primera ocasión, ambos dispositivos estén conectados a la misma red WiFi (esto posteriormente no será necesario). Se realiza un escaneo de forma automática en el que, si todo va como debe, en el smartphone aparece el servidor iniciado en el ordenador. Simplemente tienes que seleccionarlo y comenzará el emparejamiento sin que tengas que hacer nada para ello más que pulsar en la pantalla.

Aplicación Unified Remote

Ahor en la pantalla del terminal móvil aparecen todas las opciones disponibles en Unified Remote para apagar de forma remota tu ordenador con un smartphone. Están van desde el reinciar el ordenador , pasando por dejarlo en hibernación y, como no, el poder apagarlo para que deje de consumir energía. Esto, por cierto, está en el apartado Power, por si no se localiza en un primer momento.Como se ve, todo es muy sencillo y, lo mejor de todo, eficiente sin que se tenga que pagar nada por ello.