Si utilizas un iPhone, independientemente del modelo que sea, habrás notado que Google es el motor de búsqueda predeterminado en cualquiera de los teléfonos de Apple. Evidentemente esto no es una casualidad. La gran G paga a la compañía con sede en Cupertino por tener este privilegio y, aunque los beneficios harán que valga la pena, la inversión inicial es realmente grande.

Ya informes anteriores han hablado de la posibilidad de algún tipo de acuerdo entre ambas compañías, aunque nunca se había dicho la cantidad que pagaría Google para ser el motor de búsqueda predeterminado de los teléfonos de Apple. Hasta ahora.

Desvelado el coste de fabricación del iPhone XS Max, Apple mantiene sus beneficios

Ahora un informe reciente citando al analista de mercado Rod Hall afirma que la cantidad que paga Google a Apple para ser su motor de búsqueda predeterminado es abrumadora: nueve mil millones de dólares para seguir siendo la primera opción.

Logo de Google y Apple

A Google le sale muy rentable ser el motor de búsqueda predeterminado del iPhone

La cifra nos puede resultar muy alta pero hay que tener muy claro que Google se beneficia también, y mucho, de este acuerdo. Si bien es cierto que pagar nueve mil millones de dólares por ser el motor de búsqueda predeterminado puede parecer una barbaridad, la verdad es que es casi obligatorio que la firma con sede en Mountain View pague a la compañía de la manzana mordida. ¡Y eso que en 2019 esta cifra podría subir a los doce mil millones de dólares!

Para empezar Apple sigue siendo el rey del sector en el mercado estadounidense, y a nivel mundial es de os teléfonos más vendidos, por lo que era de esperar que a Google le interese estar en los terminales de Apple. Además hay que recordar que la gran G almacena toda la información que buscamos creando una enorme base de datos que sirve para recopilar información y hacer cientos de estudios de mercado.

Y sí, sabiendo qué es lo que buscamos en su motor de búsqueda Google recopila una información realmente interesante que le puede servir para realizar campañas publicitarias con empresas interesadas en determinados targets con resultados muy lucrativos. Por no hablar de la imagen que da Google apareciendo de serie en todos los teléfonos de Apple: a la compañía le da un plus de prestigio por lo que no puede dejar de pagar a Apple por seguir siendo su motor de búsqueda predeterminado. Lo dicho, un negocio en el que ambas partes sacan un jugoso beneficio.