La empresa sueca Volvo ha hecho oficial la llegada de su primer SUV eléctrico al mercado, el Volvo XC40 eléctrico se mostrará el próximo 16 de octubre. Se trata de un vehículo 100% eléctrico que pretende estar a la altura de los mejores en el sector, como es el caso de la compañía Tesla, la que por ahora lleva cierta ventaja frente a sus competidores.

El mundo del motor está cambiando a gran velocidad, del mismo modo que lo está haciendo la tecnología en general. Las empresas están viendo el interés de muchos usuarios por los vehículos eléctricos, por ello Volvo, uno de los fabricantes destacados no se quiere quedar rezagado.

La seguridad es primordial en el nuevo Volvo XC40

El nuevo SUV eléctrico de la compañía ha sido totalmente rediseñado, buscando crear un vehículo adaptado a las necesidades de los usuarios y teniendo muy en cuenta la seguridad. Tanto en el interior como en el exterior del Volvo XC40 contamos con total tranquilidad, no importa el asiento o la situación, la compañía quiere hacer sentir al usuario seguro en todo momento.

Carrocería Volvo XC40

La compañía ha creado una protección especifica para contener la batería que será el único sistema utilizado para mover el vehículo. Se trata de una jaula de seguridad, fabricada en aluminio, que evita problemas o daños y además proporciona una mayor tranquilidad a los ocupantes.

Otro aspecto donde la tecnología tiene gran cabida es en la conducción, en este caso el renovado Volvo XC40 contará con un amplio equipamiento de sensores, cámaras y ultrasonidos, todo esto con la idea de conseguir que el usuario se sienta más protegido al ponerse al volante.

Volvo se toma muy en serio los vehículos eléctricos

La llegada de este nuevo SUV eléctrico no es casualidad, el Volvo XC40 eléctrico es solo uno del os pasos que está dando la empresa. El conjunto de sensores que hemos mencionado antes está desarrollado por la empresa Zenuity, la cual pertenece a la propia Volvo y Veoneer.

SUV eléctrico de Volvo

Advanced Driver Assistance Systems (ADAS) es el nombre que recibe el conjunto de sensores y software que está totalmente pensado y desarrollado para ofrecer en un futuro la conducción autónoma a los coches eléctricos. Un sistema muy complejo y que necesita de un gran desarrollo hasta permitirnos llegar a ver algo similar a lo que nos encontramos con el autopilot en Tesla.

El mundo del motor está cada vez más vinculado a la tecnología, esto hace que por ejemplo Volvo haya creado una marca separada, bajo el nombre Polestar. A su vez Volvo pretende que de aquí a 2025 la mitad de su linea de vehículos este compuesta por coches eléctricos.