Se acaba de conocer que la Unión Europea ha impuesto una multa a Google. Y, esta, no es precisamente de una cantidad simbólica, ya que con ella se establece un nuevo récord en lo que se refiere cuestiones antimonopolio. Por lo tanto, y tal como como se apuntaba desde hace un tiempo, Google es multada en Europa.

Lo cierto es que la Unión Europea está siendo muy dura con las empresas tecnológicas, ya que no hay que olvidar que no hace mucho impuso una multa a Apple por motivos de impuestos con una cantidad de 13.000 millones de euros. Por suerte para la compañía de Mountain View no se ha establecido el máximo posible en este caso, ya que es posible establecer hasta un 10% de la facturación del año a las compañías, lo que en el caso de Google habría ascendido a la friolera de 8.100 millones de euros. Resultar chocante, pero incluso se podría decir que respiran con cierto alivio.

Cantidad con la que Google es multada

El caso es que Google es multada con una cantidad de 2.240 millones de euros, nada más y nada menos, por abusar de su posición –dominante- en el mercado para favorecer al servicio de comparación de precios que tienen (Google Shopping). Según la UE, otras compañías se veían afectadas en los resultados que se obtienen en opciones como el buscador de los de Mountain View y, por ello, su tráfico ha caído hasta un 92% mientras que, en el servicio de Google, esta ha mejorado de forma exponencial. Se dirime, por lo tanto, que no se respetaba la competencia y, según el criterio de la Unión Europea, se procede a la multa debido a que no se han presentado pruebas suficientes para evitar esto.

Logotipo de Google

No cabe duda que esto es un aviso para navegantes, ya que la cantidad es muy alta –sin llegar a ser la máxima-, por lo que se pretende dar un toque de atención a otras empresas que puedan estar investigadas por casos similares. Además, se demuestra que la Unión Europea en todo lo que tiene que ver con la competencia tomará posiciones muy duras en caso de encontrar culpables.

Consecuencias de la multa

Lo que ocurre ahora es que la compañía de Mountain View, aparte de hacer frente al apartado económico y pagar la cantidad con la que Google es multada, tiene que realizar los cambios necesarios para que la normativa de competencia europea se cumpla, en caso contrario un un plazo máximo de 90 días podría aumentarse la cantidad de 2.420 millones de euros en un 5%. Por lo tanto, como se apunta en la fuente de la información, tiene trabajo por delante en lo que se refiere a opciones como los resultados que se muestran en el navegador –al menos en la UE, ya que en Estados Unidos los cambios solicitados por la administración se ejecutaron en el año 2013, quedando en el olvido la investigación allí-.

Tribunal de la UE en Luxemburgo

Evidentemente Google tiene la opción de recurrir la sentencia en la que ha sido multada en Luxemburgo, lo que veremos si finalmente hace o simplemente decide hacer frente a lo que se le pide por parte de la Unión Europea. Todo esto no afecta a los terminales móviles que utilizan Android (curiosamente también se investiga a la compañía por la preinstalación de algunas de sus aplicaciones en teléfono y tablets), por lo que el funcionamiento de estos no se verá perjudicado ni modificado.